Ni maíz, ni hortícolas: este año apenas se podrá regar con agua de los embalses de Ciudad Real

Belén Rodríguez Ciudad Real
Este verano apenas se podrá regar con aguas superficiales en Ciudad Real, las reservas no lo permiten / CHG

Este verano apenas se podrá regar con aguas superficiales en Ciudad Real, las reservas no lo permiten / CHG

La Confederación del Guadiana reduce al mínimo el uso de aguas superficiales para riego este verano en la provincia. Los agricultores de Torre de Abraham, Gasset y El Vicario dispondrán de menos de un hectómetro cúbico, y solo para cultivos permanentes

Este verano no se podrá cultivar maíz en los campos regables del embalse de la Torre de Abraham, al norte de la provincia de Ciudad Real, ni hortícolas en el entorno de los pantanos del Gasset y El Vicario, en el Valle del Guadiana. No hay agua, y las pocas reservas de los pantanos (al 27%) son para garantizar el abastecimiento humano, en serio peligro como siga sin llover, aunque asegurado para este año.

Este es el duro panorama al que se enfrentan los agricultores dependientes de aguas superficiales en la campaña de riego 2020 que acaba de empezar. “No es posible atender la campaña agraria normal”, afirma el presidente de la Confederacion Samuel Moraleda, tras la celebración ‘online’ por la crisis del coronavirus de la junta de explotación (la semana pasada) correspondiente a la campaña, y la Comisión de Desembalse definitiva (este miércoles).

De 31 hm3 el año pasado a 0,19: la dotación para Torre de Abraham

La Comisión de Desembalse de la cuenca hidrográfica ha autorizado esta semana propuestas que reducen a lo imprescincible el regadío, sobre todo en el área regable de Torre de Abraham que este año solo podrá disponer 190.000 metros cúbicos de agua (0,19 hm3), y solo para cultivos permanentes (olivo y viña).

Se trata de una drástica reducción que imposibilita sacar adelante el cultivo más extendido en la zona: el maíz, y contrasta con la cantidad de agua que utilizaron el año pasado: 31 hectómetros cúbicos, de los 33 que en condiciones normales (no de sequía o escasez) tienen derecho.

0,26 y 0,65 hm3 para las zonas regables de Gasset y El Vicario

Para las zonas de riego más modestas de los embalses de Gasset y El Vicario, en la comarca de Ciudad Real, se han autorizado 260.000 metros cúbicos para los regantes del Gasset y 650.000 metros cúbicos para la zona de El Vicario (el uso de este pantano es riego y recreativo, no abastecimiento). Tanto Torre de Abraham, como Gasset y El Vicario son embalses en estado de emergencia (la Torre trasvasó agua al Gasset este invierno para garantizar que Ciudad Real y su comarca no se quedan desabastecidos).

Solo en Peñarroya se regará con normalidad

Solo la comunidad de usuarios del pantano de Peñarroya (el único lleno), en el entorno de las Lagunas de Ruidera, tendrá una campaña normal.

Primeros recortes en aguas subterráneas

A estos recortes, que estuvieron a punto de producirse hace solo dos años, en 2018, -las lluvias excepcionales de marzo de aquel año revertieron la situación-, hay que sumar la limitación adicional a los agricultores dependientes de aguas subterráneas, que sustentan la mayoría de la agricultura de regadío en La Mancha, que se ha fijado entre un 5 y 6% de media, dependiendo del cultivo.

Las reservas: 60 hm3 menos de agua respecto a 2019

Los pantanos de la cuenca del Guadiana en Ciudad Real (la principal) han empezado la primavera con 109 hectómetros cúbicos de agua acumulados, 60 menos que el año pasado por estas mismas fechas, y eso que también fue un año cálido y seco.

Situación preocupante en Vega del Jabalón

Preocupa especialmente la situación del pantano de la Vega del Jabalón, del que se abastecen Almagro y Bolaños, con solo 3,5 hm3. La conexión Torre de Abraham-Gasset tampoco pasa por un buen momento, la Torre ha recuperado agua esta última semana y almacena 19 hm3 (un 10% de su capacidad).

El pantano del Gasset, del que ‘beben’ Ciudad Real y otras seis poblaciones más de su comarca mantiene el tipo con 14,6 hm3 (sobre el papel agua como para algo más de un año), pero a nadie se le escapa que ha recibido un trasvase este invierno desde Torre de Abraham.