Manzanares presenta un protocolo de formación para cuidadores de personas con alzhéimer y demencias

Lanza Manzanares
Beatriz Labián, Prado Zúñiga y Pablo Aguado en la presentación del protocolo para cuidadores / Lanza

Beatriz Labián, Prado Zúñiga y Pablo Aguado en la presentación del protocolo para cuidadores / Lanza

Confeccionado a través del trabajo coordinado realizado por profesionales implicados en las Jornadas de Alzhéimer de Manzanares, el protocolo es un manual de formación para que los familiares de enfermos de alzhéimer u otras demencias adquieran habilidades y aptitudes

Las Jornadas de Alzhéimer que se celebran en Manzanares continúan dando sus frutos. Tras su segunda edición, celebrada en septiembre y en la que se presentó un protocolo de intervención coordinada, este martes vio la luz un nuevo protocolo para formar a cuidadores de personas con alzheimer y otras demencias. Ha sido elaborado por profesionales de la sanidad y de los servicios sociales.

Este protocolo se presentó en el Centro de Mayores a profesionales de los servicios implicados de Manzanares, Membrilla y La Solana, municipios en los que se desarrollará de forma coordinada en centros sanitarios, servicios sociales y residencias de mayores.

“Es una muestra del trabajo, compromiso e implicación de los profesionales que día a día conviven con la enfermedad del alzheimer”, agradeció la concejala de Servicios Sociales, Beatriz Labián, que además valoró la estrecha colaboración de las administraciones involucradas: Consejería de Bienestar Social, Sescam y Ayuntamiento.

Labián expresó su satisfacción por la repercusión de las Jornadas de Alzhéimer de Manzanares, que además de visibilizar la enfermedad “están demostrando que, de manera multidisciplinar, son una herramienta útil para las personas enfermas, familias y cuidadores”.

Para el director del Hospital de Manzanares, Pablo Aguado, con este protocolo no solo se da una respuesta al paciente de alzhéimer o de otras demencias. Por ello se centra en la figura de la persona cuidadora “que sostiene la carga de la enfermedad en todas sus vertientes”, de ahí que haya resaltado este paso más que se ha logrado unificando recursos.

Un manual de formación para familiares

El protocolo ha sido elaborado por un grupo de trabajo surgido de las Jornadas de Alzhéimer, integrado por personal sanitario y de los servicios sociales. Se ha centrado en los familiares cuidadores para que esa labor que realizan no les lleve también a ellos a la enfermedad. “Es un manual de formación para que los familiares adquieran habilidades y aptitudes”, señaló Alfonsa Lara, directora de la residencia de mayores Los Jardines de Manzanares.

El 70% de las personas atendidas en residencias de mayores presentan algún tipo de demencia, por lo que además de las familias, los profesionales de estos recursos de la comarca, tanto públicos como privados y concertados, se beneficiarán de la formación que contempla este protocolo.

La formación se dará en seis sesiones sobre aprender a cuidar mejor, recursos legales y sociosanitarios, promoción de la autonomía en la persona con demencia, cambios emocionales y conductuales, cuidados de salud de las personas con demencia y el cuidado del cuidador.

Envejecimiento de los cuidadores

La directora provincial de Bienestar Social, Prado Zúñiga, amadrinó este nuevo protocolo, del que se mostró muy orgullosa por partir de los profesionales del tercer sector y por la necesidad que hay de mejorar la vida de los familiares de enfermos de alzheimer u otras demencias “que sufren una sobrecarga que afecta tanto a la salud del cuidador como del dependiente”.

Zúñiga valora que especialistas sanitarios y profesionales de los servicios sociales se hayan coordinado para elaborar este protocolo, fundamental en un momento en el que las estadísticas alertan del envejecimiento en las personas que cuidan a este tipo de pacientes. Cada vez más cuidadores superan los 70 años, “que también necesitarán en poco tiempo cuidados”, destacó la directora provincial.

“Por aquí hay que movilizar los recursos”, según Zúñiga, que al respecto ha destacado las acciones formativas impulsadas por la Consejería de Bienestar Social destinadas a familiares de personas dependientes y las medidas contempladas en el Plan de Calidad y Eficiencia de las Residencias de Mayores, elaborado por cuarenta profesionales y que pretende que Castilla-La Mancha esté también a la cabeza de España en calidad de atención a las personas mayores.

Por todo ello, y como respuesta al cambio de modelo que se está dando en la atención a las personas dependientes, Prado Zúñiga dijo que este protocolo “es un buen ejemplo” y deseó que la formación que pretende sea un éxito.