El Ayuntamiento dejará de contribuir al mantenimiento del convento si las monjas se van

Noemí Velasco Manzanares
Entrada del convento de las monjas de clausura de Manzanares / N. V.

Entrada del convento de las monjas de clausura de Manzanares / N. V.

El pueblo de Manzanares empieza a asimilar el cierre del convento de las Concepcionistas Franciscanas Descalzas de Manzanares tras conocer la marcha de las monjas de clausura prevista para el próximo 17 de junio. El alcalde de la ciudad, Julián Nieva, reconoce que “la noticia es malísima” y confirma las dudas sobre la conservación del patrimonio que tanto preocupan a la población

Cuatro años solas en el convento de las Concepcionistas Franciscanas Descalzas de Manzanares, con más de cuatro siglos de historia. La falta de vocaciones entre las españolas está sin duda detrás del cierre del monasterio, en el que todavía viven tres monjas procedentes de la India, con alrededor de 40 años y que llevan media vida en Manzanares. El cerrojado está previsto para el próximo 17 de junio.

El cierre de conventos es una realidad que afecta a todas las ordenes por igual de España, con comunidades reducidas a mínimos por el envejecimiento de muchas. Dentro de la Orden de la Inmaculada Concepción de Santa Beatriz de Silva se considera comunidad religiosa a partir de ocho monjas, por lo que hace mucho que este convento dejó de tenerla.

Según ha podido conocer lanzadigital.com, las tres monjas de clausura de Manzanares acabarán en el monasterio madrileño de la calle Blasco de Garay, si en los próximos quince días no existe un “milagro” que asegure la vinculación con Manzanares. La Mesa Pro Convento y el Ayuntamiento echarán los restos, pero aquí lo que hace falta son religiosas.

Nieva: “sí no hay monjas, no hay edificio”

A la espera de la confirmación oficial del cierre del convento, Julián Nieva, admite que “la noticia es malísima” y que “el pueblo se niega a aceptar que las monas se marchen”, debido a los cuatro siglos de historia que tiene el convento y al “afecto” generado entre las religiosas y los vecinos. “Existe un sentimiento mayoritario en contra de que el convento cierre”, apostilla.

Por ese motivo, el alcalde trasladará en los próximos días a todos los órganos responsables, incluido el Obispado de Ciudad Real, las más de 5.000 firmas recogidas a pie de calle por la Mesa Pro Convento para evitar el cierre. Nieva señala que “este mismo lunes” se pondrá a trabajar en su papel de interlocutor para “retomar una opción a futuro que permita que las monjas permanezcan en la ciudad”.

El Ayuntamiento de Manzanares ha colaborado durante años en el mantenimiento del edificio y en este sentido el alcalde es tajante: “si no hay monjas, no hay edificio”. Julián Nieva destaca que “si las monjas están en el convento, el Ayuntamiento seguirá colaborando en el mantenimiento del edificio, pero si las monjas se van, los responsables de este patrimonio se tendrán que ocupar”.

Así pues, cabe destacar que el edificio tiene varios claustros, patios, iglesia y estancias muy amplias, que llegan a ocupar casi una manzana en el centro de Manzanares. El convento de las Concepcionistas Franciscanas Descalzas es un edificio catalogado, que según destaca el alcalde, “tiene un valor patrimonial importante” que hay que conservar.

La Diócesis de Ciudad Real lamenta el cierre

Lazo por la continuidad del convento en una fachada de Manzanares / N. V.

Lazo por la continuidad del convento en una fachada de Manzanares / N. V.

Por su parte, la Diócesis de Ciudad Real ha expresado su “tristeza” ante el cierre del convento por la caída del número de vocaciones. El responsable de comunicación, Miguel Ángel Jiménez, afirma que “si la congregación ha tomado esta decisión es porque ya ha agotado todas las fórmulas”.

El cierre de conventos no contribuye a generar interés por la vida contemplativa, aunque Miguel Ángel Jiménez expresa que “a veces la historia nos sorprende” y dice que “la tendencia puede cambiar”. Lo cierto es que no salen ni nuevas monjas, ni tampoco sacerdotes.

De momento no hay ningún cierre previsto en los próximos meses, aunque bajo mínimos también está el convento de las Dominicas de Almagro con cuatro religiosas y las Clarisas de Villarrubia de los Ojos con cinco.