Fuertes tormentas en Moral y Membrilla dejan paso a dos días de tregua meteorológica

Belén Rodríguez Moral de Calatrava

El agua corriendo como si fuese un río el martes en una de las calles principales de Moral de Calatrava durante la tormenta y video de Moral y Membrilla / Lanza

El martes una tromba de agua de media hora colapsó el colector de Moral, según ha explicado el alcalde a la Cadena Ser y en Membrilla se recogieron 13,5 litros en poco tiempo. El riesgo de tormentas se reactiva el sábado y se mantiene la inestabilidad

El final de mayo no endereza esta primavera fresca, lluviosa y tormentosa. El martes una tromba de agua  colapsó el colector municipal de Moral de Calatrava y provocó inundaciones en la carretera a Valdepeñas, solo dos días después de la tormenta del domingo en esa localidad, que muchos compararon con las riadas de 1979, sólo que esta vez sí aguantó el nuevo canal de la Veguilla.

Manuel Torres, el alcalde Moral, ha confirmado a la Cadena Ser en Valdepeñas que no ha habido que lamentar ni daños personales ni materiales, aunque por las redes han circulado imágenes de este acceso al pueblo con el agua corriendo como si fuera un río. Precisamente el mes pasado el Ayuntamiento aprobó una inversión de 100.000 euros para construir un nuevo colector en esa zona del municipio y evitar inundaciones.

Agua corriendo como un río en Membrilla

También en Membrilla, entre la una y media y las dos de la tarde, descargó otra tormenta muy aparatosa que según el alcalde Manuel Borja no ha provocado ninguna complicación. “Llovió mucho en poco tiempo unos 13,5 litros por metro cuadrado y en algún momento se acumuló mucha agua en las calles, pero sin problemas”, ha señalado a Lanzadigital.com.

Las tormentas se fueron desplazando hacia Albacete y también dejaron lluvias por la tarde en poblaciones ciudarrealeñas como Pedro Muñoz o Socuéllamos, en este último caso acompañada de pedrisco en la carretera Socuéllamos-Tomelloso.

Lo que viene ahora según la Agencia Estatal de Meteorología son dos días de tregua, pero que nadie piense que en junio se recupera la estabilidad. El sábado y sobre todo el domingo es probable que caigan tormentas fuertes en casi todo el país.

Las máximas suben a 24 grados

Para este jueves fiesta regional de Castilla-La Mancha se espera una jornada de cielos cambiantes, que irán variando de nuboso a despejado, y al revés. En Ciudad Real no se espera que llueva y sí un tímida recuperación de las temperaturas máximas que podrían llegar a los 24 grados en Ciudad Real, Valdepeñas y Tomelloso. Las mínimas apenas cambian, se quedan en entre 11 y 12 grados.