El ‘hombre de Albalá’ cazaba elefantes en la ribera del Guadiana del actual Poblete

Una veintena de estudiantes dirigidos por tres arqueólogos especializados en evolución humana excavan desde el 13 de agosto en el yacimiento de Albalá, en Poblete / Elena Rosa

Una veintena de estudiantes dirigidos por tres arqueólogos especializados en evolución humana excavan desde el 13 de agosto en el yacimiento de Albalá, en Poblete / Elena Rosa

Hallan fósiles de elefante y hachas de piedra de homínidos del tipo de Atapuerca en un yacimiento del Paleolítico Inferior en Poblete. “Se han superado nuestras expectativas, en una semana hemos encontrado un millar de utensilios líticos asociados a huesos fosilizados”, explica Ignacio de la Torre, codirector de la excavación

Hace más de 100.000 años homínidos anteriores a los neandertales y al homo sapiens (hombre moderno) acudían a cazar ciervos y elefantes, el doble de grandes que los de ahora, a las frondosas praderas de la ribera del río Guadiana del término municipal de lo que hoy es Poblete, cerca de Ciudad Real.

De esos hombres primitivos del tipo de Atapuerca (homo heidelbergensis) no han aparecido restos  pero sí sus herramientas de piedra, en su mayoría hachas achelenses (bifaces acabadas en punta y pulidas por las dos caras) que utilizaban para romper y rasgar, además de huesos fosilizados (dientes) de elefantes de defensas rectas, por ahora el hallazgo más relevante del yacimiento de Albalá, en Poblete, que investiga un grupo de arqueólogos especializados en evolución humana.

Hacha de piedra achelense encontrada esta misma mañana en el yacimiento / Elena Rosa

Hacha de piedra achelense encontrada esta misma mañana en el yacimiento / Elena Rosa

Un millar de utensilios

“Se han superado todas nuestras expectativas, en una semana de excavación hemos encontrado un millar de utensilios de piedra. Fuera de una cueva es raro descubrir algo más que herramientas líticas, lo relevante aquí es el hallazgo de huesos fósiles”, explica a pie de excavación Ignacio de la Torre, del Instituto de Arqueología del University College London que codirige la excavación junto a Rafael Mora (Universidad Autónoma de Barcelona) y Alfonso Benito (Centro Nacional de Investigación de la Evolución Humana).

En las cuencas manchegas de los ríos Guadiana y Jabalón se conocen de toda la vida hallazgos prehistóricos en superficie, sin embargo en Albalá se han topado con material en posición estratigráfica (capas de sedimento que se han ido acumulando), algo muy raro en yacimientos Paleolíticos, lo que hace más interesante la excavación.

“El Paleolítico [el periodo más antiguo de la aparición del hombre en la Tierra] está divido en tres épocas principales, inferior, medio y superior. El superior es del humano moderno, como tú o como yo, tipo Altamira. En el medio encontramos presencia de homínidos más antiguos que los de Altamira pero de menos de 100.000 años: los neandertales. Albalá estaría en ese Paleolítico más alejado de nosotros, el inferior, de hace más 100.000 años, ¿cuánto más antiguo?, todavía no lo sabemos”, apunta De la Torre.

En una semana de excavación se han encontrado un millar de utensilios de piedra y algunos fósiles de elefante y ciervo prehistórico / Elena Rosa

En una semana de excavación se han encontrado un millar de utensilios de piedra y algunos fósiles de elefante y ciervo prehistórico / Elena Rosa

El ‘hombre de Albalá’ no está datado

El ‘hombre de Albalá’ todavía no está datado. “Por los restos sabemos que los homínidos que venían aquí tenían más de 100.000 años, pero tendremos que investigar al menos un año más para saberlo”.

Decir que eran contemporáneos de los hombres de Atapuerca no es exacto, pero sirve de referencia. “En el yacimiento burgalés están secuenciados homínidos de entre un millón y ochocientos mil años, nuestros homínidos son de ese tipo pero no sabemos si de cien mil o de doscientos mil, nos encantaría poder hacer una campaña más larga el año que viene y averiguarlo”.

Esta primera campaña sistemática en Albalá, de las subvencionadas por el Gobierno regional este verano 2018, sólo durará dos semanas, y cuenta con la participación de una veintena de estudiantes de todo el país. “Planteamos una campaña corta porque no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, pero está saliendo un material precioso que tardaremos tiempo en analizar. Creemos que merece la pena seguir excavando para encontrar más fósiles”.

¿Podrían aparecer homínidos?

¿Podrían aparecer restos de homínidos? “Ojalá”, responde con una amplia sonrisa el arqueólogo, que sabe que de ocurrir algo así tendría relevancia internacional. “El hombre Paleolítico se refugiaba en cuevas que no hay por aquí, lo que sí tenemos claro es que a esta terraza del Guadiana venían con mucha frecuencia para beber y cazar”.

La campaña de excavación en el yacimiento de Albalá, que este equipo planeó en 2011 y ha preparado con prospecciones previas en los años 2016 y 2017, finaliza esta semana.