Los masones vuelven a Almagro 80 años después

La masonería es una fraternidad abierta a todas las creencias religiosas y políticas

Después de más de 80 años de ausencia, la masonería española vuelve a trabajar en la ciudad de Almagro. Integrantes de cuatro logias de la Gran Logia de España, provenientes de Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Madrid, se reunieron en Almagro con ocasión de la celebración de San Juan de Verano, aniversario de la creación de la primera Gran Logia en la ciudad de Londres en 1717.

Según recuerda en una nota de prensa Javier Rivas, venerable maestro de la logia Aleph 147, durante el siglo XIX y XX la masonería española estuvo presente en la provincia de Ciudad Real, con una significativa actividad en poblaciones como Manzanares, Ciudad Real, Valdepeñas y la propia Almagro, donde las logias “desempeñaron un importante papel en la formación de los ciudadanos y en servir como vía de expresión a sus inquietudes sociales, así como de sus miembros”.

La logia Aleph 147, que bajo la autoridad de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español lleva a cabo su trabajo en Castilla-La Mancha, se ha propuesto desde su origen, señala Javier Rivas, “trabajar en los diferentes pueblos y ciudades de la región, y en especial en aquellos con una tradición masónica significativa, intentando aportar un mensaje de tolerancia, fraternidad y respeto, fundamentales para cualquier sociedad que se precie de ser libre”.

La masonería se define como una fraternidad simbólica de carácter filantrópico, iniciático y universal, abierta a personas de todas las creencias religiosas y políticas, con el único requisito de la creencia en un Ser o Principio Creador, así como el desarrollo interior y mejora del individuo.

“Queremos agradecer a la ciudad de Almagro que haya conservado no sólo su patrimonio arquitectónico y cultural, sino también esa identidad que la hizo merecedora en el pasado de que personas libres, con inquietudes sinceras por el progreso, la libertad y el ser humano, decidieran crear aquí ‘… a lo menos junta de masones’, como refiere J. Martínez Millán en ‘La masonería en la historia de España’”, explica el maestro de Aleph 147.