Los sindicatos insisten en la necesidad de adecuar el convenio del campo de Ciudad Real al SMI

J. Y. / Lanzadigital.com Ciudad Real
Temporeros trabajando en el campo / Lanza

Temporeros trabajando en el campo / Lanza

CCOO y UGT piden a la patronal de Asaja que cumpla toda la normativa laboral vigente en el sector agrario para "anular el proceso judicial abierto por esta cuestión, evitando sobrecargar innecesariamente de tareas a los juzgados". Para la parte social "permitiría anular el proceso judicial abierto por esta cuestión", previsto antes de la pandemia para el 25 de marzo en un juzgado de Lo Social

Los sindicatos CCOO-Industria y FICA-UGT de Ciudad Real han pedido a Asaja que se convoque la comisión paritaria de seguimiento del convenio colectivo del campo de la provincia, para regularizar las tablas salariales y poder adecuarlas al salario mínimo interprofesional (SMI) de 2020.

Así lo piden en un comunicado conjunto enviado en las últimas horas, en el que confían en que Asaja asuma esta propuesta, ya que según han asegurado la propia patronal ha pedido públicamente a los empresarios agrícolas de la provincia “que cumplan toda la normativa laboral vigente, incluido el SMI”.

En este sentido, han señalado que entienden que la inmensa mayoría de los alrededor 11.000 agricultores ciudarrealeños bajo salario así lo están haciendo, por lo que han considerado que «a la vista de la buena voluntad de todas las partes», ha llegado el momento de abordar en la mesa correspondiente la corrección de las tablas salariales que oficialmente no llegan a los 950 euros mensuales por 14 pagas.

Han apuntado que la mesa de la comisión paritaria de seguimiento del convenio colectivo del campo y su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) «permitiría anular el proceso judicial abierto por esta cuestión», previsto antes de la pandemia para el 25 de marzo en un juzgado de Lo Social.

Según CCOO y UGT evitarían «sobrecargar innecesariamente de tareas a los juzgados» y, para el sector, sindicatos y patronales del campo facilitaría, además, «la confianza, la colaboración y el buen desarrollo de los trabajos» en los que ambas partes están inmersas de cara a afrontar las campañas agrícolas y la vendimia con las máximas garantías de seguridad sanitaria.