Una joya museística que podría perder Malagón

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Imagen de Gloria Merino a mediados de los años 90

Imagen de Gloria Merino a mediados de los años 90

Gloria Merino, pintora de reconocida trayectoria, que intentaba donar toda su obra pictórica al Ayuntamiento de Malagón para que éste realizara un museo sobre esta artista plástica en la localidad, ha rechazado el proyecto museístico que le ha ofrecido el equipo de Gobierno malagonero y advierte con “retirar su oferta” de donación.

Aunque nacida en Jaén capital a principios de la década de los 30, Gloria Merino es y se siente profundamente manchega y como no, malagonera, la localidad de su padre que la vio crecer. Desde muy joven alternó su residencia en Malagón con sus estudios de pintura en la Escuela Superior de Bellas Artes en Madrid y sus largas estancias en Roma y París, para convertirse en una gran pintora del postcubismo, siendo capaz de caracterizar personalmente sus paisajes y figuras de España, ciñéndose a La Mancha, cuyas tierras y personajes adquieren en sus cuadros un marcado dibujo y un encendido color, que la han llevado a ganar premios, como la Medalla de Oro de la ‘Villa de París’ en 1962 y numerosísimos galardones, tras exponer por todo el mundo ya que sus cuadros han visitado EEUU y México, además de diversas ciudades europeas y españolas.

La pintora, dado su “amor”  por el pueblo de Malagón, decidió en octubre del 2016 donar toda su obra pictórica, además de los premios recibidos, al Ayuntamiento bajo el único pretexto de la “realización de un museo dedicado a su obra y que llevara su nombre, con emplazamiento en la calle Tercia, 56” , donde hoy se erige el Centro Cultural ‘Santa Teresa’. Un espacio que actualmente posee en su interior la Biblioteca Municipal, la emisora de radio local, así como numerosas salas de exposiciones y que para la propia Merino “sería el lugar ideal para albergar su obra”.

Taller de Gloria Merino en su propia vivienda de Madrid / C.M.

Taller de Gloria Merino en su propia vivienda de Madrid / C.M.

La donación, además de su obra pictórica de grandes lienzos, se compone de extraordinarias litografías y dibujos en distintos formatos. Otros elementos que también donaría serían sus colecciones de arte, diplomas, premios y distintas condecoraciones que jalonan su intensa y dilatada carrera.

Propuesta de donación

Después de que la pintora enviara al Ayuntamiento de Malagón una carta con la propuesta de donación, el Pleno del 2 de noviembre de 2016 aprobó la “aceptación de la donación” en un debate en el que propio alcalde, Adrián Fernández, afirmó que “sería una irresponsabilidad no aceptar la obra”.

Aspecto que desmiente la propia artista. “No quieren hacerlo”, señaló Gloria Merino en una entrevista concedida a Lanza en su propia casa. La pintora explica que el consistorio estaría dispuesto a establecer el museo “dentro de este edificio, bajo el nombre de Centro Cultural ‘Santa Teresa’ y establecerlo en la planta alta del mismo, aunque manteniendo el espacio de la biblioteca en dicha planta.

Es decir, la superficie del museo sería de 242 metros cuadrados, espacio muy pequeño para la propia Merino, pues la pintora considera que “tengo una obra extensísima y los cuadros son bastante grandes, por lo que no cabrían en las dos o tres salas que me ofrecen”. “No voy a donar toda mi obra para que la inmensa mayoría de los cuadros estén guardados en un sótano”, opina descontenta Merino.

Entre las condiciones que puso la propia artista al Ayuntamiento de Malagón para la donación, además de la realización del museo, se encuentra que éste “esté dedicado exclusivamente a la obra de la artista-pintora Gloria Merino”. También solicita la edición de un libro biográfico “debidamente ilustrado que irá unido al museo, en el que queden reflejadas las etapas transcurridas desde sus comienzos”. Libro que “ni se ha empezado a hacer”, según la pintora, pues desde que el alcalde, Adrián Fernández, la visitó en marzo de 2018 para presentarle el proyecto museístico “con el que no estoy conforme”, no ha vuelto a saber nada sobre el museo, sobre el libro y sobre la donación. “Me hace pensar que no les interesa”, reconoce Merino. La pintora ve que sus sueños de implantarse en Malagón se van dilatando y, lo peor, piensa que hay falta de consideración a su persona.

Cuadros de Gloria Merino en su vivienda / C.M.

Cuadros de Gloria Merino en su vivienda / C.M.

Ahora, tras varios meses “con la cabeza dando vueltas” al tema que le concierne, la artista ha decidido enviarle una carta al alcalde de Malagón pidiéndole una reflexión y mostrándole  su descontento por el proyecto museístico. Un proyecto que “no reúne las condiciones adecuadas para lo que es un centro museístico, ni por supuesto las condiciones expresadas en mi escrito de donación”, escribe la pintora.

Desvirtúa el sentido del museo

La pintora considera en esta carta que incluir el Museo Gloria Merino dentro de un espacio dedicado a otras actividades “desvirtuaría el sentido que debe tener cualquier museo” a lo que se le suma “el problema añadido de tener un espacio muy reducido para albergar las obras de arte, libros, documentos y objetos que enmarcan y completan la exposición dedicada al arte y la cultura”.

El comunicado de Gloria Merino finaliza indicando que para ella “sería un gran honor que me colma de ilusión” el poder exponer su larga trayectoria artística en Malagón, no obstante, pide que se modifique el proyecto, puesto que “de lo contrario, me vería obligada a retirar mi oferta de donación”.