Docentes de Manzanares aprenden a educar para la igualdad

Noemí Velasco Manzanares
Julián Nieva y Francisco Navarro, junto a Virtudes Pardillo y Beatriz Labián, en la inauguración de las jornadas de educación para la igualdad / N. V.

Julián Nieva y Francisco Navarro, junto a Virtudes Pardillo y Beatriz Labián, en la inauguración de las jornadas de educación para la igualdad / N. V.

Cincuenta docentes y estudiantes de magisterio participan esta semana en las jornadas de educación para la igualdad promovidas por el Ayuntamiento de Manzanares y el Centro Regional de Formación del Profesorado. Nieva ha destacado su compromiso en participar en la "revolución" que protagoniza la mujer en todos los ámbitos de la vida y promover iniciativas en el ámbito de la educación como "arma más potente para cambiar el mundo"

La igualdad exige de la implicación de toda la sociedad y en ese camino la educación es una herramienta imprescindible para la transformación de las estructuras patriarcales. El Centro de la Mujer de Manzanares acoge esta semana unas jornadas de educación para la igualdad dirigidas a docentes que pretenden avanzar en esta línea desde las aulas.

Cincuenta personas, 35 docentes y 15 estudiantes, han empezado este miércoles el curso para adquirir “herramientas conceptuales y prácticas” que permitan aplicar una perspectiva de género con el alumnado. La consultora Ana Fernández ha aclarado que “el primer paso es comprender el género como constructo”, que no hay leyes naturales que determinen donde tiene que estar cada persona.

El Ayuntamiento se implica en la formación del profesorado

El alcalde de Manzanares, Julián Nieva, acompañado del director provincial de educación, Francisco Navarro, ha destacado la intención del Equipo de Gobierno de participar en la “revolución” que protagoniza en la actualidad la mujer en todos los ámbitos de la vida y promover iniciativas dentro del terreno de la educación como “arma más potente para cambiar el mundo”.

Sin limitaciones de competencias, el primer edil ha puesto en valor la coordinación entre administraciones para conseguir una “igualdad efectiva”, a través de este curso impulsado por el Ayuntamiento en colaboración con el Centro Regional de Formación del Profesorado. La Concejalía de Políticas de Igualdad, coordinada por Beatriz Labián, pretende continuar esta línea de trabajo y ha dejado caer la posibilidad de repetir las jornadas similares dado su éxito.

Encantado de colaborar con las entidades locales, ya que “una administración responsable es la que se preocupa por los ciudadanos”, Francisco Navarro ha resaltado la “preocupación constante” de la Consejería de Educación por la formación del profesorado y por conseguir una igualdad eficaz en las aulas.

Después de años en los que la formación del profesorado “estuvo prácticamente ausente”, el director provincial de Educación ha adelantado que habrá más jornadas presenciales como las que tienen lugar esta semana en Manzanares, en respuesta a las demandas. Incluso, además de aumentar la cantidad de seminarios, la intención es promover la formación en los mismos centros educativos.

Contenidos adaptados a los tiempos y un lenguaje inclusivo

Cincuenta profesores y estudiantes de magisterio aprenden perspectiva de género para aplicar en las aulas / N. V.

Cincuenta profesores y estudiantes de magisterio aprenden perspectiva de género para aplicar en las aulas / N. V.

Desde el compromiso con la promoción de la igualdad en las aulas, la directora del Centro Regional de Formación al Profesorado ha insistido en la importancia de que los docentes se formen en temas de género e identidad, para dejar atrás los “sesgos” de género que adquiere el alumnado desde edades tempranas. El objetivo es “atajar” estructuras sociales y que las personas desde la infancia construyan sus propios roles.

La escuela y la familia como agentes principales de sociabilización pueden conseguir que la sociedad “cambie” y “progrese”, y además es necesario que se adapten a los nuevos tiempos, donde según ha destacado Ana Fernández, “la identidad de género es abierta”.

La jornada ha partido de un conocimiento profundo de las teorías del género y los aportes feministas para el aula, y a partir de ahí los participantes han interiorizado contenidos de una forma vivencial y experiencial. En todo este cambio la actitud es fundamental, pero también el lenguaje, porque “visibiliza a todas las personas y marca nuestro pensamiento”.