Los cerealistas de Ciudad Real ya pueden consultar las variedades más productivas

Julia Yébenes Ciudad Real
Uno de los campos experimentales / Lanza

Uno de los campos experimentales / Lanza

De cara a la próxima campaña, dentro de los protocolos del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla-La Mancha –Iriaf-, los técnicos de los centros de experimentación de las diversas provincias analizaron distintos tipos de trigos, cebadas, avenas y triticales en fincas de Toledo, Guadalajara, Cuenca, y en el caso de Ciudad Real, en la capital y en la pedanía alcazareña de Alameda de Cervera

Los cerealistas de la provincia ya conocen las variedades de los cereales de invierno más productivas y rentables, en base a los resultados de los ensayos del Departamento de Experimentación Agraria realizados en distintas comarcas por técnicos del centro de investigación agraria El Chaparrillo.

De cara a la próxima campaña, dentro de los protocolos del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla-La Mancha –Iriaf-, los técnicos de los centros de experimentación de las diversas provincias analizaron distintos tipos de trigos, cebadas, avenas y triticales en fincas de Toledo, Guadalajara, Cuenca, y en el caso de Ciudad Real, en la capital y en la pedanía alcazareña de Alameda de Cervera.

En concreto, examinan la relación entre las proporciones de semillas para la sementera, el grado de fertilización y desarrollo del espigado -además de otras cualidades del suelo (edafológicas)-, con los volúmenes y calidad de la producción.

Según recoge el boletín público que informa de los resultados, los ensayos del personal de El Chaparrillo no fueron efectivos en todas las observaciones realizadas en la capital ciudarrealeña, pues la cebada de primavera tuvo coeficientes de variación (indica la fiabilidad) superiores al 20%, aunque sí comprobaron la características agronómicas en el trigo blando de invierno, trigo blando de primavera, trigo duro, cebada de primavera, avena y triticale.

En Alameda de Cervera también se estudiaron las mismas tipologías que en Ciudad Real, y en ambas localizaciones se realizó la sementera a mediados de noviembre de 2017, y se recolectó entre finales de junio y principios de julio.

Los ensayos de colza de El Chaparrillo, por su parte, no se incluyeron entre los estudiados, al presentar deficiencias a causa de las condiciones climáticas adversas (sequía), lo que provocó “una mala nascencia e inadecuada implantación del cultivo”.

Los trabajos de los centros dependientes de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente -integrados a su vez en la actividad del Grupo nacional de Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos (Genvce)-, aportan datos a los productores para que puedan conocer con más exactitud las comportamientos de las variedades en todo el proceso productivo y siembren los granos más adecuados a la tierra y a la climatología.