David Calle: “No enseñamos a los alumnos a ser ciudadanos globales”

Graci Galán Puertollano
David Calle durante la conferencia en el Auditorio / G.G.

David Calle durante la conferencia en el Auditorio / G.G.

Explicar las matemáticas a través de un canal educativo de internet para hacerlas más cercanas a los estudiantes e inculcar valores tanto a estudiantes como a profesores fue uno de los mensajes que David Calle transmitía este jueves a los asistentes en el Auditorio

David Calle, conocido por ser el profesor español más famoso de Internet, ha ofrecido una conferencia en el Auditorio Pedro Almodóvar para hablar de ‘Mates con energía’, organizada por Repsol y su Fundación en el marco de la Semana de la Ciencia y la Energía. En esta charla coloquio con el público asistente Calle aseguraba que a los alumnos “no les enseñamos a ser ciudadanos globales”, sino que existen un número de asignaturas totalmente independientes a las que no encuentran correspondencia con la realidad y el mundo que les rodea en su día a día.

Para este madrileño ingeniero de telecomunicaciones y finalista del Global TeacherPrize 2017, un galardón que se concede al docente innovador y comprometido que haya tenido un impacto inspirador en su alumnado y en su comunidad, “los premios están muy bien para darles impulso y relevancia en los medios a la labor de los profesores, pero a mí lo que me preocupa y lo que considero mi mejor premio es que mis alumnos obtengan éxitos académicos”. Para David Calle aseguraba que su mayor premio son los comentarios que los niños y niñas hacen en su academia virtual Unicoos, un canal educativo que cuenta con miles de videos explicativos sobre temas de matemáticas que, sin duda, reciben muchas visitas de alumnos que quieren saber sobre alguno de estos aspectos, siempre encontrando el lado divertido y apasionante de las ciencias y “cómo pueden conectar los chavales con las matemáticas, ya que es algo más que ecuaciones y letras en una pizarra”.

Sobre sus alumnos y sus clases a través de su canal de Youtube David Calle explicaba a los alumnos y profesores que se acercaban hasta el Auditorio de Puertollano, hablaba este premiado profesor de matemáticas.

Además de impartir clases vía online, es profesor de una pequeña academia presencial desde hace más de 20 años. De un tiempo a esta parte, Calle observó que muchos de sus alumnos se veían obligados a dejar la academia al no poder pagarla. “Por necesidad al principio, y por altruismo al final”. Así es como este ingeniero de telecomunicaciones empezó a grabar vídeos y difundirlos a través de su canal de Youtube para los alumnos que les demandaban sus lecciones incluso por las noches y los fines de semana.

Enseñar a usar las redes sociales de forma responsable

Aunque cree que el contacto directo con el alumno es insustituible, aboga por aprovechar las redes sociales e Internet en beneficio de todos y tratar de llegar a la nueva generación en el momento en el que nos encontramos, que no es otro que en la era de Internet. “Tenemos que intentar acercar la escuela a la realidad y a la sociedad en la que viven nuestros alumnos y enseñarles a usar estas herramientas de forma responsable”, asegura.

En el Auditorio Pedro Almodóvar David Calle animaba a todos los presentes a ser lo que ellos quieran ser, a elegir su profesión para trabajar día a día con amor a la misma, “incluso si quieren ser yooutuber que lo sean”, le decía de manera directa a uno de los niños que asistía al acto y mostraba su interés por serlo.

Por último, David Calle aconseja a todos los docentes que intenten recuperar la pasión, que “sean conscientes que lo más importante son sus alumnos y que por muchos obstáculos que se encuentren, dediquen toda su energía cuando entran en clase para tratar de guiarles por el mejor camino a sus alumnos”.

El profesor cuenta con más de un millón de seguidores y 170 millones de visitas en 7 años en su canal, donde hay usuarios de todas las edades, desde alumnos de Secundaria y Bachillerato hasta universitarios. De hecho, el 50% de sus alumnos on line son estudiantes mayores de 18 años que se preparan oposiciones o pruebas de acceso a la Universidad, e incluso padres que quieren ayudar a sus hijos.