El semáforo “foto-rojo” detecta infracciones en el 0,4% de los conductores

Lanza Manzanares
Cámara para el control del tráfico situada en uno de los tramos de la N-430a en Manzanares, frente a la piscina cubierta / Lanza

Cámara para el control del tráfico situada en uno de los tramos de la N-430a en Manzanares, frente a la piscina cubierta / Lanza

El Ayuntamiento de Manzanares planea retirar el sistema de semáforo "foto-rojo" en la N-430a debido a la reducción progresiva de multas entre los conductores y a las obras de la mediana. En los últimos meses han bajado al 0,1%

Los datos registrados en su primer año de funcionamiento por el sistema de semáforo ‘foto-rojo’ instalado frente a la piscina cubierta de Manzanares revelan que solo recibieron sanción el 0,4% de los 550.000 vehículos que transitaron por el mismo en este tramo de la N-430a.

El Ayuntamiento ha confirmado en nota de prensa que además las multas se han reducido progresivamente y en los últimos cinco meses han bajado del 0,1%. Con esta tendencia y con las mejoras de seguridad que aporta la nueva mediana, el Equipo de Gobierno se plantea retirar este sistema cuando cumpla el contrato en julio de 2018.

Desde que se implantó este sistema en octubre del año pasado, un total de 2.257 vehículos se saltaron el semáforo en rojo a más de 50 kilómetros por hora y fueron sancionados con la retirada de cuatro puntos del carné de conducir y 200 euros de multa, la mitad si se paga en los primeros días tras la notificación de la denuncia.

Todas estas infracciones se corresponden con el 0,4% del total de vehículos que pasaron por ese semáforo. Según los datos presentados al último pleno municipal por el concejal de Tráfico y Movilidad, Miguel Ramírez, por esta vía de circunvalación transitan al año más de un millón de vehículos en sus dos sentidos. Un total de 549.297 lo hicieron por los carriles que regula el citado semáforo.

Tráfico detecta una tendencia a “cero” en las infracciones

La evolución de las sanciones ha experimentado una progresiva reducción desde su implantación. Solo en los dos primeros meses se superó el 1%, es decir, que de cada cien vehículos que pasaron por el semáforo, uno se lo saltó en rojo. Noviembre de 2016 fue el mes con más sanciones, 667 (1,16%) de un total de 58.158 vehículos que transitaron por este vial. Contrastan con las 9 (0,02%) infracciones registradas el pasado junio, en el que el sistema contabilizó 48.563 vehículos.

Esa tendencia a cero en las infracciones, unida a las medidas de seguridad adoptadas, como la construcción de la nueva mediana, hacen que el equipo de Gobierno estudie retirar el sistema de ‘foto-rojo’ a finales de julio de 2018, fecha en la que cumple el contrato con la empresa que lo gestiona, según informó Ramírez. “Reiteramos nuestro compromiso de que si, una vez realizadas las obras de la mediana del vial, se mantienen estos buenos datos de comportamiento seguro, sin accidentes y en condiciones de seguridad, estaríamos dispuestos a retirar este dispositivo”, expuso el concejal.

Con las cifras presentadas al pleno, Ramírez consideró que se desmonta “el discurso populista” del afán recaudatorio de la medida “ya que si los conductores respetan la señalización, no se producen sanciones”. En cambio, se ha demostrado que los vehículos reducen su velocidad mayoritariamente (99,6%) y se ha mejorado la seguridad de un tramo que, además de soportar la circulación de más de un millón de vehículos al año, está en una zona muy transitada por centenares de personas.

Debido a esas circunstancias, los informes policiales aconsejaban adoptar medidas tendentes a reducir la velocidad excesiva con la que circulaban todo tipo de vehículos como turismos, motocicletas, furgonetas, vehículos agrícolas y camiones con todo tipo de carga y tonelaje.

Nuevas campañas de control de velocidad

Por otro lado, y después de que en el mes de noviembre no se hayan realizado, la Concejalía de Tráfico y Movilidad anuncia que los próximos días 5 y 13 de diciembre habrá nuevas campañas de control de velocidad con radar móvil dentro de la política de seguridad vial implantada desde esta concejalía, en consonancia con las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico, ante el repunte del número de accidentes a consecuencia de una velocidad excesiva tanto en vías urbanas como interurbanas.

Para el martes 5 de diciembre se han programado controles con radar móvil de 8 a 14 horas en la entrada a Manzanares por la carretera de Alcázar y en el Vial Principal del Polígono, concretamente en la zona del supermercado Aldi. Por la tarde, de 16 a 18 horas, se harán en la Avenida del Parque y Víal Principal del Polígono, en la zona del parque.

A la siguiente semana, el miércoles 13, los controles serán de 8 a 14 horas en la Vía Principal del Polígono (zona de Tosfrit) y en la Avenida de Cristóbal Colón (en las inmediaciones del parque infantil). De 16 a 18 horas serán en la Vía Principal del Polígono, en la zona del Parque. Se recuerda que la velocidad máxima permitida en estas vías urbanas es de 50 km/hora.