Marín: “Ciudad Real es una provincia eminentemente asociacionista desde el punto de vista empresarial”

Fran Solís Ciudad Real
Carlos Marín, presidente de FECIR en la sede de la organización empresarial /Clara Manzano

Carlos Marín, presidente de FECIR en la sede de la organización empresarial /Clara Manzano

El presidente de FECIR, Carlos Marín, analiza la complicada situación que atraviesan las empresas de la provincia de Ciudad Real con motivo de la crisis generada por la Covid-19. A pesar de las dificultades que están surgiendo, Marín valora el espíritu de lucha y sacrificio que tienen los empresarios, los autónomos y los emprendedores de la provincia y confía plenamente en su capacidad y formación para revertir esta situación. Aunque considera que para ello será necesario la unión y la colaboración de todos los sectores implicados. Y, en esta ocasión, el dicho de que ‘la unión hace la fuerza’ se muestra más necesario que nunca

PREGUNTA: ¿Goza de buena salud el tejido empresarial de Ciudad Real?

RESPUESTA: Gozaba de muy buena salud antes de la crisis. Todos sabíamos que venía una ralentización, y al final nos hemos encontrado con una crisis que ni esperábamos ni nos la anunció nadie. La anterior crisis, que comenzó en el año 2008, estaba anunciada y sabíamos o intuíamos lo que iba a ocurrir. Pero ahora, como consecuencia de la Covid-19, hemos sufrido un frenazo, pasando de cien a cero en apenas unos días.

En estos momentos el tejido empresarial de la provincia está sufriendo los efectos de la Covid-19. Pero el sector empresarial está constituido por gente fuerte. Con la anterior crisis económica ya pasamos por una situación muy complicada. Pero sabemos lo que tenemos que hacer y las medidas que tenemos que adoptar. Nos viene una crisis muy fuerte, pero tenemos confianza en nuestras empresas y en lo que han hecho. Por todo ello, queremos que se nos ayude. Y todas las medidas que vayan encaminadas a mejorar la situación son importantes, como por ejemplo el pacto que recientemente hemos firmado entre FECIR, la Cámara de Comercio y la Diputación provincial de Ciudad Real con los ayuntamientos, así como el pacto que se ha rubricado a nivel regional con el Gobierno de Castilla-La Mancha para ayudar al empresariado de la Comunidad Autónoma y de Ciudad Real.

P: ¿Qué medidas habría que adoptar para revertir esta situación?

P: Lo primero, no machacar con impuestos a los negocios, a la pyme, a las microempresas, al autónomo y a la gran empresa. No se puede machacar con impuestos a unos negocios que no están funcionando.  También es importante incentivar la contratación y ayudar a los verdaderos generadores de los puestos de trabajo, como son el autónomo, la pyme, la micropyme y la empresa general. No menos importante es saber que los puestos de trabajo que se han destruido se tienen que volver a generar. Y la única manera de hacerlo es a través de la empresa privada, de la pyme y del autónomo. Además, para poder llevarlo a cabo, la economía tiene que funcionar. Y los que pensamos que tiene que haber una entente entre la economía pública y la privada, sabemos que, si lo privado no funciona, lo público tampoco.

¿Qué tipo de acciones realizan desde FECIR a la hora de apoyar a las empresas y al sector económico en la provincia?

R: Desde FECIR apostamos por reducir los impuestos, así como por incentivar la contratación y la creación de empresas. También consideramos que es de una importancia capital ayudar a las pymes y a las empresas, sobre todo para que mantengan los puestos de trabajo y puedan generar empleo.

Carlos Marín, presidente de FECIR, analiza la complicada situación que atraviesan las empresas de la provincia de Ciudad Real  / Clara Manzano

Carlos Marín, presidente de FECIR, analiza la complicada situación que atraviesan las empresas de la provincia de Ciudad Real / Clara Manzano

P: ¿Considera usted que se ha conseguido dinamizar el tejido asociativo empresarial en la provincia?

R: Tenemos una provincia eminentemente asociativa y empresarial. Después de la caída de la antigua CEOE, el nacimiento de FECIR fue la demostración de que la gente quiere estar dentro de las asociaciones. Cada mes hemos ido integrando desde FECIR a un mayor número de territoriales, así como a más sectoriales y secciones, como demuestran, por ejemplo, la incorporación de Daimiel, de Bolaños de Calatrava, de Alcázar de San Juan, las cuales se suman, de esta manera, a las de Puertollano y Tomelloso, que ya estaban desde el principio.

A los empresarios de la provincia de Ciudad Real nos gusta estar juntos, ya que así han estado desde hace muchos años. Y precisamente FECIR ha despertado de nuevo la ilusión por estar al lado del empresariado. Y ahora, con la actual situación, ello se ha hecho más necesario, porque durante esta crisis hemos estado y seguimos estando del lado de los que lo necesitaban. FECIR no está aquí para ser más que nadie. Está aquí para estar al lado de los empresarios y de los autónomos. Y esa es su función.

P: ¿Qué importancia tiene para FECIR el asociacionismo empresarial?

R: Durante muchos años, el asociacionismo empresarial ha tenido una gran importancia en la provincia. La caída de la antigua CEOE tuvo cosas malas, pero también tuvo otras buenas, como por ejemplo el asociacionismo empresarial. Y los profesionales lo han seguido manteniendo. Durante los últimos años, desde FECIR hemos ido incorporando a distintas territoriales, aunque bien es cierto que aún nos quedan otras territoriales, sectoriales y secciones por incorporar, y en ello seguimos trabajando. Pero lo que queda demostrado es que la provincia de Ciudad Real está viva, ya que cada pueblo nace una asociación de empresarios. Y hay que contar con todos.

Ciudad Real es una provincia eminentemente asociacionista desde el punto de vista empresarial. Queremos estar todos juntos, porque, al final, estando todos juntos defenderemos mejor nuestros intereses que si estamos separados.

P: ¿Podríamos decir que FECIR es una de las principales voces empresariales que mejor defiende los intereses de las pymes, microempresas y los autónomos?

R: Pienso que sí. Pero esta afirmación no la dice el presidente de FECIR. La dicen los 13.500 asociados que tenemos entre territoriales y sectoriales. Creo que venir de donde venimos, y siendo una asociación relativamente joven como es FECIR, dice mucho de nosotros el que sigamos siendo la asociación de referencia y en donde todo el mundo quiere estar. Que la gente siga queriendo asociarse es porque se ha dado cuenta de que juntos podemos hacer muchas más cosas. Destacable es en este sentido la simbiosis que tenemos con la Cámara de Comercio de Ciudad Real. El hecho de que el equipo directivo de la Cámara sea el mismo que el de FECIR, así como el hecho de que exista esa relación personal y de asociacionismo empresarial, entre el presidente de la Cámara y el presidente de FECIR, dice mucho de Ciudad Real. Y es que la provincia quiere que sus empresarios estén juntos, sin duplicar esfuerzos y sabiendo cada uno la labor que tiene que desarrollar, optimizando esfuerzos y recursos.

P: ¿Qué mensaje les mandaría a los empresarios y autónomos de la provincia que lo están pasando mal como consecuencia de la crisis generada por el coronavirus?

R: Les mando mucha fuerza. Sabemos lo que tuvimos que hacer durante la anterior crisis y comprendemos que lo que se nos viene encima va a ser muy duro. Le puedo decir que el presidente de FECIR es un empresario más. Un empresario que hace años ya lo pasó muy mal y que lo pasará igual de mal durante esta crisis. Pero sabemos lo que tenemos que hacer y las medidas que tendremos que adoptar, que ya le adelanto que van a ser duras. Pero vamos a estar ahí y vamos a mantener nuestros puestos de trabajo. Y vamos a hacer lo que nadie ha hecho, y que no es otra cosa que crear y generar riqueza cuando peor está la situación. FECIR va a estar ahí, por las empresas de la provincia y por sus trabajadores.