El crucero del instituto Modesto Navarro se pospone in extremis al 1 de mayo

Aurelio Maroto La Solana
Reunión de padres y alumnos en el instituto Modesto Navarro de La Solana / Lanza

Reunión de padres y alumnos en el instituto Modesto Navarro de La Solana / Lanza

El instituto Modesto Navarro convocó de urgencia a los padres de los alumnos y el resultado fue abrumador: 50 de las 53 personas votaron por posponer el crucero al 1 de mayo

El instituto Modesto Navarro de La Solana aplaza el crucero de sus alumnos de primero de Bachillerato hasta el próximo 1 de mayo. La salida inicial, prevista para la madrugada de este jueves, ha quedado suspendida, in extremis, ante el avance del coronavirus y las últimas medidas anunciadas. Aunque la semana pasada los padres decidieron seguir adelante, los acontecimientos se han precipitado en las últimas horas y la mañana del martes todo se enredó.

“Ha sido una mañana trepidante porque la situación era muy cambiante, con muchas preguntas sin respuestas”, ha declarado a Radio Horizonte el director, Francisco Ruíz Flores. “Los padres tenían que ser partícipes de la decisión final y teníamos el hándicap del tiempo porque los alumnos tenían las maletas prácticamente preparadas”.

La naviera dio la opción de suspender el crucero, pero solo devolver una parte del importe

Durante horas, se buscó una solución alternativa que fuera óptima. La suspensión no era posible. “La naviera nos comunicó que Italia no había cerrado sus puertos, de modo que el barco zarparía de Barcelona”, impidiendo la cancelación al ser una decisión unilateral. Las gestiones se multiplicaron y el centro logró un aplazamiento, que era el escenario deseado. La agencia propuso dos fechas, el 17 de abril o el 1 de mayo. También propuso una tercera opción, suspender el crucero y devolver una parte del importe, apenas 161 euros por alumno, muy lejos del coste total.

Ante ese panorama, el instituto convocó de urgencia a los padres a una reunión vespertina en el salón de actos. Allí, Francisco Ruíz Flores volvió a explicar la situación, enumerando todos los pasos. Finalmente, propuso una votación secreta entre las tres opciones posibles. “Quería que votaran con libertad para no verse presionados o señalados”, dijo. El resultado fue abrumador a favor de posponer el crucero al 1 de mayo, con 50 de los 53 votos emitidos. Dos votos preferían la fecha del 17 de abril, que quedó descartada, y un voto apostó por la devolución de los 161 euros.

El director admite que han sido días duros, marcados por la incertidumbre y amplificados por determinadas presiones. “Me consta que alguien puede habernos tachado de temerarios”, admite, pero considera que la clave ha sido mantener la calma, “no nos hemos dejado llevar por histerias y creemos que ahí está el secreto de haber gestionado el tema de forma satisfactoria”. La otra clave, en su opinión, ha sido mantener una comunicación constante y fluida con las familias. “Hemos informando de cada paso en tiempo real”.