Lanza Digital

Manzanares homenajea al cooperante

Las reglas del mundo las marcan las grandes potencias, las empresas más poderosas y los líderes políticos, pero la acción de personas anónimas puede cambiarlas. La manzanareña Maribel Díaz-Madroñero es una de esas personas que ha confiado en la cooperación para acabar con la división de la Tierra entre ricos y pobres.

El Ayuntamiento y el Consejo Local de Cooperación al Desarrollo concedieron este viernes por primera vez en Manzanares el Premio de Cooperación al Desarrollo a Maribel Díaz-Madroñero por el trabajo “voluntario”, “solidario” y “comprometido” desarrollado en los diez últimos años en países de África.

Integrante del Solman, Maribel Díaz-Madroñero ha viajado en sucesivas ocasiones a Togo, donde ha trabajado en programas de asistencia social en centros de desarrollo comunitario y ha dirigido acciones logísticas para el desarrollo económico de las comarcas y la atención de personas en máxima vulnerabilidad.

Nieva pone en valor los “gestos” individuales y el trabajo de las ongs en África

El alcalde de Manzanares destacó en el salón de plenos que “el trabajo de los cooperantes y las ongs no tiene precio”, cuando en este mundo existen “800 millones de personas que pasan hambre, 38 millones más en el último año”. Julián Nieva exigió una respuesta global ante situaciones “inaceptables” como la muerte de miles de personas “tragadas” por el Mediterráneo.

Europa exporta guerras y expolia a parte del mundo, advirtió el primer edil, mientras que “nuestro viejo y desolado continente representa solo al 8 por ciento de la población mundial”. Por eso, Julián Nieva valoró de forma positiva los “gestos” realizados por las personas a nivel individual para transformar este “maravilloso, pero injusto planeta”.

Ante numerosos vecinos de la localidad y acompañado de la edil Silvia Cebrián, Nieva admitió que la partida que designa en estos momentos el Ayuntamiento de Manzanares a cooperación ha disminuido mucho, nada tiene que ver con el 0,7% de antes de la crisis, pero prometió revisar las cuantías. Así pues, subvenciones de la Diputación provincial, de la universidad y de otros ayuntamientos son las que han permitido a Díaz Madroñero viajar a África.

Una tirita para una gran herida social

Maribel Díaz Madroñero junto a Julián Nieva y parte de la Corporación municipal / N. V.

Llena de agradecimientos para los integrantes del Consejo Local de Cooperación, formado por Hausa, Cruz Roja, Solman, Manos Unidas y Fundación Siempre Adelante, la homenajeada reconoció que “la cooperación es una tirita en la gran herida social y económica que existe en el mundo”, y que en esa lucha, políticos, instituciones, gobiernos, “tenemos que luchar todos”.

La felicidad quedó impresa en su rostro desde el primer viaje que hizo a África como cooperante, a pesar de las dificultades de adaptación en entornos desconocidos, pero esta profesora de profesión ha encontrado así la herramienta para “luchar por los derechos de todos” y “visibilizar otras realidades”.

Para Maribel Díaz-Madroñero África “no es sólo guerras y hambrunas”, es “un continente inmenso, lleno de riquezas naturales, sociales y culturales”, y en el objetivo de “cambiar el mundo” toda la sociedad puede contribuir contribuir, “aquí, allí, en cada instante”.