El Tribunal Administrativo levanta la suspensión en el procedimiento de contratación del nuevo hospital de Puertollano

Graci Galán Puertollano
El nuevo hospital se construirá en esta zona de aparcamientos / G.G

El nuevo hospital se construirá en esta zona de aparcamientos / G.G

La resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales levanta la suspensión del procedimiento de contratación del plan funcional y redacción del proyecto del nuevo hospital de Puertollano cuyo adjudicatario fue Berna 10 Asesores Consultores

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha emitido una resolución con respecto a la adjudicación del proyecto del hospital Santa Bárbara de Puertollano con la que ha levantado la suspensión de este procedimiento de contratación del plan funcional y redacción del proyecto básico y ejecución de las obras del nuevo hospital puertollanense. Berna 10 Asesores Consultores S.L. fue la adjudicataria de este proceso, si bien una de las empresas licitadoras -Taller de Arquitectura Sánchez Horneros- recurrió al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, lo que ha hecho que este proceso se encuentrara parado a la espera de esta resolución. Tan sólo cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en el plazo de dos meses

Así, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha desestimado el recurso presentado contra esta adjudicación y se abre vía libre para seguir adelante con un proyecto que es muy esperado en la ciudad de Puertollano.

La resolución, con fecha 16 de mayo de 2019, avala el trabajo realizado por la mesa de contratación del SESCAM y desestima el recurso que se presentó contra la misma. El valor estimado del plan funcional y el proyecto básico y de ejecución de obras de construcción del nuevo hospital de Puertollano tiene un valor estimado de 1.759.928 euros.

En esta resolución se afirma que “no estima ese Tribunal la existencia de error manifiesto o arbitrariedad en el órgano de contratación, sino que la valoración realizada es ampliamente motivada y ajustada a los criterios establecidos, sin que el recurrente desvirtúe ninguna de las razones esgrimidas, limitándose a realizar meras alegaciones genéricas cartentes de sustento alguno, por ello considera el Tribunal que la valoración y motivación realizada por el órgano de contratación es congruente y razonable, sin que el recurrente desvirtúe su presunción de acierto y objetividad.

De esta manera se levanta la suspensión del procedimiento de contratación, tal y como indica esta resolución.