El Ayuntamiento de Manzanares convocará “al menos” 3 plazas de policía local en 2018

Noemí Velasco Manzanares
Miguel Ramírez ha desgranado la Memoria de la Policía Local de Manzanares 2017 / N. V.

Miguel Ramírez ha desgranado la Memoria de la Policía Local de Manzanares 2017 / N. V.

La Memoria de la Policía Local 2017 de Manzanares refleja los efectos positivos del aumento del equipamiento tecnológico en la jefatura con un mayor cumplimiento de la normativa de circulación. Las denuncias de tráfico y el número de accidentes disminuyeron el año pasado, aunque aumentaron los atropellos y las sanciones por botellón. De cara al final del mandato, el Equipo de Gobierno de Julián Nieva tiene el punto de mira en la ampliación de la plantilla y en la incorporación de un sistema de videovigilancia centralizado

El Ayuntamiento de Manzanares convocará “al menos tres plazas” de policía local en lo que queda de año y proseguirá con la ampliación de plantilla el próximo año con el fin de llegar a los treinta y un agentes. Así lo ha asegurado el concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Ramírez, durante la presentación de la memoria de actuaciones de la jefatura en 2017.

Las restricciones impuestas por el Gobierno de España para la contratación de personal en las Administraciones locales ha sido un lastre en los últimos años, al que se puede sumar el decreto previsto para jubilaciones anticipadas entre la Policía Local. El 46% por ciento de la plantilla tiene más de 51 años y al menos 5 agentes podrían acogerse.

Miguel Ramírez ha confirmado que “en la mayor parte de 2017” la plantilla de Manzanares ha tenido cubiertas las 28 plazas, pero en las próximas semanas el Ayuntamiento convocará a la mesa de contratación para cubrir vacantes. El objetivo del Equipo de Gobierno es llegar a tener 31 agentes en 2019 a través de diferentes convocatorias de empleo.

Más de 900 intervenciones

En cuanto a los datos de memoria, la Policía Local de Manzanares cerró el año con datos positivos en seguridad ciudadana y en modernización de sistemas técnicos. El número de accidentes y de denuncias de tráfico disminuyó, mientras que los datos de delincuencia fueron en general bajos. La nota negativa la marca el incremento de atropellos y los problemas con el botellón.

El concejal ha señalado que la Policía Local de Manzanares participó el año pasado en 913 intervenciones: 354 relacionadas con la seguridad ciudadana, 155 de tráfico y el resto en colaboración con otras áreas del ayuntamiento y diferentes administraciones. Entre ellas, destaca la intervención de agentes de Manzanares en dos operaciones relacionadas con la delincuencia organizada y el control de drogas.

Asimismo, los agentes realizaron 4 detenciones y tuvieron que acudir a 53 comparecencias judiciales, la mayoría en los juzgados de Ciudad Real. También gestionaron 27 órdenes de alejamiento, el 90 por ciento por violencia de género, y tramitaron 32 licencias de armas de categorías A y B.

Pocos infractores en las campañas de la DGT

En colaboración con la DGT, los datos obtenidos en las diferentes campañas de tráfico reflejaron un alto cumplimiento de las normas de circulación. Los agentes realizaron controles por el uso del cinturón de seguridad a 709 vehículos, y solo detectaron a 34 conductores y 6 pasajeros sin él.

Entre los más de 100 vehículos inspeccionados, solo dos menores carecían de sistema de retención infantil. Además, sólo un conductor dio positivo en alcoholemia entre los 113 controles realizados.

La incorporación del dispositivo ‘Mcam’, que incluye un lector de matrículas, también permitió tramitar 106 denuncias por falta de ITV (Inspección Ténica de Vehículos), a diferencia de las 34 del año anterior, y detectar 34 vehículos abandonados.

El radar móvil caza a un vehículo a 119 km/h en una calle limitada a 50 km/h

Un técnico desinstala el semáforo foto-rojo en Manzanares / Lanza

Un técnico desinstala el semáforo foto-rojo en Manzanares / Lanza

Las denuncias por superar el límite de velocidad y por estacionar en Zona Azul vuelven a destacar en la memoria. Los vecinos fueron más cuidadosos al aparcar en la zona de estacionamiento regulado. En total hubo 1.540 denuncias, frente a las 1.929 del año anterior. Las denuncias de tráfico también bajaron, hasta 850, frente a las 916 de 2016.

Por otra parte, Miguel Ramírez ha indicado que el Ayuntamiento tramitó 503 sanciones por acceso a la plaza fuera del horario permitido, 869 a través del semáforo foto-rojo y 1.188 por superar la velocidad a través de los controles de radar móvil.

El concejal manzanareño ha considerado que la reducción de las sanciones en el semáforo foto-rojo, desmantelado en los últimos días, “refleja la pacificación del tráfico en el entorno de la piscina cubierta”, razón por la que ha sido retirado.

Sin embargo, los datos reflejan que “muchos conductores mantienen una velocidad excesiva en vías urbanas”. Entre los conductores temerarios cazados por el radar móvil figura la denuncia a un vehículo que iba a 119 kilómetros por hora en una vía limitada a 50 kilómetros por hora, “un delito muy grave” que ha acabado en los juzgados.

Una víctima mortal por atropello

Agridulces son los datos relacionados con el número de accidentes, porque “disminuyen casi un 25 por ciento” en un año, pero aumenta el número de atropellos. La cantidad de accidentes ha bajado a la mitad desde 2012.

Si en 2016 el número de atropellos fue 5, este último año han sido 17. Todos tuvieron heridos y en uno hubo que lamentar una víctima mortal. El concejal ha indicado que “la velocidad inadecuada y la falta de visibilidad por circunstancias medioambientales” están detrás de la mayoría de los atropellos.

Solo hay un “punto negro”, en la confluencia de las calles Virgen de la Paz y Carrilejos, que cuentan con espejos y señales verticales, pero el sol dificulta la visibilidad a ciertas horas del día en las calles Virgen de la Paz, San Marcos, Pérez Galdós y Padres Capuchinos.

Chalecos antibala, un todoterreno y dispositivos móviles

Julián Nieva y Miguel Ramírez con el jefe de la Policía Local, Santos Ruiz Cantón, y otros agentes / Lanza

Julián Nieva y Miguel Ramírez con el jefe de la Policía Local, Santos Ruiz Cantón, y otros agentes / Lanza

En cuanto a los recursos, Miguel Ramírez ha destacado el esfuerzo asumido en los últimos años por el Ayuntamiento para la “modernización tecnológica y organizativa” de la Policía Local de Manzanares. Así pues, el año pasado adquirieron chalecos antibala y antipunción de última generación y también un vehículo todoterreno.

A nivel tecnológico, la Policía Local también incorporó cinco smartphone y dos tabletas, a través de los que se gestiona el sistema de alertas del pequeño comercio, entre otras cuestiones.

En cuanto a la formación, los agentes participaron en 27 acciones formativas, relacionadas con la administración, las reformas legislativas y temas como el terrorismo yihadista. Además, los agentes desarrollaron campañas de sensibilización ciudadana como las Jornadas de Educación Vial en los colegios, que tienen un gran éxito.

Objetivo para 2018: mejorar la videovigilancia

Aparte de la ampliación de la plantilla, el Equipo de Gobierno pretende mejorar los equipamientos técnicos este 2018 con la incorporación de un “sistema de videovigilancia centralizado”, que sumará más cámaras, sobre todo en el polígono industrial, y posiblemente un dron.

La Policía Local también tiene el punto de mira puesto en la reducción de las actividades incívicas en algunas zonas, como el botellón. Miguel Ramírez ha indicado que en 2017 hubo 67 sanciones por “botellón incívico” en la localidad y que los controles han aumentado este año.

Problemas con el botellón en el Calicanto

Aparte de los problemas con las personas que beben en el entorno del Gran Teatro, el edil ha reconocido que durante este verano ha habido conflictos en la zona del Calicanto. En concreto ha habido varios intentos de asalto en viviendas, vandalismo contra el mobiliario urbano y dos incendios de rastrojo.

Dado que el botellón, según la ordenanza municipal, no está permitido en áreas residenciales, ni en zonas de paso de menores, la Policía Local ha desarrollado este mes de agosto varias campañas con ciertos resultados, aunque el edil ha considerado que hay que dar una respuesta integral a este problema.

“El objetivo es reducir el impacto del botellón en la población, los problemas con la suciedad, los conflictos con el vecindario, el consumo de alcohol por menores, el trapicheo de drogas y la conducción temeraria”, ha señalado Miguel Ramírez.

Para terminar, el concejal ha destacado que las inversiones realizadas por el Ayuntamiento pretenden contribuir a que Manzanares sea “una ciudad segura, cultural, de ocio y convivencia, donde los ciudadanos lleven una vida digna y segura”, por lo que también ha apelado al cumplimiento de las normas y al civismo.