La creación de un “Museo de la Ciencia” para Manzanares, un apuesta que nace con gran ilusión y sería única en la provincia

Julián Gómez-Cambronero* Manzanares
Infografía de como sería el exterior del museo combinando un edifico clasico con elementos modernos

Infografía de como sería el exterior del museo combinando un edifico clasico con elementos modernos

Propuestas como esta no salen muy a menudo y es realmente innovativa. Sería, si se realizara, única en todo Ciudad Real, tan solo hay otro Museo de la Ciencia en CLM (Cuenca) y muy pocos en España. Recoge toda la experiencia del Dr. Julián Gómez-Cambronero como científico y educador, quien ha visto muchos museos en EEUU y Europa, además de haber realizado para Manzanares con éxito otro hito educativo y de turismo único: el Paseo del Sistema Solar.

LA PROPUESTA. Tras el éxito del Paseo del Sistema Solar del Polígono (PDSS) de Manzanares, pionero y único en su clase en CLM, que propuse en 2009 y se realizó en 2010, ahora lanzo una nueva propuesta para Manzanares: Propongo la creación del Museo de la Ciencia de Manzanares (en siglas: M•100•cia•M), cuya misión es educativa y de atraer a visitantes a Manzanares.

El Museo de la Ciencia sería único en Ciudad Real. El Proyecto (30 páginas) contiene los objetivos del Museo, la visión global y los detalles descriptivos de todos los elementos, de su fabricación o adquisición, planos, croquis, fotos, infografías y esquemas base. Se detallan a continuación algunos elementos de dicho Proyecto.

LOS OBJETIVOS. Son los de informar, educar, inspirar el respeto y admiración por la madre naturaleza y mostrar elementos interactivos sobre la ciencia básica (biología, geología, astronomía, química, física y matemáticas), sobre la tecnología cotidiana (ordenadores, smartphones) y la del futuro próximo (robótica, inteligencia artificial). El Museo es interactivo y su oferta, dinámica y cambiante. Va dirigido a estudiantes de Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato, así como a familias y público en general. También tiene una componente de atraer a empresas con productos y servicios en la esfera de la Ciencia y la Tecnología.

MUSEO PIONERO EN LA PROVINCIA. Este museo sería único en Ciudad Real. Cuatro características únicas, entre la gran y variada oferta del M•100•cia•M (que se explica más adelante) son: Un modelo a escala del cuerpo humano, específicamente modelos gigantes de los sistemas respiratorio y circulatorio en los que el visitante puede “meterse dentro”. Un observatorio astronómico con telescopio de ocho pulgadas Celestrón y telescopio solar coronado; también: placas solares para alimentación eléctrica del propio museo. Laboratorio de biología, química y física para prácticas de alumnos de ESO y proyectos de investigación. Modelos a escala de moléculas y células que se pueden montar y desmontar. Un jardín cubierto con plantas tropicales enun entorno de “cuatro estaciones” con mucha luz natural.

EL LOGO DEL MUSEO. EL logo distintivo del museo que sugiero se muestra en esta imagen. Un objetivo principal que se cumpliría con el M•100•cia•M es contribuir al conocimiento y curiosidad por la naturaleza y respetar sus recursos. Incrementar el interés por la exploración del microcosmos y el macrocosmos. Un Museo de Ciencias complementa lo aprendido en los centros escolares. Ofrece oportunidad para la investigación (parte del motor económico de un país) y ayuda a dirimir racionalmente cuestiones éticas y situaciones que afectan a nuestra vidas que presuponen un conocimiento científico de rigor.

LOGO del Museo de la Ciencia de Manzanares

LOGO del Museo de la Ciencia de Manzanares

LOCAL. El local que propongo para el M•100•cia•M ocuparía 3.000 m2 (Fábrica de Harinas, edificio emblemático de Manzanares, hoy por hoy desocupado), en tres plantas. El nuevo complejo mezclaría de una manera armoniosa el clásico de la fachada de ladrillo rojo y los nuevos elementos modernos de cristal y acero. Ejemplo de esto último es el gran atrio de entrada, de estructura cilíndrica, de 9 metros de altura, con grandes ventanales para iluminación natural. En la construcción primarían los espacios diáfanos, abiertos y consecutivos y de fácil acceso. Habría una gran sala inicial albergando el modelo del sistema respiratorio y circulatorio “inmersivo”; diferentes salas con elementos “interactivos” y “estáticos”, con vitrinas y paneles de exposición; un laboratorio común de biología, física y química para practicas, un aula para seminarios y fuera, el observatorio astronómico y el jardín tropical cubierto. También, una tienda para souvenirs; aseos; y aparcamiento para coches.

FINANCIACIÓN. Una obra de esta envergadura requiere que haya una co-participación público-privada (Ayuntamiento, Junta y fondos de la UE) y empresas y compañías técnicas, sociedades y asociaciones privadas y públicas). La financiación se complementaría con contribuciones privadas de stands con aplicaciones técnicas (AECC-Medicina, BQ-robótica; paneles solares, empresas viti-vinícolas, etc); fondos de la UE; precio de admisión y cuota anual de “los Amigos del Museo”, a quienes se les entregaría la revista del Museo. Donaciones privadas y de Sociedades y crear una Fundación del Museo con su patronos.

DIRECTOR Y EQUIPO ASESOR. El Museo de la Ciencia de Manzanares “M•100•cia•M”, tendría en su organigrama a un Director (el autor del presente Proyecto, se propone como “Director Fundador” e impulsor inicial del funcionamiento del Museo, con la experiencia de haber diseñado el Paseo del Sistema Solar en Manzanares, y por su trabajo como científico en EE.UU.), un Subdirector de mantenimiento y un Secretario que se reúnen periódicamente con un Equipo Asesor, formado por profesores de ciencias de escuelas e institutos, científicos, médicos, ingenieros, técnicos en imagen y sonido y otros expertos; además de publicista/relaciones públicas y representantes de entidades públicas y privadas que corran a cargo de la financiación. El Director y su Equipo, supervisa y propone las nuevas actividades (para las exhibiciones no permanentes), calendario, publicación de la revista semi-anual M•100•cia•M” Avances” (con artículos científicos y de divulgación y actividades del Museo); marca las pautas para la selección y contrato del personal de plantilla del Museo y delibera sobre la adquisición de nuevos objetos.

DESCRIPCIÓN DE LOS ELEMENTOS DEL MUSEO. Un atrio de entrada muy amplio, de base cilíndrica, de cristal y acero (9 m. dee altura), en el que figure de forma prominente una escultura de la molécula de ADN, realizada por alguno artista local. Suspendidos en el techo habría esferas representando motivos. En el atrio estarían un mostrador con servicio de atención al visitante y las oficinas del Museo.

El autor del Paseo del Sistema Solar (PDSS), Dr. Julián G. Cambronero, científico Manzanareño residente en EE.UU., frente a la obra que diseñó en 2009

El autor del Paseo del Sistema Solar (PDSS), Dr. Julián G. Cambronero, científico Manzanareño residente en EE.UU., frente a la obra que diseñó en 2009

La parte interactiva (pre-adolescentes): demostraciones de la naturaleza y propagación de la luz, electricidad y magnetismo; transmisión del sonido; modelos de criaturas marinas bajo luz ultravioleta; el futuro de la computación, inteligencia artificial, de la robótica y de los nuevos avances tecnológicos (coches sin conductor); paneles solares funcionales.

La sección para los mas pequeños, acotada (160 m2), con juegos, siempre supervisados.

Modelo ‘para meterse dentro’. Un modelo gigante (de materiales plástico y madera lacada) de la nariz, corazón, pulmones y vasos sanguíneos mayores para andar y recorrer los sistemas respiratorio y cardiovascular.

Paneles de 2×1.5 m con pósters a todo color con temas monográficos explicativos, que incluyan pantalla de TV con documentales presentados en bucle continuo. Temas: biografías de científicos; Biología, Química, Física, Astronomía, Matemáticas, Medio Ambiente (Ciudad Real y sus ecosistemas); la conexión arte-ciencia (una oportunidad para la interfase entre luz, ciencia y arte, por artistas locales). También, paneles exhibiendo trabajos de estudiantes de escuelas e institutos sobre temas científicos, seleccionados anualmente.

Un aula de 200 m2, para impartir charlas, invitados: profesores o estudiantes de carrera o investigadores, para presentaciones puntuales de temas de investigación (coordinación con la UCLM); podio, sillas para 80 asistentes, medios audiovisuales.

Un laboratorio de 150 m2, de Biología, Química y Física, equipado, para prácticas de alumnos de la ESO y Bachillerato.

Una biblioteca de 180 m2, con libros y software de Ciencia y Tecnología.

Salas de Vitrinas de madera y cristal, mostrando minerales y fósiles, catalogados; modelos de plástico del átomo, moléculas, la célula, biología (botánica y zoología), astronomía, geología, física y química, y medicina (prevención de cáncer y enfermedades cardiovasculares).

Observatorio astronómico en la azotea, dirigido en colaboración con profesores del IES Sotomayor. Consta de un telescopio de ocho pulgadas “Celestrón” y telescopio solar coronado; computarizados, en una base sólida y cúpula movible. También en la azotea: placas solares para alimentación eléctrica de las salas.

Jardín cubierto (climatizado) con plantas tropicales y mariposas en semi-libertad (techo de red doble) con montera de aluminio y cristal.

Otros: Oficinas del Museo; almacenes; pequeña tienda de souvenirs y máquinas de venta de snacks y bebidas. Servicios de aseo. Fuera, aparcamiento para coches.

CONCLUSIÓN. Dada la importancia de la Ciencia y Tecnología en nuestros días y la necesidad de formación en la temprana edad escolar de los temas que afectan a nuestra sociedad, se hace imprescindible fomentar estas áreas del conocimiento humano. Se trata pues de la creación de un proyecto único en su naturaleza en Ciudad Real. Sería muy importante la participación de la Universidad de Castilla la Mancha, campus en Ciudad Real y sobre todo de su Facultades de Ciencias y de Medicina; el Museo acogería seminarios e investigaciones de sus Profesores, aparte de dar la bienvenida a los que como turistas vinieran a Manzanares a conocer y participar del Museo de la Ciencia.

El autor quiere agradecer y dejar constancia del apoyo de la Revista Siembra de Manzanares y agradecer a su Director, D. Gerardo Álvarez Pueyo la idea de la ubicación del Museo en la Fábrica de Harinas.

*Científico, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y ‘Brage Golding Distinguished Professor of Research’ en Wright State University, Ohio, EE.UU; Premio “Comunicación” Cadena SER 2017

Para más información sobre la investigación del Dr. Julián G. Cambronero sobre inflamación y cáncer puede visitar la página de su laboratorio en http://www.med.wright.edu/bmb/jgc