López-Casero ve “signos de recuperación” para 2013 como apuntan algunos análisis económicos

J. Y.
Ciudad Real

La directora de la Fundación Horizonte XXII, Ana Isabel López Casero, augura que 2013 será un año “duro” para Castilla-La Mancha, aunque sitúa para los próximos meses “los primeros signos de recuperación”, a tenor de “los parámetros económicos y empresariales” que maneja la entidad fruto de los estudios e investigaciones de corte socioeconómico que desarrolla dentro de Globalcaja.

En declaraciones a Lanza, aseguró que “el mayor problema es el paro y la pérdida de valor humano”, aunque estimó que las empresas de la región serán “más eficientes” a lo largo de 2013, una vez que “han reestructurado sus gastos, y afrontan el futuro de manera más real”.

La también directora de Relaciones Institucionales y Corporativas de Globalcaja, manifestó que “a lo largo de este año empezaremos a ver signos de recuperación como nos transmiten diferentes estudios”.

A su juicio, este nuevo ejercicio inmerso en la crisis económica y financiera, “es un año retador porque las situaciones difíciles y adversas son retos al menos para nosotros, por lo que las debilidades se pueden convertir en fortalezas”.

López-Casero insistió en que el mayor problema que tienen que afrontar las autoridades políticas y el tejido empresarial es el desempleo, un “drama” que desde la Fundación que dirige abordarán con el impulso del autoempleo a través de sus líneas de emprendimiento.
Con todo, esta dirigente aseguró que de cara a 2013 “tengo un optimismo prudente”.

Plan de actuación

Precisamente, la Fundación Horizonte XXII ya está trabajando en el plan actuación para este año, en el que continuarán, según dijo López-Casero, con la evolución de los proyectos más exitosos y que ha permitido a la entidad la formación de más de 1.500 personas, entre directivos, empresarios y estudiantes, además del impulso de 25 empresas y otras 6 en vías de constitución.

Asimismo, la directiva destacó “la enorme ilusión” que mantienen los componentes del equipo  tanto de la fundación como de la entidad, dado que Globalcaja nace con una capacidad de acción “integral” -por sus parámetros de liquidez y solvencia- para “responder a las expectativas” del mercado castellano-manchego.

Red de colaboradores

En la misma línea y respecto al trabajo frente al departamento de Relaciones Institucionales y Corporativas, explicó que está encabezando desde este área de gestión de la entidad crediticia regional (resultado de la fusión de las cajas rurales de Albacete -que también absorbió a la de La Roda, Ciudad Real y Cuenca iniciada hace catorce meses) la creación de una red “de agentes colaboradores” para proyectar en la sociedad castellano-manchega “la fuerza, el compromiso, la transparencia y la solvencia que tiene”.

López-Casero aseguró que Globalcaja mantendrá intacta la vinculación con el ámbito territorial castellano-manchego para vertebrar la región y poder avanzar, así, “en la creación de riqueza y en la rentabilización del talento”.

“Tenemos un equipo de 1.000 personas, con 300 oficinas y unos datos financieros de gran solvencia”, explicó y agregó que, precisamente, “mi labor consiste en comunicar esta fortaleza financiera”, además de establecer “un encuentro entre la sociedad y la cooperativa de crédito para que siga creciendo”.