Los empresarios de Ciudad Real cierran un 2019 con “luces y sombras” y ven 2020 “complicado” por la inestabilidad política

Julia Yébenes Ciudad Real
Carlos Marín, enel centro, junto a sus vicepresidentes / Clara Manzano

Carlos Marín, enel centro, junto a sus vicepresidentes / Clara Manzano

El máximo portavoz de la Federación Empresarial de Ciudad Real ha valorado la fortaleza de la organización, una patronal “fuerte”, gracias a los 12.500 asociados y al trabajo que realizan tanto el equipo directivo, sobre todo los vicepresidentes, como los trabajadores de la entidad

El presidente de la Federación Empresarial de Ciudad Real (Fecir), Carlos Marín, ha indicado que 2019 ha sido un año con “luces y sombras”, mientras que de cara a 2020 también lo prevé “complicado” por la falta de Gobierno. Igualmente, de cara a la nueva legislatura, ha pedido un cambio de la Ley de Segunda Oportunidad para que los empresarios que hayan fracasado por diversos motivos, puedan reincorporarse a la actividad.

Marín ha realizado estas declaraciones en el desayuno navideño con los medios de comunicación, en las que ha recordado que tras la crisis, el balance de este año ha estado marcado por la desaceleración iniciada en 2018, un escenario que a los empresarios “no asusta” porque “las empresas y autónomos hemos aprendido”.

El máximo portavoz de la patronal ciudarrealeña ha valorado la fortaleza de la organización, una patronal “fuerte”, gracias a los 12.500 asociados y al trabajo que realizan tanto el equipo directivo, sobre todo los vicepresidentes, como los trabajadores de la Federación.

Igualmente, ha destacado el potente tejido asociativo, cada vez más consolidado por la entrada de nuevas territoriales, como las que están negociando con las asociaciones de Bolaños y Socuéllamos para su incorporación . “Cuando hay voluntad por ambas partes, las cosas se consiguen y es cuestión de tiempo que vayamos sumando más, tanto sectoriales, como territoriales y nuevas secciones como la de Agencias de Viajes”.

“Poco a poco vamos creciendo, ha agregado, y algunas que tenían sus reticencias están entrando y están ayudando a fortalecer y a realizar más actividades”.

También ha comentado la situación de la que va ser su sede, un edificio en lamentable estado que va a ser reformado por el Ministerio de Trabajo, un departamento que está valorando si derruirlo o rehabilitarlo. “Lo que queremos es volver a la casa de la que nueca debimos salir”, ha dicho.

De cara a 2020, Marín se ha mostrado preocupado por un año que ve “complicado” por la situación política a nivel nacional, por lo que ha pedido “lo mismo que tenemos en Castilla-La Mancha”: diálogo directo con el Gobierno regional y facilidades para que los empresarios y las pymes, micropymes y autónomos, que conforman el 80% del tejido empresarial autonómico, generen puestos de trabajo. “Necesitamos generar riqueza”, ha insistido.

También “en fechas entrañables, de familia y cariño”, ha tenido un recuerdo especial para los empresarios que “sin hacer nada, han caído”. “Son gente que han trabajado y defendido su negocio, pero por problemas han tenido que cerrar” y no han podido retomar la actividad “porque no tenemos una buena ley de Segunda Oportunidad como en otros países europeos”.

Por ello, ha pedido que “se cambie” a nivel nacional, tras lamentar que cuando hay impagos la Seguridad Social y Hacienda “no se hacen cargo de la deuda”, mientras que hay un recargo del 20% impago y se arrastra la deuda de por vida.