Alumnado del instituto Azuer aprende a controlar las plagas de pulgón

Lanza Manzanares
Alumnado del instituto Azuer aprende sobre el control biológico de plagas / Lanza

Alumnado del instituto Azuer aprende sobre el control biológico de plagas / Lanza

El Parque del Polígono sirvió de aula para la clase de biología del profesor José Luis Olmo. Alumnado del instituto Azuer conoció el control biológico de una plaga de pulgón que afecta a algunas plantas

El Parque del Polígono se ha convertido en el aula de una clase de biología en la mañana de este jueves. Un grupo de alumnos y alumnas de primero de la ESO del instituto Azuer aprendieron de primera mano cómo se lleva a cabo el control biológico de una plaga de pulgón.

Recientemente han detectado que hay una afección de pulgones en el recinto. Para combatirla, el Ayuntamiento ha recurrido a un método que se utiliza en el Parque del Polígono por primera vez: el control biológico de plagas. “Gracias a él vamos a reducir el nivel de la plaga, que no es demasiado elevado pero sí puede empezar a causar daño.

Es el momento de actuar porque si bajamos mucho los niveles, las afecciones serán muchísimo menores”, comentó Manuel Muñoz, encargado del área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Manzanares. De esta forma, no es necesario utilizar productos químicos, por lo que no se contamina el medio, y se evitan las afecciones de los usuarios del parque, así como que se produzcan resistencias en las plagas.

“Lo que pretendemos es que las poblaciones se regulen ellas solas. Y alterar lo más mínimo el ecosistema del Parque del Polígono para que las poblaciones de insectos que viven aquí se controlen de forma natural y no afecten a otras especies ornamentales”, añadió la asesora en gestión integrada de plagas Paula Artime.

Las dos especies utilizadas para combatir la plaga de pulgones fueron la Adalia bipunctata y la Aphidius colemani. La primera, conocida popularmente como marquita, es un depredador que se alimenta del pulgón. La segunda, por su parte, es un parásito que introduce sus huevos dentro del pulgón y cuando éstos eclosionan, las larvas se alimentan del pulgón.

Una de las cuestiones que hay que tener en cuenta es que “no porque haya pulgones existe una plaga de pulgón, “es el principal cambio de mentalidad que la sociedad debe realizar para llegar a entender el control biológico de plagas”, tal y como apuntó Artime. “Para que el pulgón sea plaga tiene que llegar a unos niveles de población que resulten molestos para las personas o que afecten a las plantas”.

Clase de Biología al aire libre

Por eso, aprovechando que el Área de Parques y Jardines lleva a cabao el control biológico de plagas, el alumnado del Azuer acudió al parque para entender este método de primera mano. Una clase de biología en un entorno natural que no sólo fue teórica, sino que los jóvenes también tuvieron la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos colaborando en las labores del control biológico de plagas.

“Salir fuera de las aulas para verlo en directo es lo ideal y les ayudará a entender perfectamente cómo funciona”, indicó el profesor José Luis Olmo. Los alumnos también se mostraron muy contentos con la actividad, sobre todo “porque no es lo mismo ver un vídeo sobre este tema que vivir la experiencia por nosotros mismos”.