Manzanares se suma con Manos Unidas a la lucha contra el hambre

Lanza Manzanares
Julián Nieva con voluntarias de Manos Unidas durante la gala benéfica organizada en el Gran Teatro / Lanza

Julián Nieva con voluntarias de Manos Unidas durante la gala benéfica organizada en el Gran Teatro / Lanza

El ensemble de la Asociación Músico-Cultural Julián Sánchez-Maroto, junto a los cantantes Elena Fernández Córdoba y Sergio Camacho Sarrión, presentaron el espectáculo 'Vendedores de coplas' durante la gala benéfica de Manos Unidas, que recaudó fondos para erradicar la desnutrición infantil en Gujarat (India). El presidente de la ong, Pelayo Dorado, insistió en que las cifras de hambre no dejan de aumentar en el mundo

El pueblo de Manzanares demostró en la noche del sábado su compromiso en la lucha contra el hambre llenando el Gran Teatro con motivo de la gala benéfica que cada año organiza Manos Unidas. En esta ocasión, el dinero recaudado se destinará a un proyecto para erradicar la desnutrición infantil en Gujarat (India).

El Ayuntamiento de Manzanares y la Diputación Provincial de Ciudad Real colaboraron en la organización de la gala benéfica anual de Manos Unidas, oenegé que lleva sesenta años trabajando para que se cumplan los derechos humanos y para que todas las personas vivan en igualdad y con dignidad.

“Estamos en un mundo donde todavía quedan muchas capas de población en las que los seres humanos no tienen asegurados ni tan siquiera los recursos básicos en su alimentación. Eso, que parece impensable en nuestro país, sigue estando presente en muchos lugares del mundo. Y Manos Unidas se encarga de recordárnoslo”, explicó el alcalde Julián Nieva, que acudió al acto acompañado por la concejala Silvia Cebrián. “Hoy se va a hacer una recaudación importante gracias al esfuerzo que han hecho desde Manos Unidas organizando un evento bonito que combina cultura con generosidad”.

El presidente provincial de Manos Unidas tampoco se perdió la gala. Pelayo Dorado recordó que la velada servía para dar las gracias a todas las personas que durante seis décadas se han sumado a la causa de la lucha contra el hambre en el mundo. “Es momento de hacer balance del trabajo que hemos realizado durante todos estos años, en los que, de alguna manera, hemos conseguido reducir las desigualdades. Pero también hay que mirar con esperanza todo lo que nos queda por hacer”, valoró Dorado. “Desgraciadamente, las cifras de hambre en el mundo se siguen incrementando debido al cambio climático, a los conflictos bélicos… Pero nuestro trabajo está ahí, en motivar la sensibilización y la concienciación de la sociedad”.

‘Vendedores de coplas’

Gala benéfica de Manos Unidas / Lanza

Gala benéfica de Manos Unidas / Lanza

La profesora de la facultad de Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense María del Mar Camacho ejerció como maestra de ceremonias de la gala benéfica. Los asistentes pudieron disfrutar del espectáculo ‘Vendedores de coplas’, con música del ensemble de la Asociación Músico-Cultural Julián Sánchez-Maroto y la interpretación de conocidas coplas a cargo de Elena Fernández Córdoba y Sergio Camacho Sarrión. Además, entre los asistentes se sorteó un cuadro de Francisco Noblejas donado por su viuda, Maruja Miguélez.

Este espectáculo solidario se encuadra dentro de la campaña desarrollada por las parroquias de Manzanares a través de Manos Unidas para concienciar a la sociedad sobre la realidad que sufren las mujeres en todo el mundo en pleno siglo XXI. Una de cada tres mujeres del mundo “ni es independiente, ni segura ni tiene voz”. “Puede que en nuestro mundo la mujer tenga el puesto que le corresponde, pero esto no sucede en el sur. Porque a pesar de que es la que lleva la carga en el trabajo, en la familia o en la promoción de la aldea todavía les queda mucho camino por recorrer”, recordó el presidente provincial de la organización.

El dinero recaudado por la gala benéfica se destinará al proyecto de las parroquias del Arciprestazgo Mancha Sur, del que forman parte las de Manzanares, de erradicación de la desnutrición infantil en 27 aldeas de los distritos de Anand, Kheda y Mahisagar, en Gujarat (India). Una zona donde los menores de cinco años, unos 46.000 niños y niñas, están malnutridos. Y es que la malnutrición, como recuerdan desde Manos Unidas Manzanares, “supone una violación de los derechos humanos e influye en el desarrollo de las personas tanto a nivel físico como mental”.