Manuel Blanco: el reconocimiento a la música clásica

Noemí Velasco Ciudad Real
El trompetista daimieleño dispara su primer disco al mundo, 'Fearless' / Clara Manzano

El trompetista daimieleño dispara su primer disco al mundo, 'Fearless' / Clara Manzano

Manuel Blanco será desde el próximo 31 de mayo "hijo predilecto" de Castilla-La Mancha, según ha dado a conocer este miércoles el Gobierno regional. El trompetista Daimieleño es una de las grandes promesas de la música clásica en España y llena auditorios como concertista en su tierra y fuera

Componente desde hace once años de la Orquesta Nacional de España y ganador de la ARD Music Competition en 2011, Manuel Blanco será desde el próximo 31 de mayo “hijo predilecto” de Castilla-La Mancha. Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero el trompetista damieleño ha roto el tópico con un reconocimiento que significa para él “un honor”, “un orgullo”, por venir de su tierra, y del Gobierno regional, que lo ha seguido de cerca en su carrera.

Para Manuel Blanco, Castilla-La Mancha es “tierra de caballeros y de cultura”, donde creció, donde empezó a escribir su historia de virtuosismo y esfuerzo, y también su “refugio” cada vez que tiene un respiro para recobrar las energías. Gran merecedor del reconocimiento como una de las grandes promesas en España, Manuel Blanco, que admite en lanzadigital.com la alegría de sus padres, su mujer y del resto de su familia por el premio, además aplaude el reconocimiento que significa a la “música clásica” en esta tierra de Don Quijote que siempre lleva por bandera.

Pone en pie a los grandes auditorios

La Banda Municipal de Música de Daimiel y el Conservatorio Profesional Marcos Redondo marcaron sus inicios. En la actualidad llena los grandes auditorios como concertista en su tierra y fuera: la presentación de su primer disco aglutinó el pasado mes de marzo a más de 500 personas en Casa Pepe en Carrión de Calatrava y en diciembre puso en pie junto a la Orquesta Barroca de Sevilla al público del Teatro Real durante la entrega de los premios de pintura de BMW.

Con Manuel Blanco, la trompeta simboliza sensibilidad, como reconoció a Lanza en una entrevista, “te empapa, entra por todos tus poros”, quizá por eso lo han comparado con el trompetista francés Maurice André, que fue uno de los grandes concertistas del siglo XX. Su sueño siempre ha sido llegar “a nuevos públicos y a más gente”, en España y en el mundo, y con ‘Fearless’ recién sacado, está más cerca que nunca.

Tras dar el salto internacional en la prestigiosa ARD Music Competititon de Munich, donde fue el segundo trompetista en conseguir el premio y obtuvo la calificación más alta de la historia del certamen, Manuel Blanco hoy además da clases como profesor en la Universidad Alfonso X el Sabio en Madrid, tiene una academia privada, es tutor de la Joven Orquesta Gustav Mahler y en el próximo curso inaugurará cátedra en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, donde será la primera vez que habrá una asignatura dedicada a la trompeta. Entre sus próximas actuaciones destaca el concierto que ofrecerá el próximo domingo en la Sala Filarmónica de Berlín.