La Liga de Mujeres Profesionales del Teatro reclama presupuestos paritarios en el 44 FITC Lazarillo

Noemí Velasco Manzanares
Julián Nieva, Jacinta Monroy, Rocío Ballesteros, Cecilia Amores, representantes de la Liga de Mujeres Profesionales del Teatro y autoridades en la apertura del 44 FITC de Manzanares / N. V.

Julián Nieva, Jacinta Monroy, Rocío Ballesteros, Cecilia Amores, representantes de la Liga de Mujeres Profesionales del Teatro y autoridades en la apertura del 44 FITC de Manzanares / N. V.

La Liga de Mujeres Profesionales del Teatro ha reivindicado a las instituciones que los proyectos liderados por mujeres tengan la misma cantidad de recursos que los dirigidos por hombres en la inauguración del 44 FITC Lazarillo. La organización, que ha recibido el Premio Escena, ha defendido cambiar las "reglas del juego"

Las mujeres han protagonizado la inauguración del 44 Festival Internacional de Teatro Contemporáneo Lazarillo. Cecilia Amores, Rocío Ballesteros y la Liga de Mujeres Profesionales del Teatro: una mujer al mando del festival, otra al frente de Lazarillo TCE como colectivo organizador y otras cuantas como protagonistas del Premio Escena de Manzanares. Las reivindicaciones feministas han sonado por todo el mundo en los últimos meses y el festival de Manzanares no podía permanecer ajeno.

Autoridades, amantes de la cultura y amigos de Lazarillo han subido al escenario del Gran Teatro para alzar el telón de este festival que llenará de vida los espacios culturales de Manzanares hasta el domingo 26 de agosto. Más de una quincena de actividades componen una programación innovadora, actual y de gran calidad. La vicepresidenta de la Diputación, Jacinta Monroy, y el alcalde de Manzanares, Julián Nieva, han arropado este domingo al festival.

Cecilio Amores arropa a su hija convertido en “gentleman”

Maestro de ceremonias, el director de teatro y escritor Cecilio Amores ha dirigido la gala como “gentleman”, que ha repartido bombones de almendra y chocolate, que ha animado a pensar, “a pensar diferente como cuando somos niños…, a pensar por qué, de qué, para qué, desde ti, hasta ti, y ante todo pensar en ti, pensar en teatro”.

Sobre el regazo de piezas musicales de los años 20, Cecilio Amores, que no podía faltar en la primera “función” de su hija como presidenta del FITC Lazarillo, ha ofrecido pinceladas de la vida, de la cultura, del amor, matices de teatro “sin remilgos” en patios de igualdad y constancia, con quesito con aceite y vino tinto.

El FITC reivindica la “verdad” del teatro y el papel de la mujer

Al frente por primera vez del FITC Lazarillo, Cecilia Amores ha partido de sus dibujos guiados por el canto coral, de acordes de guitarra y ritmos de batería para hablar de su descubrimiento de la cultura y del teatro, de los diálogos de actrices y de los papeles sobre las tablas, Blancanieves, La Celestina, porque “la vida es un sueño”.

Ante el foco, Cecilia Amores ha reivindicado la “verdad” del teatro, la misma por la que clama la Liga de Mujeres Profesionales del Teatro, esas “trece miradas de mujeres” que “montan y desmontan ideas para generar más oportunidades para ellas y para vosotras”, por un mundo “más lógico, menos impuesto, más libre, que sea lo que le dé la gana de ser”.

En este año donde el movimiento feminista ha sabido hacer historia y colocar en el debate público las barreras que hay que destruir para conseguir una igualdad real, el Premio Escena a la Liga de Mujeres Profesionales del teatro ha demostrado el interés personal de Cecilia Amores por dar un empujón a su defensa de un marco igualitario dentro de las artes escénicas.

La Liga reclama a las instituciones “presupuestos” paritarios

La Liga de Mujeres Profesionales del Teatro tras recibir el Premio Escena de Lazarillo / N. V.

La Liga de Mujeres Profesionales del Teatro tras recibir el Premio Escena de Lazarillo / N. V.

La Liga de Mujeres Profesionales del Teatro lucha “contra la desconfianza instintiva” que existe hacia las producciones de mujeres. “Todas las ideas artistas, tiene mejor recepción en las masas, si hay un par de pelotas de por medio”, ha recordado la dramaturga Pilar G. Almansa. Las palabras son de la escritora Siri Hustvedt.

Sin la mirada de las mujeres no es posible la igualdad y por eso el colectivo ha exigido unas “nuevas reglas del juego”, la creación de “nuevas estructuras y mecanismos” que aseguren el apoyo a las creaciones de autoras y programaciones paritarias.

Con la mirada puesta en las administraciones, Pilar G. Almansa ha destacado que “la cultura es ideas y también presupuestos”, y ha hecho referencia a la medida adoptada por el instituto de cine sueco, que decidió destinar la mitad de las subvenciones a mujeres. “En dos años el cine sueco es paritario”, ha asegurado.

Así pues, la “confianza” no es discurso, sino dinero, que los proyectos liderados por mujeres tengan la misma cantidad de recursos que los liderados por hombres. La cuestión es dar confianza a todas las mujeres del teatro, no sólo actrices, sino gestoras culturales, dramaturgas, técnicas, distribuidoras, escenógrafas, productoras.

Para conseguirlo, la Liga de Mujeres Profesionales del Teatro no reivindica, sino que trabaja, a través de acciones como su manifiesto contra el acoso sexual en las artes escénicas o el programa de mentorías para las mujeres que acaban de entrar en el sector.

Rocío Ballesteros reivindica el papel más social del teatro

“Vivimos en un mundo difícil”, en el que un trozo de papel “te puede salvar la vida o quitarla”, porque “somos un puñado de etiquetas”. La presidenta de Lazarillo TCE, Rocío Ballesteros, ha reivindicado el teatro social, el que quiere cambiar el mundo, el que “nos hace más libres”.

Tras parafrasear a Federico García Lorca, porque “el teatro que no recoge el latido social no tiene derecho a llamarse teatro”, Rocío Ballesteros ha confesado que “ojalá no tuviéramos que hablar de desigualdades, ojalá no hubiera fronteras”. Ojalá que la sociedad estuviera “libre de rabia, de miedos”.

Para eso está el teatro, para “decirnos a verdad”, y a él se aferran “los que queremos cambiar el mundo”, ha confesado el timón de este barco con cuarenta y cuatro años de historia. “No hay nada mejor que verte en plazas, auditorios… porque has crecido por y para nosotros”, para imaginar “un mundo mejor”.

En la inauguración han estado representantes de todos los grupos municipales del Ayuntamiento y también ha habido aplausos y “microreconocimientos” para la anterior directora del FITC Lazarillo, Miriam Rodríguez, y para el diseñador del cartel de la cuarenta y cuatro edición, Reyes Fernández.