“Los cohetes no se pueden lanzar como hace cincuenta años, falta concienciación”

Belén Rodríguez Ciudad Real
El brigada Hernán (izq), responsable del servicio de Intervención de Armas de la Guardia Civil con los especialistas en pirotecnia, el guardia Roldán y el cabo Martínez / J.Jurado

El brigada Hernán (izq), responsable del servicio de Intervención de Armas de la Guardia Civil con los especialistas en pirotecnia, el guardia Roldán y el cabo Martínez / J.Jurado

Hablan los especialistas en pirotecnia y explosivos de la Guardia Civil de Ciudad Real, el servicio más desconocido de la Intervención de Armas que acumula miles de horas de inspecciones. “A veces se impone la tradición a la seguridad, y eso hay que cambiarlo”

Ciudad Real no es Valencia, pero sí una provincia con tradición de lanzamiento de  cohetes voladores en el recorrido o salida de procesiones y uso de otros artificios pirotécnicos, de plena actualidad este verano por el accidente mortal de hace una semana en Viso del Marqués, bajo investigación judicial.

“En veintiún años en este servicio no había habido un accidente tan grave, creo que es porque cada vez hacemos más controles uniformados y de incógnito, pero tenemos que seguir concienciando, el material pirotécnico no es un juego”, afirma el cabo Francisco Martínez, perito judicial y junto al guardia José Ramón Roldán especialista en explosivos y pirotecnia de la Intervención de Armas de la comandancia de la Guardia Civil en Ciudad Real.

“Los cohetes no se pueden lanzar como hace cincuenta años, falta concienciación tanto del público como de los organizadores. La seguridad va evolucionando, hay que adaptarse a la normativa y a los tiempos”.

Los especialistas en explosivos y pirotecnia de la Guardia Civil de Ciudad Real / J.Jurado

Los especialistas en explosivos y pirotecnia de la Guardia Civil de Ciudad Real / J.Jurado

Primero la seguridad, luego la tradición

Los expertos hacen hincapié en el hecho de que iglesias y ermitas en las que en otro tiempo se lanzaban salvas de cohetes ya no están en zonas aisladas, ahora hay tendidos eléctricos, farolas, viviendas donde antes había descampado, “a veces se impone la tradición a la seguridad y eso hay cambiarlo”.

El uso razonable del material pirotécnico no significa acabar con la fiesta, al contrario, “Villarta de San Juan llevan unos años cumpliendo escrupulosamente la normativa y eso ha contribuido a potenciar la celebración”, recalca el cabo Martínez.

En Villarta de San Juan, con las fiestas de pólvora más célebres de la provincia y de Castilla-La Mancha, las Paces, todos los participantes en la ‘Operación 2000’ hacen cursillos antes de intervenir. También ha habido modificaciones en el desarrollo de la celebración y no han dejado de perder interés, al contrario.

“Ni el legislador ni la Guardia Civil estamos intentando quitar tradiciones, al contrario, pero la seguridad evoluciona y hay que adaptarse”, insisten.

18 años y seguir las instrucciones del fabricante

Cualquier persona mayor de 18 años puede comprar un cohete volador en un establecimiento autorizado, para manipularlo debe seguir las instrucciones del fabricante, que detallan desde cómo colocarse hasta la distancia de seguridad que se debe mantener con el público.

Nunca a menos de 25 metros

La persona que lo enciende debe retirarse a una distancia prudencial de diez metros y tener la precaución de no lanzarlo a menos de veinticinco metros de donde haya público.

Cohetes voladores en las procesiones

En manifestaciones festivas reconocidas por el Gobierno de Castilla-La Mancha, como las Paces de Villarta o la Virgen de la Paz en Corral de Calatrava, este tipo de cohetes se pueden lanzar durante todo el recorrido de una procesión, según los especialistas, pero para eso sí hace falta una autorización de la Subdelegación del Gobierno.

En el caso de algo esporádico, como una salva a la salida de una  procesión, solo es necesario ser mayor de 18 años y cumplir las instrucciones del fabricante. Si las cargas no sobrepasan los diez kilos es el Ayuntamiento el responsable de la actividad.

Ahora que empieza uno de los periodos del año con más celebraciones, en especial entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre, los especialistas aconsejan a ayuntamientos y hermandades que organizan o promocionan estas actividades, “ser escrupulosos con las medidas de seguridad, tanto de espectáculos organizados por expertos [fuegos artificiales], como a aquellas personas que a nivel particular quieran hacer uso de artificios pirotécnicos”.

Los accidentes siempre pueden ocurrir, pero si se observan las medidas de seguridad las consecuencias serán mínimas. “Ni que decir tiene que al igual que el uso de las armas o vehículos no pueden utilizar artículos pirotécnicos aquellas personas que estén bajo la influencia de bebidas alcohólicas, droga u otro tipo de sustancias, ni menores de edad”.

Existen artefactos pirotécnicos de tierra pequeñitos, que se pueden usar a partir de 12 años y otros más sonoros desde los 16, pero los cohetes voladores solo los pueden manipular los mayores de edad.

Seguro de responsabilidad civil

El guardia civil Roldán recomienda a las hermandades suscribir un seguro de responsabilidad civil  -el 90% carecen de él- y tener a una persona especializada en el manejo pirotécnico. Por lo general los ayuntamientos sí tienen este tipo de seguros, de hecho hay ayuntamientos que se lo exigen a las hermandades, a otras por desconocimiento no se les obliga y se exponen a que sea la persona física que manipula la que se haga responsable de lo que ocurra.

El jefe de la Invervención de Armas, con una partida de escopetas requisadas para la chatarra / J.Jurado

El jefe de la Invervención de Armas, con una partida de escopetas requisadas para la chatarra / J.Jurado

Cientos de inspecciones al año

El equipo de explosivos y pirotecnia de la comandancia, uno de los menos conocidos de la Guardia Civil, tiene una ingente carga de trabajo. Responsables de informes periciales cada vez que ocurre un accidente grave, su actividad no solo se centra en eso, se pasan el año haciendo inspecciones.

Los agentes del grupo acuden uniformados por lo general (y a veces de paisano, cuando saben a ciencia cierta que se está cometiendo una infracción grave) a inspeccionar los espectáculos pirotécnicos.

En caso de detectar una infracción se advierte a la persona o personas que la están cometiendo, se requisa el material, y se levanta un acta de sanción que se comunica a la Subdelegación del Gobierno.

No se cumple la distancia de seguridad

El 90 por ciento de las sanciones que proponen son por el incumplimiento de la distancia de seguridad. Tampoco es infrecuente que haya accidentes por almacenamiento de artículos que explotan, quemaduras, amputaciones leves, más raro es un accidente con cohetes voladores como el del Viso del Marqués.

Dos empresas en Almagro

La unidad sigue muy de cerca el trabajo que realizan las dos únicas empresas de la provincia, en Almagro, que se dedican a la fabricación y montaje de espectáculos pirotécnicos, “es casi nuestra oficina”, bromean. Lo dicen por el escrupuloso seguimiento de todo el proceso, desde la fabricación hasta la comercialización y el uso de sus productos.

Cohetes antigranizo destruidos por la Guardia Civil hace unas semanas en Daimiel / Guardia Civil

Cohetes antigranizo destruidos por la Guardia Civil hace unas semanas en Daimiel / Guardia Civil

Cohetes antigranizo

Los cohetes antigranizo, prohibidos desde hace décadas (solo se permite su uso agrícola pero previa autorización y hace más de dieciséis años que no se da un permiso en Castilla-La Mancha) son otro de los artilugios pirotécnicos que preocupan a la Intervención de Armas.

Este mes ha habido un hallazgo de este tipo de explosivos ‘P2’ en una finca de Daimiel (para manipularlos se necesita un permiso especial), con lo cual quien tenga ese material acumulado está cometiendo una infracción, sin saberlo.

El consejo es que la persona que los custodie lo comunique a las fuerzas de seguridad para que los Gedex procedan a su desactivación. No se multa ni se sanciona a nadie, son cosas que vienen de atrás, lo que no hay que hacer es tirarlos a la cuneta por miedo o intentar destruirlos, “ya ha pasado, eso jamás, que nos avisen y lo hacemos nosotros”.

Los especialistas también tienen que comprobar que las voladuras en canteras o en la construcción se hagan según la normativa y que nadie almacene explosivos en casa.

Tras los cambios legales en 2015 y la proliferación de fiestas con pirotecnia (toros de fuego, ‘carretillas’ de Puerto Lápice, salvas de escopeta en Villamayor y Castellar de Santiago) la Guardia Civil lleva años intensificando las inspecciones.

Más concienciación ciudadana

El análisis global es que en los espectáculos de fuegos artificiales se  ha conseguido si no el cien por cien de cumplimiento de la norma, un porcentaje muy aproximado. “Los espectáculos que organizan profesionales están muy controlados pero en el resto tenemos que seguir concienciando, un mal uso de un artificio puede ocasionar muertes”.

Que nadie piense que no se inspecciona espectáculos en aldeas, “precisamente son los pueblos pequeños los que procuramos controlar más, en localidades grandes hay más fuerzas de seguridad pendiente de esto, en esos lugares solo la Guardia Civil”.

El cabo Martínez y el guardia Roldán con el responsable de la Intervención de Armas en el depósito de material intervenido en la comandancia / J.Jurado

El cabo Martínez y el guardia Roldán con el responsable de la Intervención de Armas en el depósito de material intervenido en la comandancia / J.Jurado

Los especialistas de explosivos y pirotecnia forman parte del servicio de Intervención de Armas de la comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real que dirige el brigada Hernán. La plantilla total la forman catorce agentes, “pero no siempre está completa, trabajamos con recursos humanos muy ajustados”, señala el oficial al mando.

Recomendaciones básicas para el público

No guarde artefactos pirotécnicos entre las ropas ni en los bolsillos

No manipule sus componentes, ni extraiga su contenido

Nunca los encienda al lado o cerca de otros artificios.

Al utilizarlos en la vía pública no olvide que la calle es de todos y debe hacerlo en los lugares autorizados.

Adquiera los artículos sólo a comerciantes y profesionales autorizados para ello.

No guarde estos artículos, nunca, en casa.

Utilícelos en espacios abiertos sin riesgo de incendio

Las normas concretas por tipos de materiales

Artefactos voladores

No utilizar nunca si el timón (caña) está roto o dañado.

No emplear con la mano.

No dirigir ni lanzar hacia personas o cosas.

Utilizar  en posición vertical.

Petardos

Nnunca debemos encenderlos sujetándolos con la mano, hacerlo  en el suelo, se enciende y nos separamos. El encendido se recomienda con una mecha y no con llama.

No lanzar a otras personas, animales o cosas.

No introducir en botellas, latas y similares, producen una metralla muy peligrosa y descontrolada.

Artefactos tipo “tracas”

Extender totalmente en el suelo, separándola de vehículos, casas, y personas.

El trueno final debe de tener una separación al menos de diez metros.

Dejar la mecha al descubierto abriendo al menos quince centímetros de papel.

Carcasas

Utilizar sólo el cañón que se suministra.

Fijar el cañón verticalmente en suelo llano.

Colocar la mecha por fuera.

Descubra la mecha diez centímetros y cuando la encienda mantenga lo más alejada posible la mano y la cabeza, situarse semi-agachado y una vez prendida alejarse dándole la espalda.

No ponga la cara ni otra parte del cuerpo por encima del cañón una vez encendido.

Volcanes, candelas y fuentes

Dejar en el suelo, prender la mecha y alejarse.

Colocarlo en posición vertical y en suelo llano.

Cohetes borrachos

No sujetarlo con la mano, dejarlo en el suelo una vez encendido.

No lanzar contra personas y cosas.

Sólo deben utilizarse en lugares delimitados de forma controlada y en actos y lugares autorizados.

Clasificación de productos pirotécnicos