La Junta apoyará que se declaren las Cruces y los Mayos de Piedrabuena como Fiesta de Interés Turístico Nacional

Lanza Piedrabuena
Patricia Franco, José Luis Cabezas y José Bono en Piedrabuena este jueves

Patricia Franco, José Luis Cabezas y José Bono en Piedrabuena este jueves

Cada edición registra una mayor afluencia de visitas, lo que genera riqueza a la localidad y a la comarca. A este respecto, la titular autonómica de Economía, Empresas y Empleo ha recordado que este tipo de festividades motivan el incremento del turismo que, en el caso de la provincia de Ciudad Real y según fuentes estatales, el crecimiento en viajeros en alojamiento extra hotelero en la provincia en los dos primeros meses del año ha triplicado el crecimiento medio regional, convirtiéndose en la tercera provincia en crecimiento de la demanda de turismo rural a nivel nacional.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha afirmado que el Gobierno regional apoyará que las Cruces y los Mayos de Piedrabuena sean Fiesta de Interés Turístico Nacional y el Ayuntamiento de la localidad va a trabajar en la obtención de dicha declaración para esta cita que cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional desde hace tres años.

Al día de apertura de las cruces de mayo de Piedrabuena este jueves ha asistido Patricia Franco, que ha acompañado al alcalde de la localidad, José Luis Cabezas, en una jornada que también ha contado con la presencia del expresidente autonómico, José Bono, según ha informado la Junta en nota de prensa.

“Piedrabuena se merece la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional y desde el Gobierno de Emiliano García-Page la vamos a apoyar”, ha dicho la consejera, al tiempo que ha significado el trabajo de los vecinos y vecinas de la localidad por arraigar y popularizar esta celebración mayera.

Cada edición registra una mayor afluencia de visitas, lo que genera riqueza a la localidad y a la comarca. A este respecto, la titular autonómica de Economía, Empresas y Empleo ha recordado que este tipo de festividades motivan el incremento del turismo que, en el caso de la provincia de Ciudad Real y según fuentes estatales, el crecimiento en viajeros en alojamiento extra hotelero en la provincia en los dos primeros meses del año ha triplicado el crecimiento medio regional, convirtiéndose en la tercera provincia en crecimiento de la demanda de turismo rural a nivel nacional.

La consejera ha asistido también al Festival del Mayo Manchego que se ha celebrado en la Plaza Mayor, en el que se ha homenajeado a Valentín, el mayero mayor. La actuación ha corrido a cargo de los grupos de mayeros locales ‘Jóvenes Mayeros’, ‘Nuestra Señora de la Asunción’, ‘Santísimo Cristo de la Antigua’, ‘Cruz de Mayo’ y los niños y niñas de la Escuela de Música.

En Castilla-la Mancha hay 16 fiestas que cuentan con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Siete de ellas pertenecen a municipios de la provincia de Ciudad Real: la Semana Santa de Ciudad Real, la Semana de la Zarzuela de La Solana, la Ruta de la Pasión Calatrava, ‘Los Mayos’ de Pedro Muñoz y los carnavales de Herencia, Alcázar de San Juan y Miguelturra. En la región, hay 101 fiestas de interés regional, 26 pertenecientes a la provincia de Ciudad Real.

TRES AÑOS COMO FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL
Este año Piedrabuena celebra la tercera edición de esta fiesta desde su declaración como Fiesta de Interés Turístico Regional, en abril de 2017. Y desde hoy hasta el 15 de mayo se exponen 14 cruces, ocho de brezo, cinco de tela y una mixta.

Aunque entre algunas de las localidades de la región en las que se celebra la fiesta de las cruces existe una distancia superior a 200 kilómetros, estas mantienen elementos comunes, junto con otros propios que las difiere, algunos de ellos heredados y otros surgidos con los años.

Entre los elementos comunes cabe destacar los motivos por los que se ponen las cruces, como promesas, devoción o simplemente por el hecho festivo; la fecha de celebración de la fiesta, si bien en todos los pueblos se prolongan durante varios días más; y ‘echarle el mayo’ a la Cruz, práctica habitual en la mayoría de los pueblos.

Haciendo uso de la costumbre, los mayeros se reúnen todas las noches del mes de abril para ensayar los mayos y, desde la primera noche, todos ellos viven intensamente los preliminares de esta fiesta, que da comienzo en los últimos instantes del mes de abril, delante de la puerta principal de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción para, una vez entrado el quinto mes del año, ‘echarle el mayo’ a la Virgen.