Los programas de lucha contra la pobreza llegarán a casi 800 personas en Manzanares

Manzanares

Manzanares

Cruz Roja confirma que el número de personas que necesitan apoyo para alimentación o pago de suministros “no deja de crecer”

Noemí Velasco
Manzanares

Los programas de lucha contra la pobreza de Cruz Roja en Manzanares llegarán en 2017 a alrededor de 790 personas de la localidad, 200 más que el año anterior. La presidenta de la asamblea local, Sonia Martínez, señaló que “lamentablemente no deja de crecer el número de familias que necesitan algún tipo de ayuda para afrontar pagos o gastos de alimentación, porque las prestaciones y los subsidios desaparecen, o porque los contratos son muy precarios y no llegan a fin de mes”. La representante de este colectivo que tiene en la actualidad 127 voluntarios activos en Manzanares admitió que “existen planes de empleo”, pero consideró que “no son suficientes” para unas familias que en muchas ocasiones “se han reunificado y son ahora más miembros”.

En otro orden, la asamblea local de Cruz Roja en Manzanares realiza proyectos relacionados con la promoción del éxito escolar y el conocimiento de la lengua castellana, pero también con el transporte adaptado y el envejecimiento activo. El programa de promoción del éxito escolar, que tiene tres años de recorrido, llega en la actualidad a veinticinco niños de entre 7 y 11 años de edad, cuyas familias no pueden asumir el coste de academias y que reciben apoyo todas las tardes de la semana. La intención de Cruz Roja es extender este programa a alumnos de Secundaria, porque existente una “demanda” de desarrollar actuaciones para “prevenir el abandono escolar”.

Asimismo, ocho mujeres -marroquíes en su mayoría- y dos hombres asisten a clases de castellano, con el fin de favorecer la integración social de sus hijos, que “son inmigrantes de segunda generación y españoles de pleno derecho”. Sonia Martínez explica que este programa surgió porque “detectábamos que, la falta de conocimiento del idioma o la cultura del país en sus casas, contribuía de forma negativa a los niños, que por ejemplo no tenían ningún tipo de ayuda al hacer los deberes”.

Envejecimiento activo

El proyecto de envejecimiento activo de Cruz Roja es quizá uno de los más completos en Manzanares, ya que incluye un gran número de actividades dirigidas a la tercera edad: gimnasia, informática, lectura o estimulación de la memoria. Sonia Martínez comenta que “la intención es promover la sociabilización de los mayores fuera de su casa, sobre todo durante los meses de invierno”, por lo que hay “muchísimos talleres”. Dentro de este ámbito, Cruz roja fomenta la proximidad de los mayores a través de un proyecto que incluye llamadas para “paliar la soledad” y en el que participan cerca de 300 personas.

La presidenta de la asamblea local explica que “los voluntarios llaman de forma periódica a los mayores, en algunas ocasiones casi todos los días, y les preguntan cómo se sienten, hablan con ellos, les felicitan sus cumpleaños, están pendientes”, por lo que al final “llegan a establecer una relación de amistad”.

Tras acoger el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) en Manzanares, Sonia Martínez también destacó que el programa de Socorro y Emergencias es fuerte en la localidad, para la asistencia a cualquier tipo de sucesos, y muchos voluntarios locales participan en la gestión del material.