Los viticultores, vigilantes con los precios de la uva, piden a las administraciones que respalden sus denuncias por posibles fraudes

Julia Yébenes Ciudad Real
Los productores piden que la uva tenga un precio rentable / Clara Manzano

Los productores piden que la uva tenga un precio rentable / Clara Manzano

La temporada, aún sin generalizar, se ha abierto con la recogida de varietales como chardonnay, sauvignon blanc o moscatel, y las entregas que se han hecho en bodegas, según las organizaciones agrarias, no llevaban precios, “algo ilegal”, advierten

Como ya es habitual en cada inicio de la campaña de la vendimia en la provincia de Ciudad Real, los productores denuncian su indefensión ante la industria vinícola a la hora de cerrar los contratos de compraventa de la uva, todavía sin precio.

La temporada, aún sin generalizar, se ha abierto con la recogida de varietales como chardonnay, sauvignon blanc o moscatel, y las entregas que se han hecho en bodegas, según las organizaciones agrarias, no llevaban precios, “algo ilegal”, advierten.

El secretario técnico de Asaja Ciudad Real, Arturo Serrano, ha denunciado “la tardanza” en la publicación de las cotizaciones por parte de los bodegueros, “que son obligatorias”, y ha reprobado que “las estén escondiendo”.

Así, la organización a nivel provincial y regional trasladará, tal y como ha anunciado, los incumplimientos de la Ley de la Cadena Alimentaria a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), por la falta de tablillas, al igual que “no dudaremos en llevar al Tribunal de la Competencia la situación de indefensión en la relación entre oferta y demanda”.

Por ello, Serrano ha solicitado a las administraciones regional y nacional que respalden estas acciones en el caso de que sean necesarias y “nos apoyen en la lucha contra el fraude y en beneficio de los agricultores”.

“Vamos a ir a por todas si vemos que no se cumple la ley y no se respetan los precios”, ha sostenido y ha insistido en que el escenario “es favorable” para que los productores tengan rentabilidad, debido a que “actualmente las existencias son prácticamente nulas, sólo las hay en papel con los crianzas, reservas y grandes reservas, la cosecha será de excelente calidad y la uva está en óptimas condiciones”.

Esta posición en defensa de los viticultores frente a la industria será fijada, ha adelantado Serrano, en la sectorial vitivinícola de Asaja Castilla-La Mancha que celebrarán esta semana, así como ha aconsejado a los productores que “no entreguen ni un kilo sin conocer los precios”.

La vendimia se ha retrasado este año por las precipitaciones de la primavera y cuando se iba a generalizar este lunes, las lluvias de las tormentas del domingo, con una media de 25 litros por metro cuadrado, sobre todo en el Campo de Montiel, con hasta 62 l/m2, han complicado a los agricultores las labores de recolección.

Expectante

El secretario de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, se ha mostrado “expectante” ante la salida de los precios de la uva, y también se ha posicionado a favor de que “aparezcan en las entregas de los remolques”.

De hecho, ha anunciado que en el caso de incumplimientos en los contratos “tendremos que presionar la industria”, a la vez que ha subrayado la escasa actividad todavía en las viñas, tras la recogida de los varietales.

En la misma línea se ha mostrado Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, que, según ha comunicado en una nota de prensa, ha dirigido una carta a la directora de la AICA, Gema Hernández, para solicitar que investiguen si las entregas de uva en el arranque de vendimia se están realizando con contratos y precios, tal y como marca la normativa.

Esta organización ha apuntad0 que, antes de la recolección y la entrega de uva, se deberían conocer las ofertas de contratos y de precios y, “de momento, sin embargo, los viticultores no tienen noticias”.

Igualmente, ha recordado que la Ley de Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria impone la obligación de contrato por escrito para relaciones comerciales por encima de los 2.500 euros, cuando el pago no sea al contado y siempre que la operación comercial sea entre una Pyme y una no-pyme, o entre un productor y un no productor.

Además, en el contrato, que debe formalizarse antes de la entrega del producto, y se debe especificar, entre otras cuestiones, el precio y las condiciones de pago.

Unión de Uniones señala a los viticultores que existe la posibilidad de presentar denuncias anónimas a la AICA por el incumplimiento de tales condiciones y se ofrece a quienes sean víctimas de estas prácticas abusivas a trasladar dichas denuncias por los medios adecuados.

Equilibrio de precios

Desde la valdepeñera Bodegas Arúspide, su gerente, Francisco Alcántara ha abogado por “un equilibrio” de precios que beneficie “a ambas partes”.

Ha asegurado que el valor que se fije en la transacción, “tiene que venir bien a todos, también a las bodegas para que a lo largo del año tengan la facilidad para comercializar el vino”.