Las redes de la Biblioteca de la UCLM, la mejor bocanada de aire fresco para combatir el aislamiento

Laura Espinar Ciudad Real
Imagen de una de las redes de la Biblioteca

Imagen de una de las redes de la Biblioteca

“Si Shakespeare supo sacarle partido a la cuarentena, ¡los demás también!”; “estos son días para la lectura, la reflexión, el estudio, el amor, la primavera...” o “ te queremos sacar una pequeña sonrisa en esta situación difícil, y a la vez decirte que aunque no nos veas, estamos trabajando en casa para ti”. Son algunas de las frases con las que los gestores de las redes sociales de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha saludan a diario sus lectores transmitiendo una alegría y positivismo encomiables en estos tiempos en los que el ánimo y el apoyo son más necesarios que nunca. Pese a estar cerrada, la Biblioteca universitaria atiende las necesidades bibliográficas de docentes e investigadores.

Las redes sociales de la Biblioteca de Castilla-La Mancha echan humo estos días con alegría y positivismo a través de las  recomendaciones que hacen de libros, música, guías, tutoriales, noticias, exposiciones, formación, ayuda o guías para pasar el encierro en casa y el teletrabajo con el mejor espíritu posible. Al menos es lo que se desprende del contenido de los post y tuit que a diario muestran sus gestores quienes recomiendan, incluso,  “temitas para levantar el ánimo” y lectura a raudales. Una bocanada de aire fresco, sin duda, que facilita y anima la navegación por una red plagada de malas noticias.

Antonio Galán, director de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Lanza

Antonio Galán, director de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Lanza

Ellos, los gestores de cultura con optimismo, nos han recordado que Shakespeare le sacó partido a la cuarentena escribiendo “El rey Lear” o “Macbeth” durante alguno de los confinamientos que vivió la población durante las plagas que asolaron Londres a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII. También nos han descubierto, a muchos, a la escritora norteamericana Kitty O’Meara quien escribió «En tiempo de pandemia», un libro del que se pueden extraer frases que pueden describir con precisión la situación que atravesamos hoy, aislados por una crisis sanitaria de dimensiones colosales.

El equipo que trabaja en redes es muy activo y lo hace de una forma fantástica, explica a este digital Antonio Galán, director de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha, quien recuerda la mención a la excelencia que recibieron de la Junta, hace unos años, “por el proyecto de nuestras de redes”. Habitualmente, su actividad transmite optimismo aunque, en estas circunstancias,  hay un empeño mayor por transmitir ánimo y apoyo a todos, destaca Galán.

Préstamo de libros online

La Biblioteca de la UCLM, ahora cerrada al público de manera presencial como todas las instalaciones universitarias, lleva tiempo prestando servicios en línea,  especialmente para docentes e investigadores, aunque también para alumnos.  Aunque hemos tenido que suspender los servicios físicos en sala, explica su director, como el préstamo de libros, mantenemos una actividad importante, no en vano los investigadores utilizan los recursos en línea en un 90 por ciento.  Tenemos más de 30.000 revistas y casi 600.000 títulos de libros electrónicos que pueden ser consultados por internet, cubriendo en gran medida las necesidades del investigador.

Además y en aras del apoyo a los investigadores, desde la Biblioteca se imparte formación para que ésos puedan utilizar recursos, con lo cual, el personal sigue trabajando a pleno rendimiento desde que el pasado viernes 13 de marzo fue decretado el cierre.

Sin embargo, donde más se ha notado el cierre de  las instalaciones ha sido en la repercusión que ha tenido sobre los estudiantes, quienes eran los que las llenaban a diario y en el uso de la colección de papel. “Las bibliotecas en general se han convertido en el epicentro, el lugar en el que el estudiante realiza su vida cotidiana, incluso para actividades que no son específicas de la Biblioteca: allí quedan y tenemos espacios de descanso y donde pueden comer”.

Imagen de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Archivo

Imagen de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Archivo

Todos los recursos electrónicos

Aunque desde el centro se cubren muchas necesidades de los alumnos a través de los recursos en línea, la colección en papel sigue siendo muy importante para ellos, ya que la bibliografía básica del estudiante no lo ofrecen todavía los editores tal y como sería deseable. No obstante, la Biblioteca trabaja ya para conseguir todos los recursos electrónicos posibles de las bibliografías básicas, avanza a este digital Antonio Galán.

En la actualidad, 80 personas componen la plantilla de la biblioteca  donde es difícil distinguir el campus de destino por el importante número de recursos en línea; “a un investigador de Ciudad Real lo pueden estar atendiendo un compañero de Toledo, señala el director, quien destaca que han tenido que reorganizar las labores del personal para adaptarse a las circunstancias. “Hemos dejado de hacer unas tareas para centrarnos más en otras. Pero la UCLM es una universidad en la que estábamos muy preparados gracias a la previsión y el buen hacer de los compañeros del área de Informática”, destaca Galán.

A su juicio, el colapso de la red es difícil de evitar «pero nuestros informáticos lo han soportando bastante bien. “Están muy preparados. Ten en cuenta que llevamos unos cuantos años practicando el teletrabajo y lo teníamos todo bastante ensayado” si lo comparamos con otras instituciones, administraciones y universidades. Creo que estábamos mejor preparados que la mayoría de ellos”, concluye.