Manzanares dedica el parque y el pabellón a Julián Gómez-Cambronero y Antonio Caba

Noemí Velasco Manzanares
Julián Nieva, flanqueado por Prado Zúñiga y Beatriz Labián, en el salón de plenos / N. V.

Julián Nieva, flanqueado por Prado Zúñiga y Beatriz Labián, en el salón de plenos / N. V.

La Corporación de Manzanares ha aprobado por unanimidad que el Parque del Polígono de Manzanares lleve el nombre del científico más internacional que ha tenido la ciudad y que el pabellón polideportivo haga lo mismo con uno de los hombres que más promovió la actividad deportiva. La iniciativa coincide con el "sentir general" de la población tras el reciente fallecimiento de estos dos hombres

El Parque del Polígono de Manzanares pasará a denominarse Parque del Científico Julián Gómez-Cambronero y el pabellón polideportivo de la calle Maestro Villatoro llevará el nombre de Antonio Caba, dos ilustres manzanareños que contribuyeron al desarrollo cultural, deportivo, científico y educativo en la ciudad.

Toda la Corporación de Manzanares ha aprobado por unanimidad durante el pleno ordinario celebrado este lunes dedicar estos dos espacios a los dos manzanareños, fallecidos recientemente. Los portavoces de los grupos municipales de PSOE, PP y UCIN han coincidido al ensalzar la trayectoria de estos dos hombres durante una sesión plenaria de cerca de dos horas en la que ha reinado el acuerdo. Por su parte, el alcalde, Julián Nieva, ha destacado que la iniciativa coincide con el “sentir general” de la población.

El recuerdo de dos grandes hombres

Hijo predilecto de Manzanares, Julián Gómez-Cambronero fue un eminente investigador de tratamientos contra el cáncer que nunca olvidó sus orígenes. Desde Estados Unidos, donde residía desde los años 80, el científico diseñó el Paseo del Sistema Solar con planetas a escala instalado en el Parque del Polígono y fraguó la idea de un Museo de la Ciencia para Manzanares.

Falleció el pasado mes de noviembre, con cincuenta y nueve años en Ohio, Estados Unidos, donde residía desde hace muchos años. La ciencia perdió un eminente investigador de tratamientos contra el cáncer y La Mancha un embajador en el mundo. La portavoz del Equipo de Gobierno, Beatriz Labián, ha hecho referencia a su “pasión” por el pueblo y su aportación al mundo de la ciencia y la investigación a nivel internacional.

Concejal entre 1983 y 2011, Antonio Caba, que falleció la semana pasada, fue una “figura grave” para el desarrollo cultural y deportivo de Manzanares en su historia reciente. En su legado quedan la puesta en marcha del Museo Manuel Piña, la televisión municipal, pistas deportivas, la Escuela de Música o las bibliotecas. Siempre dijo que, después de su familia, lo que más quería era a Manzanares.

Entrenador y directivo del club manzanareño, Antonio Caba, que recibió hace dos meses un homenaje en el campo municipal José Camacho, defendió la construcción del pabellón polideportivo como concejal de Deportes. También fue músico, y perteneció durante más de cincuenta años a la banda municipal. Beatriz Labián ha destacado que Manzanares puede presumir de la actividad y las instalaciones culturales y deportivas en parte por la acción de Antonio Caba.

El Equipo de Gobierno preparará un Reglamento de Honores y Distinciones

Asimismo, el alcalde de Manzanares ha aprovechado la aprobación de los cambios de nombres para anunciar que encargará a uno de los concejales la elaboración de un Reglamento de Honores y Distinciones, que pueda discernir sobre estas cuestiones de manera objetiva.

A este respecto, la portavoz del Grupo Popular, Rebeca Sánchez-Maroto, ha aprovechado para adelantar que presentará en el próximo pleno un ruego para que una calle o un espacio público lleve el nombre del primer alcalde de la Democracia en Manzanares, Teodoro Rincón Huertas, propuesta desestimada por el PSOE en agosto del año pasado.