Merino: “Las mujeres rurales tienen que liderar el cambio”

La presidenta nacional de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR), Lola Merino, reclamó en Campo de Criptana una mayor presencia de la mujer en los  órganos rectores de organizaciones y cooperativas agrarias y ha asegurado que “las mujeres rurales tienen que liderar el cambio y la toma de decisiones, porque son muchas las mujeres que trabajamos, muchas las que producimos, pero muy pocas las que decidimos“.

Lo hizo en la jornada que se ha celebrado en Campo de Criptana sobre el papel de la mujer en el proceso de toma de decisiones en las organizaciones agrarias y cooperativas, a la que han asistido un centenar de mujeres de diferentes municipios.  

Merino puso de manifiesto que una cuarta parte de los socios de cooperativas son mujeres, pero tan sólo un 3,5% de ellas tiene presencia en los órganos directivos y menos de un 2% ejercen como presidentas en los mismos. Todo ello, a pesar de que tienen un nivel formativo superior al de los hombres y participan mucho más en las actividades que se organizan.
“Las mujeres tienen que estar donde se toman las decisiones para poder ser ellas las principales beneficiarias del desarrollo rural y hacer que ese desarrollo sea efectivo y se consiga fijar población, generar empleo y evitar el envejecimiento”, ha recalcado Lola Merino, quien ha apuntado que tanto el tejido asociativo, como el empresarial, las instituciones y los propios hombres tienen que asumir su parte de responsabilidad y “cambiar los tópicos que impiden que las mujeres estemos” en los órganos de decisión porque “el día a día y la propia organización del mundo empresarial” es un obstáculo importante para que las mujeres puedan tener su propia proyección profesional”.

Merino estuvo acompañada por el alcalde criptanense, Antonio Lucas-Torres, quien inauguró la jornada y ensalzó el trabajo que realiza Amfar, asegurando que “si no existiese, habría que inventarla”, explica la propia asociación en un comunicado.
El alcalde también animó a las mujeres a “dar un paso al frente” y acepten cuando se les ofrece un puesto de responsabilidad en empresas o instituciones.