La Fiscalía Provincial pide que se repita el juicio de la presunta violación de Porzuna

Belén Rodríguez Ciudad Real
El acusado, absuelto tras la celebración del juicio, en una de la sesiones / Clara Manzano

El acusado, absuelto tras la celebración del juicio, en una de la sesiones / Clara Manzano

El fiscal jefe confirma que se ha interpuesto recurso de apelación por la absolución del presunto violador ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, “porque entendemos que no se valoraron todas las pruebas”

La Fiscalía Provincial de Ciudad Real ha interpuesto, finalmente, recurso de apelación a la sentencia de la sección segunda de Audiencia Provincial que absolvió el mes pasado al joven V.G.R., de la presunta violación de una amiga en 2018 en esa localidad.

El fiscal jefe Luis Huete ha confirmado el recurso, que pide la nulidad de la sentencia y que se repita el juicio, la fórmula habitual cuando se trata de sentencias absolutorias como lo ha sido esta. “Entendemos que no se valoraron todas las pruebas”, señala Huete.

El acusado ha estado año y medio en la cárcel

El acusado, de 21 años, ha pasado año y medio en prisión provisional por esto (desde el 17 de abril de 2018 hasta el 14 de noviembre de este año, cuando se le comunicó la absolución). Ingresó dos días después de que la perjudicada, una chica de 19 años, lo denunciara por violación y amenazas, en una relación sexual que él dijo que fue consentida.

Las “serias dudas” del tribunal

La sección segunda de la Audiencia Provincial, que juzgó el caso a primeros de noviembre, argumentó en el fallo “que no se ha podido dar como probado, por existir serias dudas, que el acusado empleara la fuerza o violencia que describe la propia víctima para vencer su voluntad y mantener por ello las relaciones sexuales completas”.

Este recurso, que ya se ha presentado formalmente ante el tribunal sentenciador, se suma al que también ha anunciado el abogado Ángel María Rico que representa los intereses de la joven y su familia, indignados tras conocer la absolución.

Las acusaciones calificaron lo ocurrido de agresión sexual y amenazas, y pidieron  once años y medio de prisión, en el caso del ministerio fiscal, y quince la acusación particular.

No valora pruebas de cargo

En sintonía con la fiscalía, Rico considera que el fallo de la sección segunda “omite cualquier pronunciamiento sobre pruebas de cargo determinantes que se practicaron en el juicio, como el informe del equipo psicosocial que fue absolutamente contundente respecto a la credibilidad de la víctima”.

La chica no tenía motivos para denunciar

La sentencia tampoco entra a valorar “la falta de motivos para denunciar algo que no hubiera ocurrido realmente, y obvia la jurisprudencia del Tribunal Supremo, invocada por esta acusación respecto a la trascendencia que tiene la amenaza con la divulgación de videos de contenido sexual para quebrar la libre voluntad de la víctima”, explica el letrado.