Memoria Histórica Manzanares organiza el tercer homenaje a los fusilados

Noemí Velasco Manzanares
El homenaje a los fusilados por el Franquismo en Manzanares será el 4 de noviembre en el cementerio municipal / Lanza

El homenaje a los fusilados por el Franquismo en Manzanares será el 4 de noviembre en el cementerio municipal / Lanza

Memoria Histórica de Manzanares llevará flores el próximo 4 de noviembre a las fosas comunes de los 279 fusilados entre junio de 1939 y noviembre de 1940. La plataforma pretende recuperar la memoria colectiva e iniciar un "proceso de dignificación"

La plataforma Memoria Histórica Manzanares celebrará el domingo 4 de noviembre, a las 12 horas, el tercer homenaje en memoria de los fusilados en Manzanares tras la Guerra Civil española y enterrados en las fosas comunes del cementerio municipal.

Al igual que el año pasado, el homenaje incluirá la lectura de los nombres de todos los fusilados entre junio de 1939 y noviembre de 1940, la entrega de flores, un recital de poemas y el encuentro de familiares.

El acto pretende recuperar la “memoria colectiva” silenciada durante décadas y promover un proceso de exhumación, de manera paralela a los proyectos que existen por toda España. Decenas de familias procedentes de otras regiones acuden cada año a este acto que quiere impulsar un “proceso de dignificación y reparación frente a la injusticia”.

Cerca de 300 fusilados por defender la libertad y la democracia

Según el registro del libro de Antonio Bermúdez, que da la base histórica, en Manzanares hay 264 fusilados en las dos fosas comunes de este periodo, aunque la suma de todos los nombres de las losas llega a 279.

En las fosas hay personas de toda España, muchas de Membrilla, La Solana y Valdepeñas, pero también de León, Huelva o Guadalajara. La mayoría murieron por defender la “libertad” y la “democracia” frente al fascismo.

En el cementerio de Manzanares existe una fosa mayoritaria con unas 240 personas, distribuidas en quince losas, y otra situada en uno de los extremos del cementerio con los fusilados que no aceptaron recibir la extremaunción, cuyos nombres aparecen en dos lápidas. Esta fosa estaba tras el muro de la vergüenza, derruido durante el periodo democrático.