UCIN entra en el Ayuntamiento de Manzanares y Romero-Nieva promete “permanentes iniciativas”

Noemí Velasco Manzanares
Jerónimo Romero-Nieva, candidato de UCIN a las elecciones municipales del 26 de mayo en Manzanares / N. V.

Jerónimo Romero-Nieva, candidato de UCIN a las elecciones municipales del 26 de mayo en Manzanares / N. V.

Configurado alrededor de la figura de Jerónimo Romero-Nieva, UCIN fue el único partido minoritario que obtuvo representación en la Corporación de Manzanares este 26 de mayo. El antiguo líder de UPyD considera que bajo las siglas de Cs "el resultado hubiera sido absolutamente distinto", pero afronta con fuerza el nuevo mandato

UCIN en Manzanares fue el único partido minoritario que obtuvo representación en la Corporación de Manzanares en las elecciones municipales de este 26 de mayo. La alegría domina en la formación en el día después, aunque Jerónimo Romero-Nieva confiesa que no está satisfecho del todo. Esperaba obtener al menos dos concejales.

Tras agradecer a las personas que confiaron su voto a UCIN, partido que concurrió por primera vez en Manzanares, aunque el equipo que está detrás ya estaba presente en 2011 bajo las siglas de UPyD y consiguió un concejal en 2015, Romero-Nieva ha opinado que “dadas las circunstancias” el partido está “animado para trabajar en la misma línea.

Mientras que las Corporación de media provincia abrazaban aún más el multipartidismo que ya entró en 2015, la noche electoral en Manzanares fue en sentido contrario. Tres de los seis partidos políticos que compitieron no obtuvieron representación: Cs, ACM e IU. Con un 7,28% de los votos emitidos -710 votos-, UCIN mantuvo el concejal y sube en 63 cotos, la única formación aparte del PSOE que crece.

Romero-Nieva considera que Cs desperdició su “oportunidad”

Ahora bien, Jerónimo Romero-Nieva está convencido de que “el resultado hubiera sido absolutamente distinto” si hubiera ido bajo las siglas de Cs. El acuerdo no fue posible porque Ciudadanos no estuvo dispuesto a asumir las exigencias de Romero-Nieva, que pedía encabezar la lista y los primeros puestos con su equipo de trabajo habitual.

Bajo el punto de vista de Romero-Nieva, quien ha desperdiciado la “oportunidad” ha sido Cs, que pierde su presencia en la Corporación de una de las grandes ciudades de la provincia. Considera que la formación naranja pudo pecar de “soberbia” y afirma que los resultados electorales han demostrado que “el envoltorio no importa si lo que tienes dentro no vale”.

UCIN promete una “oposición constructiva”

Pequeños en número serán en el Ayuntamiento, aunque Romero-Nieva dice que va a seguir “trabajando igual o mejor”. “Lo voy a intentar hacer mejor todavía, porque ya tengo la experiencia de los últimos cuatro años”, explica. Su intención es hacer “una oposición constructiva y con permanentes iniciativas”, de hecho, señala que los programas de algunos partidos han incluido 14 de sus enmiendas presentadas.

También felicita al PSOE por su “triunfo arrollador”, aunque espera “que actúen con un nivel de democracia alto”. Romero-Nieva reflexiona que la mayoría les permitirá hacer “lo que quieran”, pero espera que cuenten con la oposición. De hecho, considera que en el mandato que recién acaba no ha habido dinámica de acuerdos, solo el sumatorio de PSOE e IU.

Asimismo, el futuro concejal opina que “en una democracia avanzada es más interesante la necesidad de acordar y no las mayorías absolutas”. Por ello, considera que “un salto cualitativo en el ejercicio de la democracia sería que el Equipo de Gobierno sacara para delante un 10, 15 o 20 por ciento de las propuestas de la oposición”.

Romero-Nieva pretendía formar un “delfín” en el nuevo mandato

De lo que está muy satisfecho es del “grupo de trabajo y apoyo” que ha surgido durante la campaña electoral en torno a UCIN. De hecho, este mismo lunes tenían previsto la primera reunión para definir la estrategia de trabajo para los próximos cuatro años en términos generales.

Si hubiera conseguido dos o tres concejales en la Corporación, Jerónimo Romero-Nieva hubiera tenido el oxígeno suficiente para formar “un delfín” que garantizara la renovación de la cabeza del partido en las próximas elecciones. Su intención era no concurrir en unas terceras, pero ante la nueva situación no tiene una decisión tomada.