Los Premios Meninas 2019 reconocen la ayuda que se presta a las mujeres maltratadas en Casas de Acogida como la de la Diputación

Lanza Ciudad Real
Noelia Serrano y José Manuel Caballero

Noelia Serrano y José Manuel Caballero

La de Ciudad Real fue pionera, la primera que se puso en marcha en Castilla-La Mancha

La delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha ha reconocido en los Premios Meninas 2019, galardones que se entregan mañana jueves, 21 de noviembre, en el Museo del Ejército de Toledo, la importante labor que se lleva a cabo en las Casas de Acogida de la región, donde reciben apoyo y cobijo las mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos.

La primera Casa de Acogida que entró en funcionamiento en nuestra comunidad autónoma fue la de Ciudad Real gracias al empeño y a la iniciativa pionera de la Diputación de Ciudad Real, un servicio que hoy se sigue prestando a las mujeres que se ven obligadas a salir de sus hogares porque su vida y, en ocasiones también las de sus hijos, corren peligro. Al frente de la dirección está Fátima Mondéjar, quien será la encargada de recoger el premio en el transcurso de un acto que se celebra para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

La gestión de la Casa de Acogida constituye una prioridad para el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, quien ayer destacó, durante la presentación de los Presupuestos, que en el Área de Atención a las Personas, a cuyo frente se encuentra la vicepresidenta Noelia Serrano, figura una partida que suma 8.065.860 euros para atender el funcionamiento de servicios propios de la institutución provincial como la residencia de estudiantes, la guardería infantil, los servicios santiarios y asistenciales de salud mental y la casa de acogida para víctimas de la violencia machista.

De ahí que Caballero remarque el hecho de que la lucha desde la Diputación contra esta lacra social vaya más allá de una inequívoca postura de condena, ya que aporta recursos económicos para mantener una infraestructura desde la que se ofrece ayuda y seguridad a las mujeres que sufren maltrato, sobre todo a aquellas que carencen de apoyo para salir de una espiral que destruye su autoestima y atenta contra su vida y su dignidad como persona.