Los primeros humanos de Ciudad Real vivieron en el valle del Guadiana del actual Poblete

Una restauradora afianzando para extraer un fósil de hueso de animal del Paleolítico, este miércoles en el yacimiento de Albalá / Elena Rosa

Los arqueólogos creen haber encontrado en el yacimiento de Albalá pruebas de la presencia humana más antigua de la provincia. Se trata de homínidos emparentados con los últimos moradores de Atapuerca

El ‘hombre de Albalá’, en realidad un homínido anterior a los neandertales y al homo sapiens, podría ser el más antiguo con presencia documentada en la provincia de Ciudad Real. Es lo que creen los investigadores del yacimiento, en una terraza próxima al río Guadiana en Poblete.

“No hemos encontrado restos humanos, pero seguimos buscando”, señala el profesor Ignacio de la Torre, del Instituto de Arqueología del University College de Londres, a punto de cerrar la segunda campaña sistemática de excavación arqueológica en el paraje este verano.

Han sido dos semanas intensas de trabajo (este año bajo carpas protectoras de los rigores del agosto manchego) que de confirmarse la primera ocupación humana en Ciudad Real tendría bastante relevancia.

Los codirectores de la investigación en Albalá Alfonso Benito e Ignacio de la Torre / Elena Rosa

Los codirectores de la investigación en Albalá Alfonso Benito e Ignacio de la Torre / Elena Rosa

Tres momentos distintos de ocupación

Que no haya restos humanos no significa que la campaña no haya sido productiva. El equipo de 25 personas que codirige de la Torre con Alfonso Benito, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh), en Burgos, y Rafael Mora, de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha documentado al menos tres periodos de ocupación, cuando el año pasado se creía que solo era uno.

Esta vez no han hallado fósiles de elefante, pero sí más hachas de piedra y restos de herbívoros que sirvieron de alimento a los homínidos que frecuentaban las frondosas praderas del Guadiana  para beber y cazar, hace más de 100.000 años.

Estos hallazgos sugieren que Albalá será un importante yacimiento achelense que aportará mucha información sobre las ocupaciones humanas del Paleolítico en el centro peninsular.

Al menos 300.000 años

¿Pero cuántos años tienen los restos que están apareciendo en Albalá? El profesor Benito, del Centro Nacional de Investigación de la Evolución Humana, cree que podrían tener al menos 300.000 años, a falta de la confirmación en el laboratorio: Paleolítico y dentro de esa época el Pleistoceno medio.

Datar un yacimiento prehistórico no es sencillo. El programa empezó el año pasado con la toma de muestras de materiales sobre el terreno, “hay varios niveles de terraza sobre el Guadiana y hemos cogido diferentes muestras que están en proceso de estudio. Esperamos tener los primeros resultados a finales del otoño”.

El carbono 14 no sirve para hallazgos tan antiguos como los que este mismo miércoles impresionan al equipo: un gran hueso de animal fosilizado que una restauradora del equipo intenta afianzar con la tierra para evitar que se rompa al extraerlo.

En estos casos se emplea la resonancia paramagnética electrónica y el método de  isótopos cromogénicos, que analizan por un lado la concentración de isótopos en los sedimentos y por otro las imperfecciones que se acumulan a lo largo del tiempo en el cuarzo.

Paraje en el que se localiza el yacimiento paleolítico de Albalá, al lado del Guadiana en Poblete / Elena Rosa

Paraje en el que se localiza el yacimiento paleolítico de Albalá, al lado del Guadiana en Poblete / Elena Rosa

Emparentados con lo último de Atapuerca

Encontrar restos humanos sería un hito que casi descartan los arqueólogos, pero por las hachas de piedra y su forma de estar pulimentadas considera que podrían tratarse de homínidos parecidos a los más recientes encontrados en Atapuerca (en la sierra burgalesas hay retos de homínidos de hasta 1,2 millones de años, los más antiguos de Europa).

Estos prehumanos pertenecerían al linaje del homo erectus tardío, anterior a los neandertales y al homo sapiens moderno, no son hombres propiamente dichos, pero tampoco animales.

El profesor de la Torre enseña un hacha de piedra a un grupo de chavales que han visitado hoy el yacimiento / Elena Rosa

El profesor de la Torre enseña un hacha de piedra a un grupo de chavales que han visitado hoy el yacimiento / Elena Rosa

El material, en proceso de estudio

Las dos mil piezas recuperadas el año pasado y el entorno al millar de este verano, en dos campañas financiadas por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, están en proceso de estudio, una vez que concluya  se pondrán a disposición del Museo Provincial de Ciudad Real, “y esperamos que hagan alguna exposición”, apunta de la Torre.

La campaña de excavación en el yacimiento de Albalá, que comenzó el pasado 11 de agosto, finaliza este viernes. Este año el equipo ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Poblete, “que nos está echando una mano con la logística y nos prestan alojamiento, lo cual es de agradecer”, señala el arqueólogo de la Torre que pronto dejará Inglaterra para incorporarse al Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Alguna subvención de Poblete

Luis Alberto Lara, el alcalde Poblete, que se ha pasado este miércoles por el yacimiento ha confirmado esa colaboración no solo en esta campaña, sino en futuras. “Nos estamos volcando con el equipo para que publiquen pronto sus trabajos. Crearemos alguna subvención para que esto persista y cuenten con Poblete”.

Poner en valor el patrimonio cultural es uno de los ejes del gobierno municipal del equipo de Lara. Lo está haciendo con el yacimiento de Alarcos, con la recién inaugurada senda de la batalla y la aplicación de realidad virtual para móviles, además de con Albalá y los volcanes. Este otoño personal del equipo de la investigación del yacimiento paleolítico dará alguna charla divulgativa sobre los hallazgos y la relevancia del enclave.