Empiezan a declarar los 13 detenidos tras el incendio de una nave en Manzanares

Noemí Velasco Manzanares
Uno de los trece detenidos por el incendio en Manzanares al salir del Juzgado de Manzanares tras prestar declaración / Noemí Velasco

Uno de los trece detenidos por el incendio en Manzanares al salir del Juzgado de Manzanares tras prestar declaración / Noemí Velasco

Los detenidos por el incendio en una nave del polígono industrial de Manzanares que aparentamente estaba abandonada han pasado a disposición judicial y prestarán declaración a lo largo del día. Lanza ha conocido que la nave estaba alquilada y que existe una solicitud de licencia de actividad registrada en el Ayuntamiento para la puesta en marcha de una empresa de almacenamiento y clasificación de ropa usada. La nave acumula un buen historial de infortunios, ya que en 2004 Seprona descubrió un depósito clandestino de residuos peligrosos

Los trece detenidos por el incendio desatado el pasado sábado en una nave del polígono industrial de Manzanares han pasado a disposición judicial y están prestando declaración desde esta mañana en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Manzanares, según han confirmado a Lanzadigital.com fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Custodiados por un gran número de efectivos de la Guardia Civil, los detenidos han llegado a las once de la mañana en un autobús a los Juzgados de Manzanares. A las tres de la tarde ya habían pasado a declarar tres personas, por lo que el procedimiento seguirá durante gran parte de la tarde.

Los detenidos, interceptados por la Guardia Civil cuando huían del incendio y que podrían ser de Europa del Este, han pasado las últimas noches en la cárcel de Herrera de La Mancha, ya que el cuartel de Manzanares no dispone de instalaciones apropiadas. En un principio, alegaron desconocer el idioma para así no responder a las preguntas de los agentes.

Poco más ha trascendido de la declaración dado que la jueza responsable del caso decretó el secreto de sumario en la tarde del mismo sábado, como ya adelantó este medio. Así pues, se desconocen las causas del incendio y los delitos que se les imputan. La Guardia Civil y la Inspección de Trabajo han abierto investigaciones.

El Ayuntamiento registró una solicitud de licencia de actividad

La nave aparentemente no tenía actividad. Sin embargo, fuentes próximas a la investigación señalaron este domingo a Lanza que los ocupantes podrían ser obreros de un taller textil ilegal, que trabajaban y podrían en la misma fábrica.

Asimismo, el concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Ramírez, ha confirmado este lunes que hace aproximadamente un mes se registró en el Ayuntamiento una solicitud de licencia de actividad para el almacenamiento y la clasificación de ropa usada. Esta solicitud estaba pendiente de resolución y los servicios técnicos municipales tenían previsto estudiar la documentación presentada y realizar una visita a las instalaciones.

En cambio, el secreto de sumario decretado por la jueza lleva a pensar que la actividad que había en esa nave no tenía nada que ver con la puesta en marcha de una empresa de clasificación de ropa, ya que “no conlleva ningún tipo de peligrosidad”.

La nave estaba alquilada

La nave refleja las huellas del incendio / N. V.

La nave refleja las huellas del incendio / N. V.

Asimismo, este diario ha contactado con el propietario de la nave y ha podido saber que estaba alquilada. El incendio le pilló en el extranjero y ha acudido este lunes con gran disgusto e indignación a Manzanares a ver qué había pasado. Posee cuatro naves en total, tres están alquiladas y una está pendiente de poner en marcha una empresa logística.

Lo cierto es que esta nave acumula un buen historial de infortunios, ya que en 2004 el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), descubrió un depósito clandestino de residuos peligrosos en la antigua fábrica de colchones.

En la nave había ocultas 6 toneladas de residuos tóxicos, según informó la Subdelegación del Gobierno en aquel momento. Enterrados bajo maquinaria industrial, los residuos eran producto del proceso de transformación y elaboración del poliuretano que fabricaba la empresa Fepocam.

Aunque finalmente la empresa esquivó el “delito ecológico”, el tema suscitó el interés de organizaciones como Ecologistas en Acción y llegó varias veces al pleno del Ayuntamiento de Manzanares, como atestiguan los diarios de la época. Desde el cierre de esta empresa, las naves no han tenido actividad.

Conmoción entre los trabajadores de la zona

El incendio pilló de susto a los trabajadores de la zona, sobre todo a los de la ITV, que colinda con la nave: tres inspectores, una administrativa y el encargado. Testigos presenciales han confirmado a Lanza que “primero empezó a salir humo de la nave”, luego escucharon “una explosión considerable” y después observaron como más de una decena de personas corría por el recinto vallado de una nave contigua y salían huyendo.

La Guardia Civil acordonó toda la zona y los trabajadores de las empresas aledañas tuvieron que abandonar el lugar, aunque no había mucha actividad, ya que Manzanares celebraba las fiestas patronales. La ITV por ejemplo no ha podido retomar su actividad hasta el lunes.

A pesar de los rumores surgidos en las últimas horas, los trabajadores del polígono desconocían que hubiera actividad en esta nave abandonada hace años e incluso han comentado que los ocupantes podrían incluso haber entrado en la misma noche del viernes.

Al ver la densa humareda negra, lo primero que pensaron fue en los residuos tóxicos encontrados hace años en el suelo de esas naves. Todavía este lunes sale algo de humo del tejado de la nave, deformado por las llamas.

Tres heridos graves

Tejado calcinado tras el incendio / N. V.

Tejado calcinado tras el incendio / N. V.

El incendio se saldó con tres heridos graves, que fueron trasladados a la Unidad de Grandes Quemados del Hospital Universitario de Getafe, y tres heridos leves, que acabaron en el Hospital de Alcázar de San Juan. Los seis pasaron primero por el Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares.

El aviso del incendio se produjo sobre las 9.17 horas del pasado sábado y hasta el edificio acudieron los bomberos de los parques de Manzanares, Valdepeñas, Alcázar de San Juan, Tomelloso y de Incendios Forestales además de patrullas de Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil de Manzanares y Valdepeñas tres ambulancias de soporte vital, una UVI móvil y un helicóptero medicalizado, según informaron fuentes del 112.