Pablo Fernández no consigue revalidar su título de campeón europeo en ciberseguridad

Graci Galán Puertollano
Pablo Fernández participando en la competición europea de ciberseguridad / Lanza

Pablo Fernández participando en la competición europea de ciberseguridad / Lanza

El puertollanense Pablo Fernández no ha conseguido, junto al equipo español, revalidar su título de ser los mejores en ciberseguridad en la European Ciber Security Challenge

Es Pablo Fernández, un joven puertollanense que ha estado participando por cuarto año en la competición europea de ciberseguridad. Estudia tercer curso de informática en la UCLM y su pasión son los ordenadores desde hace mucho tiempo. Avalado durante tres años por estar dentro de los mejores en materia de ciberseguridad, en esta ocasión no ha conseguido revalidar su título, pero volverá a Puertollano con el listón bien alto en su competición.

Pablo Fernández ha estado estos días en Londres, participando junto con el equipo español en la European Ciber Security Challenge. Diez jóvenes que competían con otros chicos de veinte países para poder revalidar este gran título.

El equipo español durante la competición

El equipo español durante la competición

“Es emocionante”, explica Fernández, “te enfrentas con los diez mejores de cada país, son doscientas personas, lo mejor de lo mejor” en lo que a materia de ciberseguridad se refiere, todos ellos menores de veinticinco años, y este joven puertollanense se encuentra entre uno de ellos. Pablo Fernández ya aseguraba que el nivel que en estos momentos existe en esta competición “es altísimo” e indicaba que cuesta mucho llegar a ser los mejores, sin embargo Pablo Fernández junto a todo su equipo español lo han intentado este martes en Londres, aunque finalmente no lo han conseguido.

Los jóvenes integrantes del equipo español, que participaron en el reto CTF (Capture the flag) desarrollado en CyberCamp 2017, han puesto a pruebas sus capacidades y todas sus habilidades técnicas a nivel informático. Muchos han sido los retos que han tenido que ir pasando en esta competición que sin duda les deja, de igual modo, buen sabor de boca. No todos los jóvenes menores de 25 años pueden codearse con los mejores hackers de toda Europa.