La Audiencia Provincial de Ciudad Real autoriza la muerte de 53 vacas abandonadas en Navalpino

Lanza Navalpino
Agente con uno de los animales de la explotación / Guardia Civil

Agente con uno de los animales de la explotación / Guardia Civil

Proanimal CLM lamenta tener que decir que "la Justicia no muestra la conciencia necesaria y empatía hacia los animales y su bienestar", a pesar de todas las reformas legales existentes que tienden a "descosificar" a los animales y regularizar el bienestar animal. "Mientras políticos y jueces no cambien su visión de los animales, parece que poco se puede avanzar en la protección de los mismos", asegura

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha resuelto el recurso de apelación que interpuso la asociación Proanimal CLM y confirma el auto del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Ciudad Real que acordaba mantener la solicitud de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCM) del sacrificio e incineración de las 53 vacas abandonadas de Navalpino, incluidas las 50 que estaban sanas y sus terneros.

En nota de prensa, Proanimal CLM lamenta tener que decir que “la Justicia no muestra la conciencia necesaria y empatía hacia los animales y su bienestar”, a pesar de todas las reformas legales existentes que tienden a “descosificar” a los animales y regularizar el bienestar animal. “Mientras políticos y jueces no cambien su visión de los animales, parece que poco se puede avanzar en la protección de los mismos”, asegura.

Explica que ha transcurrido más de un año desde el abandono de estas vacas, “víctimas de un maltrato animal”, pudiendo haberse realizado el correspondiente saneamiento y regularización. Sin embargo, continúa la asociación, no ha sido posible ya que la Justicia y Administración regional han mostrado “la falta de interés y empatía” hacia los animales, a pesar de que Proanimal CLM comunicó al Juzgado la voluntad de varios santuarios animales de acoger a las vacas en el momento en que pudieran ser trasladadas.

El Juzgado ofrecía únicamente la posibilidad de que Proanimal asumiese la regularización de la explotación ganadera (saneamiento, alimentación, desplazamiento al matadero de las que procedan, registrar a las no identificados, hasta la recuperación de la calificación sanitaria y eventual desplazamiento a los santuarios que se han ofrecido u otro lugar apto para los mismos), es decir, que esta asociación asumiese todos los gastos necesario para la regularización de la explotación y que la Consejería de Agricultura “no quería asumir”.

Según la asociación, “el auto de la Audiencia Provincial olvida que las actuaciones se originaron por un delito de maltrato animal, y se limita a referirse a la salud pública, que por lo que se dice, solo se salvaguarda con la muerte de los animales sanos si han de ser saneados por la Administración, pero que no se pone en peligro si es esta asociación la que costea el mantenimiento y saneamiento de los animales”.

Proanimal CLM dice que ha tratado, “por todos los medios”, de colaborar con la Junta y resolver el problema. De este modo, ha propuesto que sea la Administración regional quien sea la encargada de proceder al saneamiento y regulación administrativa de los animales ya que es ella el órgano competente para llevar a cabo tales autorizaciones, por tanto, se agilizaría el procedimiento de saneamiento y regulación de los animales y el respectivo traslado de los animales a los santuarios, procedimiento que se alargaría si se tuviese que hacer cargo cualquier otra persona al tener que padecer las dilaciones burocráticas de toda administración.

Así las cosas, Proanimal espera que el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, muestre ser “un ejemplo para la ciudadanía” en la defensa del bienestar animal y colabore con Proanimal CLM, procediendo a asumir el saneamiento y regulación administrativa de las vacas sanas de Navalpino para que puedan ser trasladadas a los santuarios correspondientes.