Marcos Paulino pide “apoyo y comprensión” para los pacientes con fibromialgia

Aurelio Maroto La Solana
Marcos Paulino, junto a Antonia Torrijos y Petri Prieto, en la charla organizada por la Asociacion de Fibromialgia de La Solana / Lanza

Marcos Paulino, junto a Antonia Torrijos y Petri Prieto, en la charla organizada por la Asociacion de Fibromialgia de La Solana / Lanza

El reumatólogo Marcos Paulino habló sobre la fibromialgia y los problemas sociales que lleva asociados en una charla organizada por la asociación de afectados por esta enfermedad en La Solana

Invitado por la Asociación de Fibromialgia de La Solana, Fibrosol, el reumatólogo Marcos Paulino ofreció una charla sobre una patología que afecta a un millón de personas en nuestro país, sobre todo mujeres. Fueron muchas las que asistieron al encuentro para conocer más sobre esta dolencia, que se caracteriza por un dolor difuso y generalizado acompañado por un notable cansancio. Junto al doctor Paulino intervino la psicóloga solanera Antonia Torrijos, ambos presentados por la presidenta de Fibrosol, Petri Prieto.

“El problema es que los tratamientos ordinarios para el dolor no funcionan, por eso es tan difícil el manejo de estos pacientes”. En tanto se encuentra un remedio, el galeno ponderó la importancia del apoyo social, por ejemplo de este tipo de asociaciones, junto a algunas terapias y psicoterapias que ayudan a mejorar la calidad de vida.

La fibromialgia suele presentarse en mujeres jóvenes y comienza con cuadros de dolor localizados, a menudo en la espalda y que se van convirtiendo en calambres y hormigueos, incluso problemas de memoria. “Cuando vienen a consulta bien orientados por su médico el diagnóstico es sencillo porque las radiografías o resonancias no justifican los síntomas”.

En Europa no hay aún fármacos para combatir la dolencia

“Los médicos estamos educados como Santo Tomás, para ver una prueba y dictar un diagnóstico”, dijo, por eso algunos no creen en esta patología. Pero aclaró que la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce la fibromialgia como enfermedad desde el año 1992. “No somos nadie para ir en contra de la OMS y los pacientes necesitan nuestro apoyo y comprensión”.

Envió un mensaje de esperanza para quienes sufren esta dolencia a pesar de que en Europa no hay aún fármacos legalizados para combatirla, cosa que sí ocurre en Estado Unidos. “Tenemos tratamientos para el dolor y el cansancio junto a otras terapias alternativas que funcionan”. Enfatizó que la fuerza de esta enfermedad está en su número, que sólo en La Solana cifró en más de 300. “Como muchos, las empresas farmacéuticas investigarán y los gobiernos se esforzarán más con vistas a generar medicamentos eficaces”.

La psicóloga Antonia Torrijos se refirió los trastornos emocionales que provoca la fibromialgia, sobre todo ansiedad y depresión. “En la población general hay un 5 por ciento de ansiedad o depresión, mientras que hasta dos de cada tres afectados por fibromialgia la sufren”. Cree que el apoyo social y familiar es determinante. “Los familiares deben aprender a comprender al enfermo porque no hay nada objetivo que diga que la enfermedad está ahí”.