Manzanares avanza en accesibilidad, pero queda trabajo

Noemí Velasco Manzanares
El

El "modelo de ciudad" del Ayuntamiento de Manzanares

Calle del Carmen en Manzanares, con una única plataforma, sin desniveles, ni barreras arquitectónicas / N. V.

La concejala de Urbanismo de Manzanares, Isabel Díaz-Benito, analiza los logros conseguidos en materia de accesibilidad en la ciudad y las barreras que aún persisten con motivo de la finalización del plazo dado a las Administraciones para garantizar la igualdad "universal" en el acceso a espacios y edificios públicos

El plazo para garantizar la accesibilidad universal en espacios y edificios públicos de acuerdo a la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social acabó el pasado 4 de diciembre. Manzanares, como el resto de poblaciones, no ha cumplido los objetivos, pero sí ha avanzado mucho en accesibilidad en los últimos años.

La concejala de Obras y Urbanismo de Manzanares, Isabel Díaz-Benito, analiza los logros conseguidos en materia de accesibilidad en los últimos años y las barreras que aún tienen que superar los vecinos del municipio, cuando ni la ley concreta los mínimos en edificios públicos, transporte o servicios.

El proyecto “estrella” del Equipo de Gobierno de Julián Nieva está muy relacionado con la accesibilidad. Díaz-Benito señala que “el plan de semipeatonalización del centro histórico ha llegado a 18.000 metros cuadrados en dos años y ha supuesto uno de los mayores cambios morfológicos que ha tenido la ciudad en su historia”.

Vías de una sola plataforma, con aceras de un metro y medio, sin barreras arquitectónicas y sin desniveles forman parte del “modelo de ciudad” del Ayuntamiento de Manzanares, que ha extendido en algunas tan transitadas como la calle Virgen del Carmen, Doctor Fleming o en la plaza de San Antón.

Rebajes, baldosas con botones y aceras más amplias

En el resto de la ciudad, Isabel Díaz-Benito asegura que “los rebajes en los pasos de cebra” y las baldosas con filas y botones para discapacitados físicos e invidentes están generalizadas “casi al 100 por cien”. Asimismo, la edil añade que el Ayuntamiento ha realizado intervenciones en algunos que, aunque cumplen la normativa, cuentan con desniveles excesivos.

Pero todo no son diferencias de alturas y, por ejemplo, los postes de acometidas eléctricas y de teléfonos constituyen importantes barreras arquitectónicas. Díaz-Benito afirma que, en los últimos meses, el diálogo del Ayuntamiento con las compañías suministradoras ha permitido retirar 20 históricos postes, como los de la calle Blas Tello.

Además, la Corporación acordó en el último pleno exigir a las compañías suministradoras que, en el caso de que se vean obligadas a poner un poste para sujetar las acometidas por demolición de viviendas, cuando el solar vuelva a tener el adecuado cerramiento, tenga que retirarlo de zonas de paso.

El Ayuntamiento tiene previsto soterrar las acometidas de la plaza del Gran Teatro, un gran avance tanto para los quioscos, como para la gasolinera, que supondrá la eliminación de postes. Además, la Concejalía de Tráfico ha ejecutado algunos cambios en el ordenamiento de la circulación para facilitar la ampliación de aceras, algo que pretenden extender por toda la ciudad.

Edificios que nacieron “accesibles”

La concejala de Manzanares destaca que el Código de Accesibilidad de Castilla-La Mancha, aprobado en 1997, garantizó que todas las ciudades de la región trabajaran en la inclusión social de la discapacidad, y a nivel estatal llevan la delantera.

Así, Isabel Díaz-Benito señala que todos los edificios construidos en los últimos años “nacieron siendo accesibles”, como el centro social del Nuevo Manzanares o la comisaría de la Policía Local. El problema lo constituyen los edificios históricos, donde la edil reconoce que “son muy complicadas las intervenciones y la accesibilidad total”.

Uno de los casos es el Ayuntamiento, donde existe un “salvaescaleras” que la concejala admite que es “incómodo”, aunque dice que la Casa Josito, que albergará en un futuro instalaciones municipales, “será plenamente accesible”.

Con respecto al Centro Cultural Ciega de Manzanares, el Centro Social de la calle Empedrada y a la Casa de Cultura, la edil se compromete a “mejorar los recorridos accesibles”, ya que en la actualidad hay zonas a las que una persona en silla de ruedas por ejemplo no puede acceder.

Los barrios incluyen nuevos ascensores

En otro orden, Isabel Díaz-Benito alude a los proyectos privados relacionados con la accesibilidad que están en marcha en diferentes barrios de Manzanares y que garantizarán la revitalización de ciertas zonas.

La concejala de Obras señala que los vecinos de las viviendas sociales de Avenida del Parque han empezado a instalar ascensores y también los del Nuevo Manzanares, en muchos casos a partir de convenios de las comunidades de propietarios con el Ayuntamiento para la utilización del espacio público. También, han avanzado en esta línea los vecinos de los pisos de la calles Matadero y Cuenca.

Graves deficiencias en los juzgados y la estación de tren

Uno de los andenes de la estación de tren de Manzanares no es accesible / José Antonio Romero

Uno de los andenes de la estación de tren de Manzanares no es accesible / José Antonio Romero

Las instalaciones públicas que tienen graves problemas de accesibilidad son la estación de tren y los juzgados, dependientes de Adif y del Ministerio de Justicia, que incumplen de esta manera la Ley de las Personas con Discapacidad.

Tras reiteradas peticiones por parte del Ayuntamiento, Isabel Díaz-Benito confirma que “existe un proyecto” para avanzar en accesibilidad en los juzgados y que “existe una intención clara”, a diferencia del caso de la estación de tren, donde aparte de la nula accesibilidad existen dudas sobre la “salubridad” en las instalaciones.

Un camino “lento, difícil y costoso”

La ley estatal pregona la “accesibilidad universal” independientemente del grado de discapacidad e Isabel Díaz-Benito reconoce que el camino es “lento, difícil y costoso”, en la línea de lo expuesto en las jornadas de discapacidad organizadas por el Ministerio y la Femp hace unos días, y a las que asistió acompañada del jefe del servicio técnico del Ayuntamiento, Sergio Noblejas.

La concejala de Obras y Urbanismo expresa que “todos a lo largo de nuestras vidas podemos tener una discapacidad”, por lo que es necesario hacer accesibles todos los espacios y no sólo a las personas en silla de ruedas o con bastón. Sin embargo, Isabel Díaz-Benito advierte que tanto los movimientos asociativos como las administraciones están empeñados en eliminar las barreras.

El derecho a la vida independiente y a participar en igualdad en el entorno de las personas con discapacidad exige muchos más esfuerzos y por ello el Ayuntamiento planea continuar con la semipeatonalización del centro, por las calles San Marcos o Anega, aunque la renovación de la red de agua potable marcará las inversiones en el próximo año.