“Nuestra fortaleza es la utilidad que tengamos para la sociedad regional”

J. Y. / Ciudad Real

Ana López-Casero tiene claro que contra la crisis hay que hacer aflorar el talento para impulsar iniciativas empresariales y, así, crear riqueza y generar empleo. Este el objetivo que asumió hace cuatro años al frente de la Fundación Horizonte XXII de Globalcaja y en el que sigue inmersa con una cartera de actividades por toda Castilla-La Mancha  basadas en la formación directiva y de emprendedores. Como novedad para este 2013 y con un presupuesto de 500.000 euros, la entidad publicará el estudio Gem para medir la realidad de la actividad emprendedora. Además seguirá trabajando en programas directamente imbricados con el territorio y en colaboración con todos los organismos públicos y privados del ecosistema socioeconómico autonómico. La alianza con redes para la captación de inversión privada que financien ideas innovadoras de la masa gris regional será uno de los ejes más punteros en los que centrará su acción.

PREGUNTA.- Ha acabado 2012, el tercer año de actividad de Horizonte XXII. ¿Qué balance hace?

RESPUESTA.- El balance ha sido muy positivo porque hemos seguido trabajando en los objetivos de la fundación. Nos gusta trabajar por construir en cooperación con los que tienen los mismos fines para el desarrollo económico de la región. Hemos cerrado un año en un entorno difícil por la grave crisis pero hemos realizado las actividades con la misma pasión e ilusión. Y también con la misma respuesta.

P.- ¿Cuál sería la actividad en cifras?

R.- Desde 2009 hemos formado a 1.052 directivos, 250 de ellos el año pasado, y en el programa ‘Yo quiero a mi pyme’ para fortalecer y empujar la competitividad en las pymes hemos formado a 557 empresarios y responsables gerenciales, 200 en 2012. También realizamos actuaciones para jóvenes como el  ‘Lidera’, con un total de 70 universitarios participantes y con la novedad de que hicieron prácticas en empresas como Tecnobit o Indra. Se trata de acercar a los futuros profesionales al mundo de la empresa con un programa de desarrollo de habilidades directivas y con el complemento de la formación teórica.  En la línea del emprendimiento tenemos 500 alumnos formados, y a través de nuestra plataforma ‘Desafío 22’ se han constituido 25 empresas y otras seis están en vías de creación.

P.- Con estos datos ¿puede decirse que aquel cubo mágico con las aristas de progreso, liderazgo, talento e innovación que usted anunció en la presentación de la fundación está consolidando su rodaje?

R.- Nuestras actividades están basadas en esos principios y se siguen realizando con aceptación. Pretendemos actuar como motor de la actividad emprendedora, para ser catalizadora de proyectos innovadores, para el desarrollo tecnológico y para contribuir en las estrategias  empresariales de la región.

P.- Tras tres años de trabajo, ¿está imbricada la fundación en la sociedad regional?

R.– Nuestra fortaleza es la utilidad que tengamos para la sociedad castellano-manchega, si lo dejamos de ser no tendrá sentido. Globalcaja, como cooperativa de crédito, ha hecho una apuesta importante por esta fundación (tiene otras), para que la región tenga una herramienta de desarrollo. Procuramos estar cerca de los empresarios, de la universidad y de las cooperativas, precisamente por pertenecer a esta entidad. Creo que la fundación está presente en la sociedad castellano-manchega que ya nos demanda cosas.

P.- ¿O sea, que ya han tejido relaciones con entidades del tejido productivo y de otros campos para crear oportunidades?

R.- Trabajamos con instituciones y personas que comparten nuestros objetivos. Nos gusta ir de la mano y mantener la cercanía y compromiso con el territorio que caracterizan a una cooperativa de crédito. La cooperación está en nuestro ADN, el mundo se construye sumando, no existe otra fórmula, la selección natural eliminará a las organizaciones que quieran caminar en solitario. Por ello, hemos vertebrado nuestra actuación en tres áreas de actuación: la de observación y planificación estratégica, el área de formación y desarrollo del talento, y el área de innovación y conocimiento.

P.- Precisamente, la fundación realizó un estudio en el que radiografió Castilla-La Mancha desde el punto de vista económico. ¿Cuáles son sus debilidades y sus potencialidades?

R.- El estudio es “Horizonte Castilla-La Mancha” y yo lo destaco por su calado y profundidad. Se hizo durante un año con diferentes fuentes.Contamos con lo que ya estaba escrito, se utilizó la inteligencia colectiva de 50 personas de diferentes ámbitos para testar la realidad más cercana y también impulsamos el movimiento ‘Sueña tu región’ para captar opiniones sobre yacimientos y oportunidades. Fue muy completo y vivo, y se concluyó con seis retos que nosotros estamos enmarcando en nuestra filosofía humanista de colaboración con las personas. Creemos que para que un territorio se desarrolle se tienen que desarrollar sus personas, por lo que es básico trabajar en cooperación y, así, conseguir la máxima eficiencia y distintas sinergias.

P.- ¿Entiendo que estos retos centran las tareas de la agenda de la fundación?

R.–  Sí, es una hoja de ruta que no queremos desarrollar en solitario. Los ‘deberes’ del estudio son conseguir que Castilla-La Mancha sea una región más competitiva y sostenible, y apostar por conseguir el tejido empresarial, por el emprendimiento, y por el desarrollo del talento  como herramienta clave del futuro. Aquí radica gran parte de nuestro empeño, con programas específicos. En nuestro caso lo hacemos de la mano de escuelas de negocios y organizaciones universidades que ya tienen mucha experiencia académica como IESE Business School, IE Business School, ESIC Business and Marketing School, EOI Escuela de Organización Industrial, o la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Otros retos del estudio era que había que repensar nuestra marca región, cuál es la identidad que queremos exportar dentro y fuera de España, fomentar mayor partición de la sociedad civil en el debate del futuro de la región y generar una fase en la gestión publica de mayor transparencia y confianza.

P.- ¿Habrá alguna novedad en los programas de 2013?

R.- Dentro de las tres áreas, dentro del Observatorio presentaremos el estudio Gem (Global Entrepreneurship Monitor) por el que se mide la actividad emprendedora mediante unos indicadores multinacionales. Lo realizamos con la UCLM y lo importante será poder comparar a la región con otras de nuestro país y de la Unión Europea. Es importante tener esa perspectiva para poder mejorar. Hay que desarrollar las fortalezas, mientras que las debilidades no son tales, sino que se convierten en oportunidades de mejora. También seguiremos con el Programa de Reactivación Comercial que puede ser una herramienta para la competitividad de las cooperativas agroalimentarias.

P.- ¿El mundo agroalimentario es muy importante para la fundación, no?

R.- Sí, es un fin vinculado a la entidad a la que pertenecemos. De hecho estamos trabajando en la segunda edición del Máster Integral del Vino, pues una región como la nuestra no puede permitirse no tener acciones de marketing y comercialización en enología y viticultura. La formación para nosotros es una herramienta de competitividad importante porque el mundo está globalizado y es muy importante que se haga formación en los órganos directivos de las cooperativas, con el fin de que se profesionalicen aún más. El conocimiento  es necesario para la orientación de las empresas al exterior, para avanzar en el aprendizaje de las nuevas tecnologías y de idiomas, y para buscar nuevos talentos.

P.- ¿Cuál es el presupuesto para este año?

R.- El sector fundacional en general no es ajeno a las restricciones presupuestarias derivadas del momento, y de 1.300.000 euros, contamos para este ejercicio con 500.000 euros, aunque recibimos otras ayudas importantes de distintas entidades como el Fondo Social Europeo y del Ministerio de Industria. Por tanto, no sólo tenemos la dotación de la caja, pues también  optamos a otros fondos que gestionamos. Pero lo que no resta en este proyecto es ilusión, pasión y ganas de cumplir con nuestro compromiso.