La transformación digital agrícola llega al campo castellano-manchego

Julia Yébenes Ciudad Real
La empresa Utiltech ofrece servicios de drones para la agricultura / Elena Rosa

La empresa Utiltech ofrece servicios de drones para la agricultura / Elena Rosa

Javier San Martín, director del informe ‘Agricultura & Tecnología. I+D en el sector primario’, quien asegura que el sector agrícola español es “dinámico y competitivo” gracias a los avances implementados en los últimos 20 años. La Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Ciudad Real tampoco ha querido quedarse ajena al salto a la agricultura inteligente o agricultura 4.0, ha incorporado la asignatura ‘Nuevas Tecnologías en la Agronomía’, y ha comprado un dron

Los avances tecnológicos son fundamentales para la modernización del campo. El uso de los recursos en base al análisis de datos, los drones y las imágenes por satélite ya forman parte de las nuevas estrategias productivas en un sector tan tradicional como la agricultura que, al igual que la industria agroalimentaria, ha ido cediendo terreno a los novedoso sistemas digitales para poder dar respuesta a la demanda alimenticia de los 7.000 millones de personas que habitan la tierra.

Así, si a nivel mundial algunos de los beneficios del despliegue de Internet de las cosas (IoT) son el tratamiento de problemas cíclicos como las inundaciones o el conocimiento de los niveles exactos de contaminantes permitidos, en España se están implantando la mayor parte de las tecnologías “pasito a pasito”, en los cultivos de invernadero de zonas de Almería o Murcia, o en la producción de vino con denominación de origen.

Así lo concluye Javier San Martín, director del informe ‘Agricultura & Tecnología. I+D en el sector primario’, quien asegura que el sector agrícola español es “dinámico y competitivo” gracias a la transformación digital implementada en los últimos 20 años.

Los sistemas de precisión y monitorización de riegos (es el ámbito más modernizado) están empezando a dar sus frutos en regiones como Castilla-La Mancha, pues ya son muchas las empresas que ofrecen servicios y productos tecnologizados que tienen como objetivo producir más y mejor y de forma más eficiente.

San Martín, profesor de Digitalización  de EAE Business School, explica que la revisión que ha hecho de las nuevas herramientas digitales en este sector productivo, le ha permitido comprobar la apuesta de los agricultores para poder optimizar sus recursos.

Entre las novedades el informe habla del internet de las cosas que, a través de sensores, permite recoger datos sobre plagas, riego, contaminantes, la utilización de drones, vehículos autónomos, sistemas de impresión 3D; así como en el ámbito de la biotecnología hay herramientas para hacer modificaciones genéticas; mientras que la agricultura de precisión se desarrolla con sistemas de navegación por satélite; además de modelos de agricultura o ganadería celular, o las llamadas granjas verticales.

Las nuevas tendencias tecnológicas, están dirigidas, expone, a aumentar la producción y reducir el despilfarro de alimentos, y por ello anima a aprovechar los análisis de los big data que en tiempo real informan de las necesidades puntuales de plantas y cultivos, ante la previsión de que los dispositivos de IoT (permiten conectar los objetos a internet) en la agricultura aumentarán un 30,6% en 2020.

Salto Agrícola

A su juicio, el “salto agrícola” en España “ha sido tremendo” en la última década. Ha servido de palanca, aduce, al “gran comportamiento de la exportación”, con un incremento de ventas exteriores cercano al 100% y un superávit casi diez veces mayor que en 2008, y que en regiones como Castilla-La Mancha se ha convertido en un sostén económico de primera magnitud.

San Martín explica que los agricultores españoles han sabido adaptarse a las demandas de Europa como principal mercado, ya que, “mediatizado por los turistas”, ha modificado sus demandas de alimentos. Ahora, además de los productos típicos desde España también se cultivan otros semitropicales, como el mango, el aguacate, la quinoa, las grosellas o los arándanos.

Desde Murcia y Andalucía “han hecho una apuesta fuerte”, con tecnologías de alto nivel, robotización de los sistemas productivos y avances en agricultura de precisión”, al igual que en otras regiones también está aplicando tecnologías con drones y con satélites para la obtención de imágenes multiespectrales sobre cultivos y necesidades. De esta manera “optimizan los inputs (agua, fertilizantes y herbicidas) y obtienen más rentabilidad”.

En este sentido, el viñedo en Castilla-La Mancha destaca como “uno de los cultivos que lo está haciendo bien al utilizar estas técnicas para el riego”, como es el caso de la bodega de Pago del Vicario que lo aplica desde hace al menos 10 años.

San Martín destaca también el papel del “potente” centro de la UCLM como es el Instituto Técnico Agronómico Provincial (ITAP), que está posibilitando acciones en los ámbitos de la investigación, innovación y experimentación, y en la prestación de servicios técnicos al sector agrario regional.

Desde este instituto, recuerda el profesor, se ha desarrollado el proyecto FATIMA (Farming Tools for external nutrient Inputs and water Management), que ha logrado optimizar la gestión y el uso de los nutrientes y de agua en la producción de alimentos sostenibles, reduciendo costes y los niveles de contaminación.

Otra de las iniciativas estimadas positivamente por San Martín ha sido ‘Misión Posible: tecnología para enseñar a salvar las Tablas de Daimiel’, para enseñar a los agricultores  a mejorar las prácticas de riego, al igual que otros proyectos desarrollados en la comunidad centrados en la reforestación y el control del ganado.

Tractores autónomos

Los tractores con sistemas de conducción autónoma también tendrán futuro en el campo castellano-manchego, tal y como destaca el especialista en digitalización.

Cuentan con equipos digitales y GPS, son controlados a distancia desde un ordenador y trabajan de forma sectorializada, en base a los datos que reciben desde cámaras con sensores y sistemas láser.

Este tipo de vehículos, y otros equipos que se dedican a sembrar distintos cultivos y a realizar otras tareas en extensivos “tienen mucho futuro en las zonas agrícolas”, y abren un mercado para las empresas de maquinaria pesada, a la hora de alquilar dicha tecnología.

En concreto es una oportunidad para proyectar plataformas de economía colaborativa para el uso compartido de dichos equipos.

Soluciones tecnológicas

Una de las empresas que en Ciudad Real están desarrollando aplicaciones para mediciones en el campo es UtilTech, encabezada por David Ruiz (ingeniero técnico forestal) y Demetrio Prado (delineante proyectista).

Tras varios años, han demostrado que las soluciones tecnológicas a través de los vuelos controlados optimizan actividades como la producción de alimentos y el control del ganado.

El ministr ode Agricultura en la presentación de la Agenda de la Digitalizació del Medio Rural / Lanza

El ministr ode Agricultura en la presentación de la Agenda de la Digitalizació del Medio Rural / Lanza

Agenda digital del MAPA

Todas estas iniciativas privadas han ido por delante, sostiene el especialista, de la Agenda para la Digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural, presntada recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), con el objetivo de reducir las barreras técnicas, legislativas, económicas y formativas para impulsar un sector agroalimentario sostenible económica, social y medioambientalmente.

Las estrategia pretende acortar la brecha digital, tanto entre los ámbitos rural y urbano como entre pequeñas y grandes empresas, ofrecer conectividad para todos, fomentar el uso de datos e impulsar el desarrollo empresarial y los nuevos modelos de negocio, teniendo presente la agricultura inteligente y la industria 4.0.

El ministro del MAPA, Luis Planas, señaló en una jornada sobre Digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural, que es “una apuesta clave” para ofrecer igualdad de oportunidades en términos de servicios, empleo y posibilidades de desarrollo de los territorios rurales.

En este ámbito, el ministro consideró que el triángulo formado por jóvenes y las mujeres, digitalización e innovación y el regadío eficiente y sostenible son los tres aspectos básicos para impulsar la revitalización del mundo rural. Según señaló, 6 de cada 10 agricultores y ganaderos se van a jubilar en los próximos años, y esto supone una oportunidad y un reto para incorporar jóvenes y mujeres de la generación digital.

Imagen de una práctica con alumnos de 4º curso en la ETSIA hecha con el dron / Lanza

Imagen de una práctica con alumnos de 4º curso en la ETSIA hecha con el dron / Lanza

Agrónomos se suma a la agricultura 4.0 e incorpora el uso de drones en sus estudios

La Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Ciudad Real tampoco ha querido quedarse ajena al salto a la agricultura inteligente o agricultura 4.0, con la incorporación a su plan de estudios de la asignatura optativa ‘Nuevas Tecnologías en la Agronomía’, y la compra de un dron para realizar prácticas sobre los análisis, evaluación y gestión en tiempo real de las explotaciones.

El objetivo, explica el director de la ETSIA, Jesús López Perales, es que los alumnos “aprenden a utilizar nuevas tecnologías en el desarrollo del trabajo en el medio rural”.

Según comentó en la presentación del dron el profesor de la asignatura, Pablo Morales Rodríguez, que tiene el título de piloto, estas aeronaves no tripuladas se emplean en agricultura de precisión “para ayudar en la toma de decisiones importantes como el manejo eficiente del agua, la aplicación de fitosanitarios localizados, el uso óptimo de fertilizantes, la detección temprana de enfermedades y plagas en los cultivos, la obtención de índices vegetativos, la peritación, vigilancia e inspección general, los levantamientos topográficos y el seguimiento de la ganadería extensiva y fauna silvestre, entre otras muchas cosas”.

A su juicio, “es muy importante que los futuros profesionales de la ingeniería agronómica conozcan las nuevas tecnologías y apliquen la I+D+i en su sector.

El dron, marca Dji Modelo Inspire 2, es cuadricóptero (4 motores), tiene una carcasa de aleación de magnesio y aluminio, batería dual y es capaz de alcanzar los 94 kilómetros por hora.