Miguelturra despide a Jesús Mora entre una honda tristeza

Julia Yébenes Ciudad Real
El féretro de Jesús Mora llega a la Iglesia de la Asunción / Clara Manznao

El féretro de Jesús Mora llega a la Iglesia de la Asunción / Clara Manznao

Era un vecino muy conocido, tal y como ha reconocido la alcaldesa Victoria Sobrino

Jesús Mora, el conocido vecino de Miguelturra que fue atacado mortalmente la madrugada del viernes por otro hombre en un olivar del término de Herencia, ha sido despedido a primera hora de esta tarde por sus familiares más allegados y numerosos vecinos de la localidad, entre una honda tristeza.

El fallecido, propietario de la ferretería La Plaza, un negocio familiar ubicado en el centro del pueblo, era muy conocido por todo Miguelturra y su muerte ha causado gran consternación.

De hecho, el municipio estará de luto todo el fin de semana, tras decretar el Ayuntamiento dos días de luto oficial por la muerte violenta de su apreciado vecino.

El entierro se ha celebrado a primera hora de la tarde de este sábado / Clara Manzano

El entierro se ha celebrado a primera hora de la tarde de este sábado / Clara Manzano

La propia alcaldesa de Miguelturra, Victoria Sobrino, se ha mostrado muy triste esta mañana con el trágico suceso, tal y como ha señalado a los medios en Ciudad Real, donde ha lamentado la muerte de Jesús porque “era una persona muy conocida, como toda su familia”.

El luto oficial y las banderas a media asta, ha señalado, es una demostración de “solidaridad y apoyo a sus familiares”, así como se han suspendido los actos institucionales.

El cadáver ha sido velado toda la noche en el tantaorio Alfonso X El Sabio de la capital ciudarrealeña, y el entierro ha tenido lugar en la Iglesia de la Asunción de la localidad migueltureña.

El suceso ocurrió en la madrugada del jueves al viernes en un camino rural entre los municipios de Herencia, Puerto Lápice y Alcázar de San Juan, donde se halló el cuerpo de Mora.

Por su parte, el presunto asesino abandonó el lugar y se entregó el viernes por la mañana a la Policía en Ciudad Real, que se hizo cargo de la investigación.

El juzgado de instrucción número 2 de Alcázar de San Juan se hizo cargo de las diligencias, y decretó el secreto del sumario.