Moreno explica que su cese en Cruz Roja responde a su deseo de transparencia y sus preguntas sobre los sueldos de los dirigentes

La expresidenta provincial de Cruz Roja Ciudad Real afirma que los responsables de la ong perciben unos sueldos “desorbitados” y critica el mal trato que reciben los voluntarios, “son los que menos mandan y están totalmente desamparados”.

Arropada por amigos, vecinos, representantes políticos y voluntarios, la expresidenta provincial de Cruz Roja Ciudad Real, Lola Moreno, ha explicado esta mañana en la Plaza Mayor que su cese en el cargo se produjo una semana después de que solicitara, junto a los presidentes y vicepresidentes locales, un listado de todos los trabajadores de Cruz Roja en la provincia, en qué estaban trabajando y por qué algunos de ellos estaban en varias asambleas, así como sus salarios, incluyendo en el de la secretaria y el coordinador.

Detalló Moreno que esta información jamás se había dado en la provincia. Fue solicitada el 13 de abril y el 20 era cesada. “Claro, ahí se iba a ver esas desigualdades salariales, porque hay unos pocos que cobran sueldos desorbitados, mientras que algunos trabajadores se están dejando la piel y cobran 900-1.000 euros”.

Voluntarios

Del mismo modo, criticó Moreno el mal trato que reciben los voluntarios. “Son los que menos mandan y están totalmente desamparados, al menos en esta provincia”. Así ejemplificó que el voluntariado trabaja horas y horas y les escatiman hasta los bocadillos y comidas calientes, recordando un episodio de desmontaje de carpas en Manzanares, desde las seis de la mañana hasta la tarde, en la que los voluntarios no recibieron ni un bocadillo.

Moreno arropada por amigos, vecinos y voluntarios / Clara Manzano

Moreno arropada por amigos, vecinos y voluntarios / Clara Manzano

En este sentido afirmó Moreno que no ha hablado con ningún voluntario que esté contenta con el trato recibido por parte de la institución, sobre todo por parte de los trabajadores. “Pero son los que gobiernan los que no dejan que en esta provincia el voluntariado avance, se una, opine, sólo permite que trabaje aislado, con el divide y vencerás, para que ellos puedan seguir con sus privilegios, seguir dirigiendo el cotarro, tener el poder absoluto y ganar un pastón”.

Asimismo añadió que ha sabido que estos dirigentes llevaban meses buscándole una sustituta a sus espaldas. “¿Se puede ser más fría e inhumana?”, reflexionó Moreno, que mostró a los medios de comunicación la escueta carta en la que se le comunicaba su cese como presidenta provincial de Cruz Roja.

Del mismo modo, criticó que la labor de captación de nuevos socios la esté realizando la empresa Wesser, que ha sido denunciada por explotación a sus trabajadores y que recibe la primera cuota íntegra (el primer año) de los nuevos socios.

Sustituto

Informó de que ha sido sustituida por un trabajador, el coordinador autonómico, que vive y trabaja para Cruz Roja en Toledo. “Este delegado especial no les va a cuestionar nada, es uno de los suyos, ni les va a pedir papeles a estos poderosos de esta Oficina Provincial de Ciudad Real, de esta sede bonita que es lo que querían, con buenos despachos, sueldos desorbitados para ser una institución humanitaria de voluntariado y privilegios para dirigir a su manera la provincia”.

Además Moreno dio las gracias a los amigos y excompañeros que han dimitido con ella, “y más que vais a dimitir”.

Por último afirmó que cierra una etapa de su vida (diez años como presidenta) y abrirá otra porque siempre luchará por una sociedad sin pobreza, por la igualdad de género y la justicia social.