Medio Ambiente retirará el arbolado de mayor riesgo y plantará nuevos ejemplares en el Paseo de San Gregorio

Lanza Puertollano
Paseo de San Gregorio de Puertollano / Lanza

Paseo de San Gregorio de Puertollano / Lanza

El grupo de trabajo del Consejo Local de Sostenibilidad se ha reunido para realizar el seguimiento de los trabajos del plan de gestión de dicho entorno

Ha tenido lugar la primera reunión del grupo de trabajo formado en el seno del Consejo Local de Sostenibilidad de Puertollano para el seguimiento de los trabajos que se enmarcan dentro de las propuestas realizadas por el estudio de riesgo y el plan de gestión del Paseo San Gregorio elaborado por la empresa especializada en arboricultura urbana, Tecnigral.

Representantes de los grupos políticos municipales, Ecologistas en Acción y colectivos vecinales han conocido las actuaciones que desde el Ayuntamiento de Puertollano se van a llevar a cabo en las próximas semanas.

La previsión es que todas aquellas actuaciones, según el informe realizado, son de máxima prioridad y se marcan como de urgencia, a realizar en el plazo de un año.

En este sentido, además de la retirada de 23 árboles que tienen la consideración de riesgo muy alto de vuelco, fractura o desprendimiento de ramas, habrá que llevar  a cabo otras actuaciones como acortamiento y eliminación de ramas, equilibrados de copa o podas de mantenimiento, entre otras, todo ello con el objetivo de minimizar el riesgo que pudieran sufrir los usuarios y transeúntes del Paseo.

Además no solo se van a retirar los árboles que presentan un alto riesgo, sino que al mismo tiempo, tal como marca el Plan de Gestión, se realizarán las plantaciones que se estipulen. En este caso, se va a llevar  a cabo la plantación de trece ejemplares, respetando el marco de plantación ideal y las especies que propone el Plan de Gestión.

Espacio seguro

El concejal de Medio Ambiente, Carlos García, considera que “se trata de un momento crucial porque se nos plantea el reto de hacer del Paseo de San Gregorio un espacio seguro para los ciudadanos y, al mismo tiempo, más sostenible. Además de minimizar riesgos para las personas, con el marco de plantación definido y la elección de las especies adecuadas tendremos árboles que crecerán de manera natural y en los que las intervenciones de poda no serán necesarias, ganaremos en diversidad vegetal”.

Carlos García ha insistido en que “será una transición paulatina. El plan de gestión contempla actuaciones a 20 años, y se dará preferencia al arbolado existente y de futuro, que es objeto de conservación y mantenimiento, así como a aquellos ejemplares de mayor singularidad. Se mantendrá el dosel que nos proporciona sombra en verano y a medio plazo disfrutaremos de un paseo todavía más verde y con mayor vitalidad”.