Muere de coronavirus el sacerdote Francisco Javier Sanzol, conocido como Patxi en Ciudad Real, donde llevaba cerca de 40 años

J. Y. / Lanzadigital.com Ciudad Real
Imagen de Francisco Javier Sanzol Díez / Lanza

Imagen de Francisco Javier Sanzol Díez / Lanza

Su muerte ha conmocionado a parte de la sociedad ciudarrealeña, que han reaccionado con comentarios de cariño en las redes sociales de la Diócesis cuando ha informado del deceso. La misa exequial será a las 11:00 h. de este sábado 24 de octubre en la Catedral de Ciudad Real, presidida por el obispo Gerardo Melgar

El sacerdote de origen vasco Francisco Javier Sanzol Díez, conocido como Patxi, ha fallecido por coronavirus este viernes a los 70 años de edad en Ciudad Real.

Natural de Bilbao, desde 1981 (con un paréntesis de 4 años) y hasta su muerte ha trabajado en la Diócesis Ciudad Real, atendiendo a personas y labores apostólicas del Opus Dei que estaban distribuidas por bastantes poblaciones de la diócesis.

Su muerte ha conmocionado a parte de la sociedad ciudarrealeña, que han reaccionado con comentarios de cariño en las redes sociales de la Diócesis cuando ha informado del deceso.

El sacerdote se licenció en Físicas en la Universidad del País Vasco en 1974, comenzando después los estudios eclesiásticos, que completó en 1979 con el Doctorado en Derecho Canónico por la Universidad de Navarra. Desde 1969 pertenecía al Opus Dei.

Fue ordenado sacerdote en el santuario de Torreciudad por el cardenal König, el 15 de agosto de 1978.

Sus primeros encargos pastorales los tuvo en Madrid en el Colegio Retamar y otras labores apostólicas del Opus Dei.

En Ciudad Real fue fiscal en el Tribunal Eclesiástico, y actualmente era defensor del vínculo. Pertenecía, además, al Consejo Presbiteral.

Después de tantos años en La Mancha, tenía un profundo conocimiento de El Quijote, lo que le llevó a publicar varios artículos en el Instituto de Estudios Manchegos (IEM).

La misa exequial será a las 11:00 h. de este sábado 24 de octubre en la Catedral de Ciudad Real, presidida por el obispo Gerardo Melgar.