Piedrabuena vuelve a Fitur con sus Cruces y Mayos

Lanza Piedrabuena

Intervendrán el alcalde José Luis Cabezas, habrá música en directo con un grupo de mayeros, se visionará un vídeo sobre su Fiesta más popular y valorada, que comenzará el 2 de mayo, y se distribuirá material promocional con el nuevo logo.

Piedrabuena volverá a presentar en FITUR su fiesta más popular, Las Cruces y Los Mayos, el próximo día 25 de enero en el stand de Castilla-La Mancha, este año con música en directo, por la intervención de un grupo de mayeros.

En esta presentación intervendrá el alcalde José Luis Cabezas, quien dará a conocer la actualidad sobre sus fiestas, declaradas en 2017 de Interés Turístico Regional, a los visitantes de la Feria Internacional de Turismo, que se celebra en Madrid del 22 al 26 de enero.

Este año la novedad será que irá también a FITUR Madrid un grupo de Mayeros, seleccionados de entre los 4 grupos existentes en la localidad, a interpretar varias piezas en directo, proyectándose además un vídeo que recoge la historia de una tradición que se remonta al 1212, año en que Alfonso VIII encabezó la reconquista de España y desde el que se reconoce en este municipio la devoción a la Santa Cruz.

Las fiestas de la Santa Cruz datan de unos años después, momento en el que comienzan a convertirse en una de las tradiciones que más raigambre y popularidad han alcanzado en este municipio, con un origen pagano en el que se veneraba la naturaleza que fue evolucionando hacia una celebración religiosa.

Según comenta el concejal Angel Borrás, “a Fitur llevaremos además material promocional de nuestras Cruces, como pegatinas, chapas y pañuelos de yerbas, dándose también a conocer allí el nuevo logo promocional de nuestra Fiesta de Interés Turístico Regional”.

Piedrabuena invita a recorrer sus cruces únicas del 2 al 15 de mayo

Desde el 2 y hasta el 15 de mayo, los vecinos reproducirán altares en los que instalarán dos variedades de cruces, de tela y brezo. Las de tela y brezo son colocadas en las habitaciones de las casas, o porches, unas estancias cuyas puertas se abren al visitante y que se decoran al completo con ricas telas para dotarlas de un carácter único y luminoso.

La otra variedad de cruces es la que se elabora con brezo, con el que se reviste el altar central en el que se instala la cruz, con plantas de brezo florecido en color púrpura o blanco, y donde el agua, el musgo, las plantas y los animales son protagonistas en la decoración de la estancia.