Martínez: “El Gobierno de Castilla-La Mancha actuará para reducir la demanda de prostitución”

Belén Rodríguez Ciudad Real
Araceli Martínez, directora general del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, en una intervención reciente en las Cortes / JCCM

Araceli Martínez, directora general del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, en una intervención reciente en las Cortes / JCCM

De combatir los malos tratos a luchar contra todas las formas de violencia contra la mujer, ya sea física, sexual o con “el sistema prostitucional”. Este es el salto que el Gobierno de Castilla-La Mancha da en el articulado de la nueva Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género, que ya se está aplicando en un 95%, destaca la directora regional del Instituto de la Mujer este 25-N

“Queremos hacer conscientes a los varones de Castilla-La Mancha que detrás de cada consumo de prostitución se está apoyando a las mafias y contribuyendo a la cosificación de los cuerpos de las mujeres”, este es el principal mensaje que este 25 de noviembre, Día para la Eliminación de la Violencia sobre las Mujeres, lanza la directora general del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha en esta entrevista.

Martínez da detalles de la nueva ley autonómica, que vuelve a ser pionera porque reconoce como violencia sobre la mujer, aparte de los malos tratos domésticos, la violencia sexual y la prostitución. Sí, el Gobierno regional se declara abolicionista y combatirá con las herramientas que pueda: sobre todo campañas y ayuda a las víctimas de la trata, el “sistema prostitucional” que cosifica a las mujeres.

PREGUNTA.- ¿Qué efecto inmediato ha tenido la entrada en vigor este 15 de noviembre de la nueva ley regional para una Sociedad Libre de Violencia de Género de la que no dejamos de hablar este otoño?

RESPUESTA.- Es verdad que la visibilidad del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha en los últimos meses ha sido muy elevada, pero la realidad es que llevamos trabajando toda la legislatura para conseguir estas metas y nos estamos preparando para la implementación efectiva de la ley, tanto es así que el  95% de las medidas contempladas ya se están desarrollando y en el resto trabajan nuestros técnicos para implementarlas lo antes posible.

P.-¿Cuáles son las medidas que todavía tienen que entrar en vigor ?

R.-Las tres fundamentales, que se desarrollarán en decretos, son la relativa a la ayuda económica a los huérfanos de la violencia de género, la ayuda a familiares dependientes de hasta segundo grado que convivieran con las víctimas mortales de la violencia machista y por último la creación del Órgano de Vigilancia.

P.- ¿Qué eslo que vigilará este nuevo organismo?

R.- Es un instrumento para la observación de las conductas machistas y sexistas, fundamentalmente a través de los medios sociales, publicidad, medios de comunicación y redes sociales. Dependerá del Consejo Regional de las Mujeres, que se reúne el lunes que viene para empezar a darle forma, estructura y contenido.

Además existen otros órganos para garantizar que las medidas de transversalidad de la ley se cumplan, por un lado la dirección del Instituto de la Mujer y el consejo de dirección en el que hay una representación a nivel mínimo de la dirección general de todas las consejerías, aparte de cuatro personas de reconocido prestigio. También existe una comisión inter-consejerías que coordina el cumplimiento del principio de transversalidad a nivel técnico y por supuesto la participación del Instituto de la Mujer en el Consejo de Gobierno como una consejería más desde el inicio de la legislatura. Esto es una garantía de que la transversalidad de género se incorpora a todas las decisiones

P.- ¿Cuándo se podrá solicitar la ayuda de 4.000 euros para hijos de mujeres asesinadas por sus parejas, a partir de la aprobación de la ley o tendrá efectos retroactivos?

R.-A partir de la publicación del decreto que regula estas ayudas. El día 15 entró en vigor la ley pero se necesitan otros instrumentos legales, surtirá efecto cuando el decreto entre vigor, en unos meses espero.

P.- ¿En qué consiste la medida de impulsar que el padre maltratador pierda la patria potestad de un hijo?, ¿afecta también a los casos que están abiertos en los juzgados?

R.-La actual ley ya faculta a la Junta de Comunidades para ejercer la acción popular en los casos de mujeres asesinadas y en casos en los que haya consecuencias muy graves del delito. Lo que hacemos con esta nueva ley es ampliar esa acción a la petición de la retirada de la patria potestad del padre asesino, algo que no hacíamos hasta ahora.

P.-La ley contempla poner en marcha más recursos para la prevención, ¿en qué consistirá el aumento, puede poner un ejemplo concreto?

R.- Desde el principio de la legislatura venimos desarrollando una estrategia de prevención que no existía en Castilla-La Mancha. A través de esto iniciamos distintas medidas relacionadas con la visibilización y sensibilización de todas las formas de violencia de género. En breve presentaremos la campaña de invierno que es una época del año, lo mismo que el verano, en la que hay un repunte de la violencia en el ámbito de las parejas o exparejas.

También desarrollamos de manera pionera en Europa las misiones pedagógicas por la igualdad, cuya actividad principal gira en torno a la acción de la campaña ‘Sin un sí es no’ para el  reconocimiento de la violencia sexual como una forma de violencia de género, y de manera muy especial la violación en cita, una de las formas de violencia sexual más habitual que se tiende a silenciar. Las misiones pedagógicas por la igualdad se llaman así retomando el concepto de misiones pedagógicas de la Segunda República que acercaban recursos culturales a las zonas rurales y más deprimidas de este país; desde ese concepto hemos desarrollado esta medida por la igualdad que se ejecuta de forma principal en las zonas rurales de Castilla-La Mancha.

Nuevos modelos de masculinidad

P.-¿Ya se han hecho misiones pedagógicas por la igualdad en la provincia de Ciudad Real?

R.-Sí. Desde 2016 cada año vamos a poblaciones con recursos especializados y actividades de dinamización. Intentamos llegar a la población joven sobre qué es la violencia sexual y el concepto de la violación en cita, procurando empoderar a las chicas a la hora de tomar decisiones y sobre su derecho a parar una relación sexual en el momento que estimen sin sentirse culpables. Y por su puesto propugnamos nuevos modelos de masculinidad, menos patriarcal y más igualitaria.

P.-¿Cuál será el eslogan de esa nueva campaña de invierno, me puede avanzar algo respecto a su contenido?

R.-No. La campaña se presentará una vez pasado el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Como todos los años a través de múltiples soportes trataremos de llegar al mayor número de personas. Todos los años, y este también, firmamos un acuerdo con la Federación de Hostelería de Castilla-La Mancha para distribuir vasos o servilletas con mensajes para prevenir la violencia de género.

Completaremos esta acción con iniciativas en el medio educativo para poder concienciar sobre la violencia de género y no solo en el ámbito de la pareja o expareja, sino en el de la violencia sexual. No quiero pasar por alto que la trata y el comercio sexual también son manifestaciones de la violencia que se ejerce sobre las mujeres, los prostituyentes son cada vez más jóvenes, algo que me parece muy preocupante.

Violencia en el “sistema prostitucional”

Hay que explicitar que la violencia de género también se ejerce a través del sistema prostitucional, es necesario reducir la demanda por parte de los varones para acabar con este gravísimo atentado contra los derechos humanos de las mujeres. Por eso en la estrategia de sensibilización contra la violencia de género también incluimos campañas con chicos jóvenes en los institutos para concienciar de lo que implica el consumo de prostitución y la complicidad entre los clientes a través de la compra del cuerpo de las mujeres en relación a la legitimización de las mafias que operan en la trata. La trata no se puede desvincular de la prostitución, la prostitución es el vehículo de la trata.

P.- ¿Ya están cerrados los contenidos de la nueva asignatura de Educación para la Igualdad, la Tolerancia y la Diversidad en el sistema educativo regional?

R.-Lo primero que quiero aclarar es que empezamos el curso pasado con esta asignatura experimental, en treinta centros, antes estuvimos trabajando un año con un equipo mixto del Instituto de la Mujer y la Consejería de Educación sobre los contenidos curriculares, seguimos en la fase experimental aunque los contenidos ya están diseñados. De momento estamos evaluando sobre su pertinencia para adaptarlos a las necesidades educativas. La base de la asignatura es promocionar la igualdad, la erradicación de la violencia y la educación afectivo sexual igualitaria y responsable, tanto en primaria como en secundaria.

P.-¿Tienen los resultados de esa evaluación?, ¿qué les están transmitiendo desde los colegios en los que se imparte?

R.- La verdad es que son tremendamente satisfactorios. El 90% del alumnado manifiesta que los contenidos le resultan útiles para su vida cotidiana y al menos el 80% nos dice que comparte ese aprendizaje con familia y entorno más próximo, de manera que el efecto multiplicador de la asignatura favorecerá también acelerar el recorrido hacia una sociedad más igualitaria.

Educación por la Igualdad: obligatoria en dos años

P.- ¿Mantienen el objetivo de que la asignatura sea obligatoria en dos años, tanto en primaria como en secundaria?

R.- Sí. La educación igualitaria se debe hacer en edades tempranas, solamente construyendo una sociedad más igualitaria podemos desterrar el machismo de nuestra sociedad, y puesto que las desigualdades empiezan a manifestarse desde que somos pequeños y pequeñas, basta ver cómo es la ocupación física de un patio de cualquier colegio, debemos actuar para evitar la traslación a lo que ocurre después en nuestra vida adulta.

P.-¿Y no temen que un cambio de Gobierno pueda paralizar que se curse esta asignatura, como ocurrió con educación para la ciudadanía hace años, pese a que la ley se aprobó por unanimidad en las Cortes regionales el pasado 4 de octubre?

R.-La experiencia nos demuestra que en materia de igualdad cuando ha gobernado el Partido Popular en Castilla-La Mancha se ha retrocedido, por lo tanto a través de una ley el blindaje siempre será mayor. Evidentemente necesitamos que siga habiendo al frente del Gobierno de Castilla-La Mancha personas como es el caso de Emiliano García-Page comprometidas con la igualdad entre mujeres y hombres y con un enfoque feminista en todas y cada una de sus decisiones.

P.-En Castilla-La Mancha el índice de mujeres víctimas de violencia machista oscila entre los 12 y 13 casos por cada 10.000 mujeres, por debajo de la media nacional, ¿justifican las cifras una nueva ley como esta?

R.-Reducir la violencia de género al número de denuncias puede ser simplificador, es cierto que es un indicador de cuál es la situación, como también lo son las estadísticas de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Aquí en Castilla-La Mancha sí que tenemos competencias en el ámbito de la prevención y de poner a disposición de las víctimas de la violencia de género, de sus hijos y sus hijas, recursos para acabar con este gravísimo problema social. Creemos que hay una responsabilidad institucional en todo ello.

También ha contribuido al desarrollo de la nueva ley el hecho de que hemos observado que la norma que aprobamos en 2001, pionera en España y en Europa, y antecedente inmediato de la Ley Integral nacional de 2004, requería de una actualización. Desde 2001 aquí se han producido muchos hitos legislativos, se ha ampliado el conocimiento y también hay más experiencias  para acometer esas situaciones de violencia, no solo relacionada con las víctimas,  tan importante como esto es luchar para que la violencia de género no aparezca, de ahí la importancia de la prevención, sensibilización y concienciación en esta nueva ley. Es preciso que la velocidad de crucero que se ha adoptado en esta legislatura se mantenga en las siguientes, porque estamos luchando para provocar un cambio de actitud social y esos cambios no son perceptibles en el corto plazo, se necesita insistir en esa misma línea para ver resultados importantes.

P.-Más de 5.000 denuncias por violencia de género y casi 2.000 órdenes de protección el año pasado en Castilla-La Mancha, ¿son muchas o se está moderando la cifra?

R.-Es importante conocer el número de denuncias, pero hay que decir que no todas las víctimas de la violencia de género denuncian, insisto, los datos son indicativos pero no el factor determinante, para nosotros sí lo es la evolución de cifras que tienene que ver con el aumento de llamadas a la línea 900 y con la visibilidad que le estamos dando  a este servicio para recibir un asesoramiento inmediato.

Que no haya datos no significa que no exista. De hecho la violencia de género ha dejado de ser un problema privado hasta hace muy poco y está tan naturalizada que muchas personas creen que corresponde al ámbito de lo personal, ocurre también con la violencia sexual, son muy pocas las víctimas que hacen pública su situación puesto que hay una tendencia social a revictimizar, a hacer responsable a una mujer de la violación.

Según nos transmiten las organizaciones expertas en mujeres violadas la mayoría de las violaciones, un 80%, son perpetradas por un conocido de la víctima, un compañero de trabajo, un amigo, un hombre al que acaba de conocer que la fuerza a tener relaciones más allá de lo que ella quisiera. Como cuenta con esa legitimización social también está muy silenciada y no hablemos de la prostitución.

P.- Hace poco la escuche decir que Castilla-La Mancha es abolicionista respecto a la prostitución, ¿se va a legislar de alguna forma contra la prostitución?

R.- El Gobierno de Castilla-La Mancha es feminista y abolicionista, propugna la abolición de la prostitución entendiendo que es un grave atentado contra los derechos de las mujeres en general, no solo de las prostituidas. Su pervivencia transmite una imagen de cosificación de los cuerpos de las mujeres y es muy difícil desligar la prostitución de la trata.

Reducción de la demanda de prostitución

P.-¿Qué puede hacer un Gobierno autonómico contra la trata de mujeres con fines sexuales?

R.-La trata es un delito y no tenemos competencias propias para  luchar contra ella pero sí para actuar en la prevención, en la identificación de esas situaciones y sobre todo en la reducción de la demanda. Queremos hacer conscientes a los varones de Castilla-La Mancha que detrás de cada consumo de prostitución se está apoyando a las mafias y sobre todo a un sistema que mercantiliza nuestros cuerpos, algo que se traduce en otros ámbitos de la vida como puede ser el falso moderno discurso de los vientres de alquiler que tiene que ver en confundir los derechos humanos con la posibilidad de pagar por el cumplimiento de un deseo. En este mundo si se tiene dinero para satisfacer un deseo eso se convierte en un derecho y no es así.

Es muy grave lo que nos dicen algunos estudios que se han hecho promovidos por mujeres progresistas en el cual los jóvenes puteros equiparan el consumo de la prostitución a la compra de un teléfono móvil, me tomo una copa, me compró un móvil y pago a una mujer prostituida.

P.- ¿Me está diciendo que lo que harán son campañas?

R.- El sistema prostitucional es un fenómeno que lleva funcionando milenios, pero es cierto que la trata tal y como la conocemos: transnacional y global, es algo más reciente, opera en nuestro país los últimos treinta años y estamos luchando contra ese fenómeno con mecanismos e instrumentos previos a este modelo de tráfico de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Por lo tanto, y así queda contemplado en la ley, es muy importante fortalecer la investigación, conocer las causas y las consecuencias de todas las manifestaciones de violencia de género, incluida la prostitución, para adoptar medidas eficaces contra ella.

Antes de esta ley ya contábamos con plazas para mujeres víctimas de la trata en nuestra red asistencial de acogida y hacíamos campañas contra el comercio sexual, ahora queremos actuar más sobre esas situaciones de violencia machista, pero sobre todo combatir el machismo que existe en la sociedad y sin el cual no tendría cabida las violencia de género, una cosa es consecuencia de la otra.