Lanza Digital

Fervor y devoción de Puertollano por la Virgen de Gracia

Como cada 8 de septiembre de nuevo se consumó el fervor de Puertollano por su patrona en una jornada que comenzó desapacible, con alguna tormenta y ligera lluvia y que acabó por abrirse el cielo y permitir que toda una ciudad mostrara su devoción a la Virgen de Gracia.

Dos largas hileras de cientos de personas arrancaban a las ocho de la tarde por la calle Ancha justo en el momento en el que el trono de la Virgen salvaba la puerta de la ermita, tras el último esfuerzo de los empujadores de la Cofradía de Caballeros. Sería el camino que emprendería Nuestra Señora de Gracia una hora más tarde.

La alcaldesa y la Corporación

La alcaldesa, Mayte Fernández, encabezó la representación institucional junto a buen número de ediles de la Corporación Municipal. Además participó la Asociación María Auxiliadora, Cofradía de la Virgen de la Cabeza, así como el grupo folklórico Fuente Agria y Centro de Mayores I ataviados con traje manchego y que portaban cestas de mimbre cargadas de pétalos de rosa. Precedían a la Virgen una veintena de madrinas, la Cofradía de Señoras y la Cofradía de Caballeros con traje y farol en mano.

Tres horas en las que Puertollano mostró su cariño por la Virgen de Gracia en un recorrido procesional en el que no faltó el emotivo paso por la calle Aduana, en el que se escuchó la salve y se lanzaron al cielo infinidad de globos de palomas blancas a la altura de floristería Díaz. Ya en el tramo más estrecho nueva petalada esta vez lanzada desde los balcones a iniciativa de la Asoc iación El Capirote.

El paso por el Paseo de San Gregorio fue más ágil y se hizo más solemne en los últimos metros antes de llegar a su ermita, en donde la esperaba una multitud al repique de campanas y los fuegos artificiales lanzados desde el complejo de piscinas.

Participación musical

A lo largo del recorrido el acompañamiento musical de la Centuria Romana, Agrupación Musical San Miguel Arcángel, Asociación Banda de Música de Puertollano, Veracruz y la Banda Sinfónica que cerró el cortejo procesional.

Encajes de Bruselas

La imagen ha sido vestida para este 8 de septiembre con un manto y traje de color marfil en raso bordado en oro regalo de la Cofradía de Señoras a finales de los años noventa tras la Coronación. La habitual toquilla ha sido sustituida este año por una mantilla de encaje antiguo de Bruselas del siglo XVII, adquirida a un anticuario francés con diversos donativos de señoras cofrades, así como el pecherín también de encaje de Bruselas. Un trono que se ha remitido con una decoración floral de nardos para embellecer aún más a la patrona.